Crítica de Resident Evil (la película)

Tarde o temprano tenía que llegar este día, el momento en que hiciera la crítica del acercamiento de Hollywood a una de las sagas que se ha convertido en patrimonio nacional de todos o casi todos los jugones, la película de Resident Evil (de momento la primera).

Dirigida y escrita por Paul W. Anderson, en teoría gran amante del juego, la historia se inicia cuando, de repente, en un edificio de oficinas de Umbrella Inc., "alguién" rompe intencionadamente una probeta que contiene el virus-T, y automáticamente el sistema de seguridad conocido como la Reina Roja se dedica a eliminar a diestro y siniestro todo bicho viviente que haya tenido la mala suerte de quedarse atrapado dentro del edificio.

Alice
Milla enseñando cacho. Parece que por contrato esta chica tiene que enseñar algo de su fisonomía en cada película. 

Como el resto de lo que sigue ya lo conoceis, me centraré en la crítica a la película. A mi modo de ver las cosas, la película, independientemente de que te apasionen o no los juegos, no es demasiado mala y se deja ver. Anderson pretendía coger los elementos de la trama principal (corporación ultramalvada, contagio, zombies,…) pero sin tener que recurrir a los personajes del videojuego, por eso escogío a Alice como protagonista (porque no nos engañemos, Alice es Jill+Ada) para que no tuviera nada que ver. El problema es que cuando vas a ver una película que se llama Resident Evil, al menos esperas ver a un S.T.A.R, aunque sea Barry. Por eso los primeros 20 minutos me quedé esperando que apareciese Chris (ilusa de mí llegue a pensar que el tal Matt era Chris, de encubierto), pero nada. Y luego estaba la fuerza de choque de Umbrella. Se supone que dicho grupo al menos está inspirado en los mercenarios de Umbrella (Hunk y compañía), pero a medida que se van enfrentando a los zombies y a la Reina Roja te das cuenta de que de estos no va a quedar ni el apuntador (efectivamente al final ninguno).

zombies
Como cantaba Manolo Escobar: "Yo no quiero que a Umbrella vayas con minifalda, que luego los zombies te quieren ver las bra…"

Otra de las cosas que me fastidió bastante fue el papel que hacía Michelle Rodríguez, que hacía poco que había ganado el premio a la mejor actriz revelación en Sundance, porque por la pose (no se si por guión o no) que hacía, parecía que había pisado una mierda y aún la tuviera en el zapato. Sobre Milla, bueno, ya sabemos que no es una actriz de método, pero junto a James Purefoy (el malo) son lo único salvable de esta película de terror, que no da miedo. Respecto a esto último, debo reconocer que la única escena que me hizo removerme en la butaca fue la escena del ascensor del principio, y eso que era predecible, porque por el resto podría ser una película de sesión de tarde en la tele.

Por supuesto, aunque no salga ningún personaje de la saga, también tiene sus guiños, como lo de la Reina Roja o por ejemplo que el tren en el que huyen se llama Alexia (o algo derivado). Aunque la película es entretenida, yo me sigo quedando con la parodía de Leggy, y para los que se la perdieron, ahí va:

En breve más, porque estas películas de Resident Evil dan tanto de sí para hacer crítica, y hay tantas…Very Happy 

Saludos!