Crítica: Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal

Pues sí, vosotros direís "ya tocaba", que la fan nº1 de la arqueología hiciera una entrada sobre la película del arqueólogo más famoso, pero debo advertiros que tal vez lo que leaís no os guste, y no por los spoilers, que aunque lo intente tal vez se me cuele alguno, sino porque voy a ser bastante crítica con la película.

Breve Sinopsis

Estamos en 1957 y los tiempos han cambiado hasta para el intrépido Indy. Se ha hecho mayor, Marcus ha muerto (esto no es spoiler ya que Denholm Elliot murió de sida hace unos años) y los rusos han sustituido a los nazis como malos malísimos con ansias de dominar el mundo. En un comienzo frenético, como en todas las entregas de la saga, los rusos, bajo el mando de Irina Saltko (Cate Blanchett), parapsicóloga y mano derecha de Stalin, asaltan el Area 51 para buscar cierto objeto con propiedades excepcionales (y no es el Arca de la Alianza), secuestrando al Dr. Jones para que les guíe. Indy consigue escapar por los pelos de una muerte segura (los que ya habéis visto la película ya lo sabéis Wink), pero su propio gobierno desconfía de él y le obligan a prejubilarse de la universidad donde imparte clase, ya que estamos en plena guerra fría. Cuando está dispuesto a abandonarlo todo y viajar a Europa, es alcanzado por un joven llamado Mutt Williams (Shia Lebouf) que le pide ayuda para rescatar al profesor Oxley (John Hurt) y a su madre, secuestrados por culpa de una extraña calavera de cristal.


"Un semáforo, ¿ezo qué e’?"

Un guión como el Titanic

No, no me refiero a que sea un guión grandioso y prodigio de su era, sino a que hace aguas por todas partes: hay incorrecciones históricas y otros fallos que nunca antes se habían visto en un Indiana Jones.


Aquí falta alguién del grupo original…

¿Cuál es la falta de este bajón de calidad con respecto a otras entregas? Hay que reconocer que el guión del primer Indy, En busca del Arca Perdida, es sublime y que la mayoría de referencias históricas que se emplean son más que verosímiles: Tanis existió y es cierto que las fuentes antiguas situaron el paradero del Arca allí. Un caso similar ocurre con Indiana Jones y la Última Cruzada, si exceptuamos el hecho de que en Venecia es imposible que haya catacumbas (si las hubiera tendría que explorarlas con traje de buzo). ¿Entonces a que se debe este bajón?


Una foto de familia (a Lebouf le pasa como a mí, no sabe posar en las fotos…)

La causa es sencilla. Siempre consideramos que fué George Lucas, junto a Spielberg, quién creó el personaje de Indiana Jones, pero detrás de ellos, y siempre a la sombra, está Lawrence Kasdan, magnífico guionista y director donde los haya. Gracias a él, la ambientación de las películas y la historía subyacente, aparte de la documentación, es excelente y siempre se nota su mano. Tal vez, sino fuera por este autor, Indiana Jones estaría repleto de Ewoks o niños insufribles, como se ha demostrado que pasa cuando a Lucas y a Spileberg les das manga ancha para que hagan lo que quieran. Por desgracia, esta vez Kasdan se apartó del proyecto, o no quisieron contar con él, y en su lugar, han contratado al guionista mimado de Hollywood, David Koepp. Que Koepp ha hecho grandes guiones, es algo que me gustaría discutir, ya que una de sus "mejores" características es que destroza muy buenos libros para adaptarlos (los casos de Parque Jurasico y El Mundo Perdido son de juzgado de guardía), lo que le ha hecho ganarse el odio de más de uno, entre los que me incluyo.


"Puedo hazerr que se ponga bizco, Drr. Jonez…"

Nada más empezar, al leer en los títulos de crédito la presencia de Koepp como guionista, tuve un mal presentimiento, pero pensé "vamos a darle un voto de confianza", pero a medida que avanzaba el metraje, te vas dando cuenta de la diferencía que hay entre un buen guionista (Kasdan) y un escritor con mucha imaginación pero pocos estudios (Koepp).

Para empezar a enumerar la serie de inexactitudes, empezaremos por una de las que más choca, como ya comentó un compañero blogger de Perú. Resulta que la primera parada que Indy hace, la hace en Nazca, Perú, que colocan al lado de Cuzco, pero bueno, eso no sería un fallo demasiado grave. El remate a la escena la hace un comentario del propio Indy cuando afirma que habla quechua (lengua precolombina de los habitantes del antiguo Imperio Inca), lengua que aprendió cuando estuvo secuestrado por Pancho Villa (WTF?!). Que los americanos no sepan donde está España aún tiene un pase, pero que no sepan un poco de historia del continente en el que viven y quieren dominar, no tiene perdón. Pero esa es sólo la gota que colma el vaso.

Confundir Nazca (zona desértica y plana donde las haya) con una zona selvática y mezclar culturas precolombinas separadas por miles de kilómetros es otro de los fallos de documentación (si es que realmente no se han limitado a mirar las cosas en Google), ya que, claro, si hay algún tesoro, siempre tienen que salir los mayas por medio.


La famosa calavera de la película, que da bastante yuyu

En teoría, la base científica de la película (¿pero es que la tiene?) se basa en las famosas calaveras de cristal, calaveras encontradas en México (no me aventuraré a especificar a qué cultura pertenecen para no pecar de lo mismo que estoy criticando), aparentemente talladas con tal perfección y precisión que no se aprecian marcas visibles. Tan perfectas eran algunas, que en su día se llegó a pensar que se trataban de un fraude moderno, como el Hombre de Piltdown, pero se demostró que eran auténticas. Hay muy pocas en el mundo y lo que más se valora es su factura. La historía de esta película parte de este concepto, que las calaveras (una en concreto), es tan perfecta que no puede ser una obra humana, pero a partir de aquí, cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia.

El primer fallo de la película es desubicar por completo las calaveras mezclando las culturas mexicanas de adoración a la muerte (toltecas, aztecas, mayas,…) con la inca (que era contemporanea de la conquista española), e inventándose una supuesta cultura adoradora de seres superiores, fechada en miles de años antes de la llegada de los españoles a America. Por si fuera poco, de esta cultura (un poti-poti o pastiche de todas las del continente) tenía su capital en Acator (¿?) también conocida como El Dorado, situada en el nacimiento del Amazonas.


Por supuesto, Indy sabe como destrozar el parque móvil de cualquier película.

Estos detalles puede que no ofendan al espectador medio que sólo quiera disfrutar de una película de aventuras, pero a alguién como yo, apasionada del tema, y a los peruanos sí que nos importa que se pasen estos datos por el forro. Puestos a echarle imaginación, en Indiana Jones 5 que salgan Ewoks directamente, porque de ext… bueno, mejor no destripo más.

Por supuesto, el guión también tiene sus bondades, no va a ser todo tan negativo, y es que mantiene magníficamente todas las "secciones" fijas que siempre ha habido en la saga, a saber:

– Escena inicial espectacular

– Malo malísimo con carisma

– Persecuciones

– Tumbas que dan la clave para el escenario final

– Rescate de algún personaje principal

– Trampas

– Final espectacular de los enemigos finales

Todas estas premisas se cumplen a la perfección, y la convierten en una película llena de acción, humor, y sobretodo Indy en estado puro, a pesar de la edad.


¡Indy, no lo intentes, que estás muy mayor para saltar!

Harrison Ford está genial como un Indiana Jones que ya está de vuelta de todo en esta vida y que ha perdido la ilusión que tenía, tanto por la edad como por la perdida de algunos seres queridos, pero que sigue siendo ese arqueólogo intrepido. Shia Lebouf, a pesar de las dudas iniciales, también consigue que el público se encariñe con el personaje, y protagoniza muchas más escenas de acción que Indy, que ya no está para estos trotes, asegurando ese relevo generacional. El regreso de Karen Allen como Marion es otro punto a favor para la película, ya que es considerada por muchos como la mejor chica Indy de todas, a pesar de que los años no han pasado en balde para esta actriz, pero como Ford, también demuestra que sigue estando a la altura, y protagoniza un par de escenas inolvidables. Pero si alguién del casting destaca, sin duda es Cate Blanchett interpretando a esa parapsicóloga y generala rusa, pero que en realidad es un auténtico fraude, con ansias de grandeza, y que Blanchett convierte en un personaje siniestro/malvado y cómico a la vez, hasta el punto que te da pena al final.


"Espera, ¡que tienes un mosquito aquí!"

¿Originalidad?

Aparte del guión, hay otra cosa que no me ha acabado de gustar de la película. La película llevaba en preparación varios años (si nos atenemos a la media de este tipo de películas con mucha pre/post-producción, unos 2 a 3 años) bajo un secretismo más propio de la CIA que de una producción de Hollywood, tanta que le costo el puesto a un técnico por hablar más de la cuenta sobre ella. Esto nos llevaría a pensar que la película es completamente original. Sin embargo, y supongo que a todos los que hayan jugado a Uncharted les pasará igual, no puedo evitar una sensación de deja-vu al ver la película. Porque es que hay escenas que parecen inspiradas en el juego (especialmente algunas ruinas) pero otras directamente copiadas, porque la escena de la persecución por el precipicio es pastada a la del juego. ¿Hay plagio? ¿Quién copió a quién? Lo normal sería decir que Naughty Dog copió a Spielberg, pero todos sabemos que un juego tiene casí tanto o más proceso de producción que una película. Que cada cuál se forme su propia opinión al respecto.


"¡Cuidado con el acantilado!" (¿de que me suena esa frase?)

También la relación entre Indy y Mac, es muy parecida a la de Nate y Sullivan, tanto por cierta aparente traición como por el ansía de dinero de Mac/Sullivan.

Conclusión

Si nos olvidamos de los errores de documentación garrafales de la película y de que mezclan en la historía elementos de ciencia-ficción NUNCA antes vistos en una película "seria" como Indiana Jones, el film es una aventura muy entretenida que hará las delicias de cualquier aficionado a la saga, aunque por supuesto no llega a la altura de sus predecesoras. Acción hay de sobras y ese toque de humor típico de las películas de Indy no se pierde, así que sin llegar a ser una obra maestra, es una película más que recomendable, especialmente como está actualmente Hollywood.


Para acabar, el cartel de la película

Saludos!

P.D.: He acabado la crítica y no he mencionado los extraterrestres… ups!