Wall-E: Una imperfecta carta de amor.

Durante bastante tiempo, yo le he ido comentando a mis círculos próximos, que Wall-E, era la película menos infantil que hasta la fecha ha hecho Pixar. Cuanta razón a medias tenia…

Todo empieza, como viene siendo habitual, con uno de esos grandiosos cortos de Pixar. Presto. Impecable. Magnifico. Perfecto. En la línea. Solo por ese corto ya puedes darte por satisfecho.

Y poco después… empieza la función…

Spoilers Free

Video para acompañar la lectura

Wall-E (Waste Allocation Load Lifter Earth-Class) es un pequeño y simpático robot que lleva en solo en la tierra durante 700 años. Durante esa época se ha dedicado a hacer cubos de basura, que hay por todas partes en esta tierra desolada que nos presenta Pixar.

No hay humanos, no hay forma de vida. Menos Wall-E, y una cucaracha (ya sabéis que sobreviven a todo). Durante esos 700 años, Wall-E ha ido desarrollando una personalidad propia. Ahora, se dedica a recolectar todo lo que su inteligencia artificial procesa como algo "interesante". Y eso va desde mecheros, bombillas, cajas… lo que sea. Wall-E, como podréis comprobar, es bastante curioso.

Pero cada día, después de una larga jornada laboral. El verdadero Wall-E que se ha ido desarrollando durante esos 700 años sale a la luz. Y cada noche, durante muchos años suponemos, ve la película de Hello Doly!. Película, en la que a través de una expresividad sin precedentes, tanto por ser una película de animación, y por ser un robot, Wall-E muestra el verdadero sufrimiento de la soledad. El anhelo de tener una compañía, una pareja, alguien a quien coger de la mano.

 

Y justamente, un día como cualquier otro, llega a la tierra EVE (aquí no lo traduzco porque es parte de la trama). Y es entonces cuando Wall-E ve su oportunidad. Como la posibilidad de que la soledad infinita por fin puede acabarse.

Y aquí, que básicamente es donde empieza la trama y donde se empieza a desarrollar, asistimos a lo que yo considero que son los mejores 45 minutos de la historia de la animación. De los mejores 45 minutos de la historia del cine. Y la posibilidad de hacer una película que quede grabada en la historia de forma permanente.

 


Parece atontado de la felicidad

 

45 minutos, en los que no hay palabras. O si, 4 o 5 palabras. Nada mas. Con 45 minutos como esos, ya podrían haber hecho una película entera sin diálogos. Y cuando te ponen de música "la Vie en Rose" de Louis Armstrong, tu mismo te dices. "¡Que demonios!". ¿Para que diálogos? ¿Que necesidad hay de ellos cuando la expresividad no siempre la hacen las palabras?

¿Acaso se necesitan palabras para expresar el anhelo, soledad, tristeza, sorpresa o alegría? ¿Pues para que usarlas, si tenemos a Wall-E, un prodigio de la expresividad? ¿Y para que necesitar palabras cuando vemos las intenciones de Wall-E claramente?

 

 

No hay que usar palabras. Solo hay que verlo. Como un primerizo torpe que se inicia con alguien que sabe que esta un nivel inalcanzable. Y no hay mas que ver a los dos robots. Es como comparar a un reproductor de Compact Disc portatil (os acordabais que existían?) con un Ipod. Es mas, yo diría que directamente están jugando a ese juego.

Porque Eve, solo se expresa básicamente a través de los ojos. Y tampoco necesita mucho mas debo añadir.

Y así se va fraguando una preciosa carta de amor. Dedicada a todos nosotros. Con esos 45 minutos dignos de pasar al olimpo del cine. Donde reiremos y nos emocionaremos.

Y donde nos daremos cuenta del gran drama de Wall-E. Y sin ir muy lejos nos daremos cuenta que esto en ningún momento ha sido una comedia. En el mejor de los casos es una tragicomedia en la que sentimos un cariño sin precedentes hacia su protagonista.

 

Y es así, tras unos 45 minutos que te asombran y te enmudecen, como pasamos a la siguiente mitad de la película. Donde la película pasa de ser excepcional a notable. Y donde la cagaron pensando que si no había algo mas de acción para niños con mensaje incluido, no conseguirían muy buenas cifras.

Pero cualquiera con buen gusto, se tragaría incluso de buena gana Chicken Little y Valiant a cambio de ese inicio de película.

Y aun así te deja un sabor amargo. Pasas de presenciar algo histórico, a una película que desde luego es de las mejores del año, pero que no supera a Ratatouille, la mejor película de todos los tiempos de la animación en mi opinión.

 

Puede ser cruel, pero lo que hace grande a la película, no son las aventuras de Wall-E. Sino el hecho de que Wall-E es mas humano que muchos humanos. Y la vulgarización de la segunda parte de la película es algo inaceptable tras esa primera parte. Hay que exigir mas. Viendo los precedentes hay que pedirles a Pixar que no bajen el listón. Para eso ya esta Dreamworks y la propia Disney con su división de animación.

Nota: muy a mi pesar, un 7,5 (recordar que cualquier comentario con spoiler debe llevar una indicación)

A partir de aquí para leer, mejor que lo seleccionéis con el ratón, ya que son spoilers.


Lo mas divertido de todo es que por el propio nombre de EVE, damos por hecho que es una robot hembra. ¿Desde cuando hay sexos en los robots? Yo incluso lo veo como una bofetada a todos los conservadores que acaban aplaudiendo la película.

Y por supuesto, la razón por la que hago esta sección spoiler. Cuando Wall-E es semidestruido, y en su viaje a la tierra EVE consigue montarlo de nuevo, ahi tienen la oportunidad de arreglar el final. En ese momento de reconstrucción y reinicializacion de Wall-E yo estaba a la expectativa de algo que no podría ocurrir. Algo que sabia que no tendrían el valor de poner viendo como había evolucionado la película.

Y era que Wall-E no recordara a EVE. Que volviera a su programación inicial. Y que fuera en ese momento el que nosotros reflexionáramos como era posible que Wall-E hubiera desarrollado esa personalidad. ¿Un robot loco a causa de la soledad? A mi modo de ver, tendrían que haberlo dejado aquí. Y que EVE le esperara 700 años mas. Que se desconectara. Para ver si volvía a desarrollar esa personalidad. Esa hubiera sido la carta de amor perfecta. Y ese es el final que mi cabeza no para de repetirme una y otra vez.