SUPER SMASH T.V., ¡qué empiece el show!


 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: PROBE

PUBLICACIÓN: ACCLAIM

AÑO: 1992

GÉNERO: RUN ‘N GUN

JUGADORES: 1-2

REVIEW

¡Felicidades! Eres el próximo concursante afortunado en el juegoespectáculo con lo último en premios…¡TU VIDA! Elige 6 armas futuristas y derrota a las hordas de mutantes ciborg, las poderosas esferas, los tanques de asalto y ¡a los hombres mutoides de 30 toneladas!

A estas alturas de la vida, seguramente hayas oído hablar alguna vez de Super Smash T.V. (conocido normalmente como Smash T.V. a secas…), si no por su versión de recreativa, sí por cualquiera de las múltiples versiones que salieron para los sistemas de su generación (Mega Drive, Master System, Game Gear, NES, SNES, Amiga 500, Atari ST, etc…). Si me dices que nunca te han hablado de este juego, te cuento entonces que Smash T.V. es un viejo rockero del mundillo videojueguil, sospechosamente inspirado en la mítica película The Running Man, film en el que nuestro admirado “Arnold” tenía que salvar el pellejo participando en un más que cuestionable espectáculo televisivo… (¿será una premonición?). Sabiendo esto, pasemos a desguazar el videojuego.

Smash T.V. fue un run ‘n gun que se dio a conocer por sus enormes raciones de acción, así como por su violento concepto, ya que el objetivo del jugador era salir vivito y coleando de un tramposo plató de televisión, sorteando peligros y cargándose a gente (ni más ni menos…), siempre bajo la atenta mirada de espectadores y operarios. En Super Smash T.V. recorrerás un extenso decorado lleno hasta la bandera de trampas y asesinos, puedes estar seguro de que todo lo que se mueva tendrá como objetivo acabar contigo de cualquiera de las maneras, así que más te vale apretar firmemente el gatillo de tu pistola y mover el culo como una rata en dirección a la salida más cercana. Cada circuito estará compuesto por un número determinado de asesinos a sueldo, y no pasaremos a la siguiente sección hasta que hayamos acabado con todos y cada uno, no habrá otra forma de conseguirlo. Una de las múltiples peculiaridades del juego es que tras finalizar con éxito el escenario en el que te halles, tendrás la posibilidad de elegir entre dos rutas alternativas, lo que es un detalle de agradecer puesto que hará que el cartucho sea mucho más rejugable. Como podrás intuir, tendrás al alcance distintas armas y potenciadores que te vendrán de perlas para limpiar cada zona lo más rápidamente posible, además existen fases extra de bonificación que serán muy útiles si se aprovechan adecuadamente. Y antes de que se me olvide, comentar que los niveles son siempre estáticos, o sea, que no hay scroll de ningún tipo, haciendo que la experiencia sea mucho más desesperante, dramática y agobiante. Cuanta más gente te cargues, más tiempo vivirás y más premios en metálico irán a parar a tus arcas, esta es la premisa en Smash T.V. Y otra cosa importante, me es muy grato señalar que el modo a 2 jugadores de la recreativa se mantiene totalmente intacto en esta versión, cosa que no ocurre en todas las conversiones de arcade hechas para consolas… Antes de pasar a comentar el apartado gráfico, permíteme un consejo: para salir a torear a una plaza, primero hay que entrenar duro y estar mentalizado, y esto lo digo porque Smash T.V. es un juego complicado que requiere además un cierto tiempo de adaptación a los controles, que por cierto, cabe la posibilidad de manejar a un sólo jugador con dos pads. Ahí queda eso.

 
Echando una ojeada a la versión arcade de SMASH T.V., uno se da cuenta rápido de que el juego de Mega Drive se comporta dignamente a nivel gráfico, aunque no llega a ser totalmente calcado a la recreativa. Respecto a esto, existen leves diferencias en el colorido de los escenarios, llama la atención que la versión de SEGA no es tan “oscura” como el arcade, los colores son más cálidos y contrastados, característica que, a mi juicio, no le hace ningún favor, ya que da la sensación de ser menos dantesca que la recreativa, rasgo que estaba muy marcado en el juego original. En definitiva, que los gráficos del arcade los veo sensiblemente mejores y más detallados, principalmente por el más acertado uso del color. En lo que sí que es igualita esta conversión es en que logra colocar en pantalla infinidad de sprites sin que el juego muestre signos de ralentizarse. Sí, ya sé que la mayoría de enemigos son pequeñitos pero… ¡es que son muchísimos! Para subsanar este pequeño contratiempo aparece la figura de los bosses, que nos brindarán los momentos más espectaculares del juego. Las animaciones no merecen un comentario especial, simplemente están ahí y se puede decir que cumplen. Y para ir concluyendo con la parte visual, reincido en lo de que no hay scroll durante la acción, las únicas transiciones las podremos ver cuando pasemos de un decorado a otro, el resto de imágenes serán totalmente estáticas.

Y queda hablar sobre el audio, que haciendo una analogía con lo comentado en el apartado anterior, se resume en que es muy parecido al del arcade sin llegar a ser igual. La reproducción de las músicas es más ratonera pero mantienen el tipo con holgura, generando las dosis de adrenalina que todo buen juego de acción debe requerir. Los efectos de sonido son un poco toscos, más en los disparos y explosiones que en las voces, que lo cierto es que suenan muy pulcras aunque faltan algunas digitalizaciones que sí que sonaban en el arcade, como por ejemplo, los gritos del público.



 
Y fin de la revisión del Super Smash T.V., no sé que opinareis vosotros sobre este juego, a mí me parece un título que por calidad, carisma y originalidad (y por edad…), debe tener su hueco entre aquellos videojuegos que hoy en día conocemos como “clásicos”. Respecto a la presente programación, los resultados son más que decentes; ¿que quizás podía haber llegado a ser “píxel perfect”? Tal vez sí, porque las capacidades de la máquina lo permitían, pero en cualquier caso, no deja de ser una excelente conversión a la altura de las exigencias.   

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 78. No creo que pretendieran ser el referente de los gráficos en 16-Bit, pero tienen su encanto y hay mogollón de detalles muy graciosos, como el presentador y las azafatas, los técnicos de cámara, los focos, etc… sin dejar pasar esa peculiar visión futurista ochentera.

SONIDO: 77. Músicas muy cañeras y efectos sonoros funcionales, entre los que destacan las voces digitalizadas.

JUGABILIDAD: 83. La mecánica es muy simple, al principio costará cogerle el truco y harán falta unas cuantas partidas para controlar bien los movimientos. Una vez se domina, la recompensa será muy alta.

TOTAL: 83. Técnicamente es mejorable, para qué mentir; su punto fuerte está en que engancha hasta límites insospechados. Los jugones más veteranos lo disfrutarán como nadie…

Lo mejor: Acción por doquier, rejugabilidad y un excelente modo a 2 players. Escandalosamente adictivo.

Lo peor: Si no estás acostumbrado a juegos así, a lo mejor te parece cansino.

CONCLUSIÓN: Un cartucho ideal para sacar al salvaje que llevas dentro… ¡¡Pero eyyy!! recuerda que es sólo un juego.

*TOP: 7º Super Smash T.V., 8º (pendiente), 9º (pendiente).