Las cenizas de la guerra

Reinicio este blog con un "revamp" radical en sus origenes. Puesto que la idea de las reflexiones está muy manida, aunque no por ello sea menos meritoria para quienes pueden hacerlas bien, he decidido dedicar este blog a los juegos basados en guerras.

 

Las guerras, ese acontecimiento tan amargo y desagradable en el mundo real y al que todos nos oponemos sin pensarlo dos veces por lo que conlleva: misera, tristeza, odio, muerte… Y sin embargo es una temática explotada y de formas muy variadas en nuestras consolas y PCs. Desde los primeros programas para ordenadores y consolas domésticas hasta los grandes títulos de hoy en dia, las guerras han tenido una presencia importante en el panorama de los videojuegos. Antes eran de un tipo mucho mas "de papel". Es decir, física y movimiento limitados en favor de la jugabilidad y sencillez -sin olvidar que en tiempos pasados las limitaciones técnicas para recrear lo más fielmente un campo de batalla eran abismales comparads con hoy en dia. Incluso los transfondos eran simples, siendo nosotros siempre el "Joe" bueno buenote de los "estadous unidous de ammeurica" que se enfrentaba a vietnamitas u otro tipo de soldados que tanto marcaron a los yankees unos pocos años antes de que la industria del videojuego despegara como una capaz de hacer frente a otros divertimentos, como el cine o la televisión.

La técnica fue avanzando y pasamos del clásico y simplista arcade al First Person Shooter (FPS). Ya no se trataba de ver a nuestro alter ego americano en un plano horizontal o vertical disparando balas de ese ecargador de munición infinita, sino de ponernos en su piel.  ¿El conflicto? La Segunda Guerra Mundial. ¿El frente? Una fortelaza alemana ubicada en un castillo. ¿Nuestras fuerzas? Un sólo comando estadounidense, cómo no.

 El mítico y primer shooter desarrollado por los padres de este género, precursor del sacrosanto Doom en el que un soldado de tiempos futuros- marine espacial en otras jergas- tendría que librar a la Tierra de una invasión demoníaca desde Marte. Wolfstein 3D se valía de los pasadizos estrechos delcastillo aleman y de una serie de conceptos tales como la tensión o el miedo que provocaronlas maquinaciones bélicas del tercer reich para hacernos sentir en tensión por primera vez. Era esa sensación de estar sólo ante el peligro lo que hacía de este juego un perita en dulce frente a otros juegos de temáticas parecidas -aunque muy diferentes en estilo- que recreaban este u otros conflictos bélicos.

 

Pero no sólo los FPS bebían de la temática bélica. Otro género tambien encontraria en las guerras, tanto pasadas como hipoteticas como "futuras" (dios no lo quiera), su principal fuente de inspiración. Ya teniamos los TBSG  o juego de estrategia basada en turnos (Turned Base Strategy Game),  sin embargo daba más la sensación de estar jugando al Risk en un tablero de mesa que no frente a la pantalla de un ordenador viendo las consecuencias de nuestras ordenes en el campo de batalla.  Fue entonces cuando la legendaria Westwood Studios se hizo con los derechos de las novelas y de la película del mismo nombre, Dune, para crear el primer RTSG, o juego de estrategia en tiempo real (Real Time Strategy Game) de la historia.

 

 Dune II, pues el primero ya existia y era del tipo TBS, daba un paso más allá y explicaba de manera más profunda el conflicto bélico entre las casa Atreides y Harkonen en Arrakis, e introdujeron una nueva casa creada especialmente para el juego, la casa Ordos.  Con la simple gestión de laespecia melange como único recurso, el jugador se ponía en la piel no sólo ya de un soldado, sino de todo un ejercito que debía dirigir en el campo de batalla.

 

Tomando como base estos dos títulos, aunque hay muchos otros que fueron añadiendo su granito de arena a la experiencia "bélica" en los videojuegos, podemos decir que había estallado la guerra en estos dos frentes. Unos frentes que no se limitarian solo al terreno del PC, ni a una gran guerra del pasado,  ni a una gran fantasia literaria del futuro. Por suerte y por desgracia para los jugadores, mientras haya guerras, habrá juegos de guerra, o guerras en juegos, que me van a meter un palo con el canon por las imágenes que he puesto.