Silent Snake 2: Cara B

 Lunes 23 de Octubre de 1989

 

– Si vuelves a tocarme te rajo el cuello- Ese fue el comentario que le dijo Liquid cuando el soldado que lo acompañaba en la misión impidió que matara al ultimo de los centinelas que estaban en la parte exterior de la base enemiga.

Entro por la verja detrás de él. Manteniendo sus ojos fijos en el cuerpo de su "compañero".

-¿Te crees que no se controlarme?-, pensó Liquid – No mato por excitación. Tampoco por hobby. La mayoría de los soldados que matan por primera vez en una batalla se sienten invadidos por la adrenalina. Durante esos momentos de excitación serian capaces de notar su secreción de las glándulas suprarrenales. La mayoría de esos soldados no saben controlarse en esas situaciones y son abatidos por el enemigo. Pero debió a su situación hormonal puede que ni siquiera se den cuenta, y en el peor de los casos solo se llevan una sorpresa. Solo iba a matarlo por si en nuestro momento de huida despertaba. Iba a matarlo porque no vale nada. No merece mi interés. Si tanto te molesta mejor que no te pasees por mi zona. Te llevaras una desagradable sorpresa honorable soldado.

Liquid se lo tomaba con calma. Se sabia mejor que todos los soldados con los que había combatido hasta ahora. Por eso iba adentrándose tras su compañero con la mayor de las tranquilidades, incluso con despreocupación.

La base estaba silenciosa. Y según sus mapas tenían que entrar en una parte subterránea del complejo. Se movían con la mayor tranquilidad posible e inspeccionaron un poco la zona. No porque tuvieran ningún problema grave. Sino porque a 50 metros de donde debería estar la entrada al complejo subterráneo, había una plantación de maíz con una altura de casi dos metros.

La entrada debería estar en algún lugar de dentro de la plantación. Eso, aunque no salía en sus mapas, tampoco representaba un gran problema. No entendían porque pondrían una plantación de maíz alrededor de la puerta de acceso. Pero su trabajo no era entender porque hicieron las cosas así. Sino cumplir unas ordenes especificas.

Cuando se introducían sigilosamente dentro de la plantación con suma discreción, se dieron cuenta que deberían ir a ciegas hasta llegar a la puerta, que solo por sentido común creyeron que estaría en el centro.

Pero justamente cuando se encontraban a medio camino, una voz de alarma sonó del centro de la plantación. No era una alarma muy sonora. Seguramente solo se escucharía una vez dentro de la zona en la que estaban Pero había algo que no era normal.

-Si hubiéramos activado algún mecanismo de defensa, habría sonado nada mas entrar a través del maíz. Esto no es un mecanismo de defensa ni un mecanismo de alarma… entonces, ¿Que debe ser?- se pregunto Liquid.

Entonces Liquid agudizo su oído, y pudo sentir como justamente enfrente de ellos algo se acercaba. Un sonido que se acercaba directamente apartando y rompiendo las plantas de maíz que los separaban y que les impedían ver con claridad. Y fue entonces cuando lo tuvo claro – Estos cabrones han puesto esta plantación para que no podamos ver de donde vienen los ataques.

Y fue cuando en ese instante su compañero cayo al cuelo con un cuchillo clavado en el antebrazo y él sintió como le hacían un corte en la pierna derecha y se arrodillo. – Tsk, muy listo, te has cubierto tus zonas vitales al ver el cuchillo y has reaccionado rápido- pensó.

Otro de los enemigos cruzo rápidamente frente a Liquid blandiendo otro cuchillo que a punto estuvo de degollarle. Pero se puso rápidamente en pie y solo recibió un corte superficial en la zona abdominal. -Hijos de perra- dijo en ruso.

Cuando su compañero se puso en pie saco la glock y su cuchillo. Y Liquid se sorprendió al ver que también le habían adiestrado en el uso del CQC. Y cuando uno de sus enemigos volvió ha aparecer de repente se cruzo justamente en medio.

Y aprovechándose de su impulso lo elevo por el aire y lo tiro al suelo. Al caer le disparo dos veces en la cabeza  y una en el tórax. Fue en ese momento cuando se quedaron unos segundos observando a quien acababan de batir.

La persona que tenían delante había sufrido diferentes operaciones. Tenia el torso desnudo con unas cuantas cicatrices, llevaba unas gafas parecidas a las de un motorista y donde tenia que estar la mandíbula había un respiradero metálico. En sus antebrazos habían cuchillas. Y tenia un cinturón con cuchillos de 13 centímetros de largo. -Segadores, pensaba que no eran mas que leyendas militares, esto se pone interesante-.

Una vez supo Liquid contra que se enfrentaba se volvió a poner en guardia. No iba a permitir que unos monstruos de laboratorio le derrotasen allí.

Se concentro para intentar averiguar de donde procedían los diferentes sonidos y así deducir cuantos eran. Levanto la palma de la mano y le indico a su compañero que eran cinco mas. Y entonces apareció otro mas.

Pero habiendo visto un método bastante eficaz para enfrentarse a su sistema de ataque reacciono de una forma rápida y precisa. Agarro a su enemigo y lo lanzo por los aires perdiéndolo de vista.

No disponían de mucho espacio para maniobrar. Y la visibilidad era prácticamente nula. -Me defraudarían estos tipos si no piensan en planes alternativos, espero que el paleto que esta al lado mío tenga en mente lo mismo que yo.

Y por una tercera vez, y esperando el ataque, apareció uno de los segadores. Pero esta vez no llevaba ningún cuchillo en las manos. Y no tenia intención de atacar propiamente dicho a Liquid. Esta vez, cuando Liquid repitió movimiento CQC para deshacerse de él, sintió como el segador le cogía de las muñecas y se impulsaba junto a él hacia el suelo.

No había tocado el suelo cuando a su derecha otro segador surgió de las plantas de maíz directo hacia ellos. Este si portaba dos cuchillos. E iba directo a matar a su presa.

Liquid tenia una serie de planes ya trazados sobre como podrían actuar los segadores una vez vista su pauta de defensa. Y entre ellas estaba la opción de atacar dos a la vez con cortos márgenes de tiempo. Como ahora.

Por eso mismo estaba preparado. Y en el momento en el que cayo al suelo, y aun aprovechándose de la fuerza cinetica uso sus piernas para desplazar al segador que lo agarraba hacia su derecha y entonces…

La visión se volvió rojiza. Sangre. Pero no era la suya. El segador atravesó a su compañero matándolo en el acto.

-Je, maldito hijo de perra, esa no te la esperabas eh?-

Y de su izquierda de repente se lanzo entre las ramas un tercer segador.

Liquid, sin tiempo a reaccionar solo pudo pensar -Mierda, que listo eres-.