Epilogo: Big Boss

Jueves 5 de agosto de 1999

 

El Mercenario Legendario. El hombre que hace posible lo imposible. El ejercito de un hombre. Todos ellos son motes que me pusieron tras el éxito en mis misiones en Outer Heaven y Zanzibar Land.

La verdad es que no me siento merecedor de dichos motes. Puede que los merezca por mis acciones. Pero me da igual. No es algo que me preocupe. Soy un soldado que cumple ordenes. Desde mi infancia, que vagamente recuerdo, he sido criado y entrenado para ser un soldado. Un soldado con el nombre en clave Solid Snake.

Solid Snake. Ese es mi nombre. Durante toda mi vida, algunas personas me han llamado David. No se si ese será mi verdadero nombre. Para todo el mundo solo he sido Solid Snake, el soldado. El que cumple las ordenes. Un simple peón en un gran tablero de ajedrez. Y puede que por eso mismo ni siquiera pueda considerarme humano. Sin nombre, sin una infancia normal.

Mi vida no tiene mas que un mero valor militar. No he tenido otro tipo de vida. No hago lo que hago por placer. Me han entrenado para ser el mejor. Y en todas las misiones siento la obligación de cumplirlas, pero no deseo ni obsesión.

Yo no pude elegir. Me criaron para esto. Yo no soy como Big Boss, que eligio que es lo que quería hacer. Él eligió su destino. Él ha sido dueño siempre de su decisiones. Siempre he estado obligado recorrer un destino que no escogí. Con admiración hacia Big Boss por haber hecho lo que quería hacer y haber sido el mejor en su trabajo.

Con compañeros. Pero sin amigos. La soledad es mi mundo. Lo mas parecido que he tenido a un amigo, murió en un enfrentamiento conmigo. Nunca hablamos de cuestiones personales. De su vida no sabia demasiado. Pero aun así solo a él lo puedo considerar como tal. Incluso con su traición, solo a él puedo recordarlo como algo parecido a un amigo.

Big Boss… puede que ahora el titulo debiera ser mío. Pero no lo quiero. Su muerte pesa sobre mi. La muerte del que fuera mi amigo… y la muerte del que se supone que ha sido mi padre. Una persona que solo me ha reconocido mi valía como soldado.

El único aprecio y felicitación que he recibido del mundo se basa en el asesinato de Gray Fox y en cometer un parricidio dos veces. Confirmar mi soledad. Eso es lo que he hecho los últimos años.

Me siento cansado. Estoy cansado de esto. Se acabo Foxhound para mi. Se acabaron las misiones. Ahora… me toca descansar de todo.