Ya llega… 2012, ¡fin del mundo! – Estoy en vuestras manos…

Bueno, se aproxima 2012
Y ahora que he medio vuelto después de desaparecer durante un tiempo, os voy a dar un "privilegio".
El poder de elegir algo… una entrada mía.
Quiero que votéis que es lo que queréis que publique en mi próxima entrada. Vale… casi todo, pero no os paséis XD.
Por cierto… felices fiestas.
Os doy hasta el lunes por la noche ^^.  
Pues votar esclavos secssuales 😉 
Besitos a todos (K) ^^

DragonForce: Inhuman Rampage

¡Sorpresa!

Sarry ha vuelto a casa momentaniamente por navidad.

Ya andaba hechando de menos la comunidad. Así que he decidido darme el privilegio de dedicarle unas horitas y hacer algo que deseaba desde hace un tiempo; realizar un análisis musical de los míos. 

No me voy a enrollar mucho con la presentación ya que tengo muuucho sueño. Solo quería deciros a todos que si puedo realizaré alguna entradita más antes de que finalicen las vacaciones, pero no muchas más. También quería recordaros que, a muchos de vosotros, aunque no siga aquí, os sigo leyendo.

Sin más dilación, os dejo con mi regalito navideño ^^


 

DragonForce es una banda de Power Metal formada en el año 1999, en Londres, Inglaterra y compuesta por músicos de China, Inglaterra, Escocia, Francia y Ucrania. Explotan el lado épico y fantástico del power metal agregándole un ritmo mucho más rápido, mezclado con sonidos de videojuegos y otros elementos poco usuales en las bandas occidentales.

 

Inhuman Rampage (2006-2007)

La banda sufrió varios cambios de alineación antes de establecerse con los seis miembros actuales. Pasó a ser puntera en el mundo del metal con su tercer álbum Inhuman Rampage, lanzado en 2006 después de firmar con Roadrunner Records en el Reino Unido, EE.UU., Canadá, Francia y Australia. La canción "Through the Fire and Flames" es una de sus canciones más famosas. Lindsay Dawson, de la antigua banda de Herman Li y Sam Totman, “Demoniac”, aparecía como vocalista reserva en este álbum. Antes del lanzamiento del álbum, el bajista Adrian Lambert dejó el grupo para criar a su hijo recién nacido en noviembre de 2005. Fue reemplazado por el francés Frédéric Leclercq para el resto de la gira del álbum Sonic Firestorm. Frédéric se convirtió más tarde en un miembro oficial de la banda, a partir de enero de 2006. Él también apareció en los videos musicales de la banda para su segundo sencillo, Operation Ground and Pound. Inhuman Rampage es un favorito común entre los fans de DragonForce debido a su dureza y complejidad. El single "Through the Fire and Flames" alcanzó el disco de oro en EE.UU. y Canadá.

 

Componentes Actuales

  • Marc Hudson – Voz, Coros (2011 – presente)
  • Herman Li – Guitarra, Coros (1999 – presente)
  • Sam Totman – Guitarra, Coros (1999 – presente)
  • Frédéric Leclercq – Bajo eléctrico, Coros (2006 – presente)
  • Vadim Pruzhanov – Teclado, Keytar, Coros (2001 – presente)
  • Dave Mackintosh – Batería, Percusión, Coros (2004 – presente)

 

Componentes que participan en Inhuman Rampage

  • ZP Theart – Voz, Coros 
  • Lindsay Dawson – Voz
  • Herman Li – Guitarra, Coros 
  • Sam Totman – Guitarra, Coros 
  • Frédéric Leclercq – Bajo eléctrico, Coros 
  • Vadim Pruzhanov – Teclado, Keytar, Coros 
  • Dave Mackintosh – Batería, Percusión, Coros 

Lista de canciones

 

 

Como hemos visto, el álbum consta de 8 canciones, si no tenemos en cuenta el Bonus Track que se nos presenta en la edición especial del disco, y que incluye “Lost Souls in Endless Time”, así que analizaré los rasgos más característicos de cada una de ellas. No olvidéis dar vuestra opinión, Fakers de pacotilla ;).

Aquí os dejos pues con Dragonforce y su éxito, Inhuman Rampage.


  
1 –  Through the Fire and Flames
 
Este video nos muestra la versión corta de la canción, pero no he podido evitar subirlo, ya que la imagen es tremendamente buena, y hay ciertos detalles, momentazos de este video que no nos podemos perder. Aunque para los más interesados, aquí podréis disfrutar de la versión completa de tal obra maestra. De todas formas, me dedicaré a analizar la versión corta, en este caso.
Esta enorme obra (tanto figurada como literalmente, teniendo en cuenta sus más de 7 minutos de duración), como ya antes he mencionado, es sin duda alguna obra cumbre del grupo, y por consiguiente, del álbum en sí, y por eso la considero una mala elección como apertura del disco. Este fallo nos invitará a menospreciar las obras venideras. De todas formas, la sensación que obtienes al introducir el CD recién comprado ( eheeeem eheeeem ^^) en tu reproductor, es de… “¡me escurro!”. Y es que no es para menos, ya que se trata de un comienzo fuerte, que nos hace pensar que el disco en su unidad seguirá con esta pauta, no osando romper los tan costosos e impuesto esquemas. En otras palabras; apuntaron demasiado alto. 
Pero vayamos al grano, o más bien dicho, vayamos a Through the Fire and Flames.
Mare del meu got! (traducción al castellano: ¡Madre de mi vaso!- traducción al inglés: Mother of my got!). Con la intro ya humedezco. Calentamos motores. Las guitarras de Li y Totman, junto al bajo y la batería, hacen que te despiertes del  todo de la siesta, y te recuerdan que ante ti tienes una pieza clave del power metal… 
En el minuto 0:15 ya podemos apreciar la gran habilidad de Li de manejar la guitarra del derecho y del revés, y sin olvidar mover su larga melena. Aunque el chino melenudo nos empana momentáneamente, no eclipsa para nada la perfecta voz de Theart, que queda introducida en el minuto 0:20, aunque no será hasta más tarde que nos mostrará su gran brillo y fuerza. Pero no nos olvidemos tampoco de nuestro amigo Pruzhanov. Él es quien nos presenta su teclado y su gran habilidad, agilidad y manejo de sus dotes dactilares. A estas alturas de la obra, todos los componentes han sido presentados. Sin duda, podemos llegar a la conclusión que a cada uno de ellos les gusta destacar y ser los protagonistas de la jugada, pero, sin embargo, en el minuto 0:25 ocurre algo. Lo individual se une para presentarnos una melodía coordinada, y muy rápida, con un soporte de batería sorprendentemente sólido. Esto es lo que realmente excita al escuchar esta canción. A mí realmente, ya a estas alturas, a duras penas puedo quedarme quieta en mi silla del escritorio. Pese a la buena coordinación del momento, a partir de aquí podremos ir escuchando las diversas demostraciones de habilidad por parte de los integrantes del grupo. 
¡Y al fin llega una de las partes esperadas! Al inicio del estribillo, Theart nos empieza a mostrar su espectacular voz. Se trata de una voz agradable, con un timbre para nada rasgado, gran capacidad de alcanzar elevadas octavas… un registro más que adecuado para el power metal que busca Dragonforce. Sin duda alguna, se trata de una de esas grandes voces poco reconocidas, que muchas veces pasamos por alto si no nos proponen prestarle atención.
Nuevamente, a partir del minuto 1:35 recuperan Li y Totman el control, y lo harán juntos, como de costumbre, para al minuto 2:00 retomar la melodía. (¡Que melenas, por Dios! Sin duda, en este mundo hay dos tipos de hombres atractivos; los melenudos y Miqui.).
Y a partir del minuto 3:00 ya estamos perdidos… ¿Clásico solo de guitarra al que todos aplauden, auque esté más repetido que el ajo? Ni de lejos. Como no puedo describirlo, mirarlo vosotros mismos. (Hay que recordar que antes del inicio del solo de Li y Totman del minuto 3:20 se ha producido un corte de la canción original). Vayamos a meditar. 
O.o… Perdón, ¿por donde iba? A sí, eso, que… un solo… aceptable, sí, eso mismo. Sigamos: minuto 4:25, clímax alcanzado. En la versión corta la canción termina aquí, después de tocar por última vez la melodía. Creo que después de esto no hay mucho más que contar de este temazo, a parte de deciros que… ¡es orgásmico!
(¡Menudo comentario te ha salido, chica!)
2 – Revolution Deathsquad
 
Y de Nuevo nos enfrentamos a un impetuoso comienzo. Esta característica introducción nos da la orden de seguir escuchando la canción, y por esa misma razón lo hacemos. A partir de ese momento, la melodía se desarrolla sin ningún tipo de sorpresa, ya que venimos de escuchar el gran tema de Through the Fire and Flames. Podemos reapreciar la melódica y agradable voz de Theart. No es hasta el minuto 1:45 que no encontramos algo nuevo que nos saque de la monotonía. Las guitarras de Li y Totman nos muestran, en un periodo de 10 segundos, un conjunto de nuevos sonidos que nos acompañarán hasta el final de la obra. Aunque por el momento, al terminar tal demostración, volveremos a la melodía anterior. Ciertamente, puede llegar a hacerse pesada. Pero este hecho queda compensado al llegar el esperado solo. Si meditamos, en un momento nos percatamos de que, por el momento, las obras siguen un esquema similar. Gozan de una potente melodía, de muy alta calidad en todos sus aspectos, pero que finalmente muestra, en cierto modo, un tanto de cadencia de originalidad. Parece ser que el peso de la obra se sostiene en torno a otro pilar con mucha más importancia, y este son los solos de guitarra. Por lo tanto, lo que se desarrollará entre el minuto 3:00 y 6:45 será la construcción de tal pilar, junto a la ayuda del sintetizador y el teclado. Un solo brillante, sin duda alguna, que va aumentando en cuanto a espectacularidad, pero que termina siendo un pilar demasiado crecido. El hecho de alargarlo tanto nos hace despistarnos al final de este, en el preciso momento en el que el juego de sonidos se hace más intenso. Pero de todas formas, no deja de ser para mí uno de los solos, aunque no más espectaculares, sí de los más originales y particulares del grupo. Nos mueve, nos invita a viajar y a dejarnos llevar a través de muy variados y diversos sonidos que hacen de esta obra una obra única. De esta forma llegamos a la conclusión antes alcanzada; los solos de las obras de DragonForce llevan a cabo un papel de suma importancia en estas. Si el pilar cae, cae lo forjado.
Pero pese a todo, el cierre de la canción es como siempre, correctísimamente acertado. La conclusión que extraigo de Revolution Deathsquad es la siguiente: Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y es que en este caso, tanto la melodía como el sólo, que de por sí son exquisitos, terminan haciéndose pesados de digerir. Una verdadera lástima.
3 – Storming the Burning Fields 
Y frente a mí al fin una de las canciones que me hacen pensar que es posible que DragonForce alcance la diversidad y originalidad. Una de esas obras más discretas y menospreciadas, que para mí, lejos de alcanzar las primeras posiciones en mi ranking, nos muestran toques de originalidad dentro de la aparente monotonía del disco. A pesar de poseer una letra semejante a las de las anteriores composiciones, referidas a la lucha contra el mal, tanto literal como figuradamente, y a pesar de apoyarse firmemente en los solos, no se trata para nada de una obra monótona, sino todo lo contrario. Des del minuto 0:01 nos muestra un constante cambio de sonidos y juegos rítmicos y de tonalidad, que hacen de esta pieza una perfecta recomendación.
En el inicio de esta, ya se nos presenta una diferente introducción, aunque potente, como de costumbre, que da mucha importancia al soporte de la batería. La entrada de la voz encaja perfectamente en este juego, y enseguida se abre camino para que nuestro cantante muestre todo su potencial. En el minuto 1:30 nos adentramos de lleno en el primer y no menos importante mini-pilar de la pieza, pero esta vez nos damos cuenta que para nada la guitarra eclipsa nuestra melodía. Reina la armonía. El cambio de ritmo del minuto 2:50 le la un toque muy especial a la composición, y a partir de ahora el bajo y la batería se antepondrán, hasta que en el minuto 3:30 Li y Totman recuperen el control, el mandato. En el minuto 4:30, la progresiva vuelta a la melodía se agradece, ya que se produce en un momento y de tal forma que no interrumpen el especial ambiente aquí formado.
En definitiva; Storming the Burning Fields es una de esas obras que la primera vez que son escuhadas son pasadas por alto, pero si son escuchadas más de un par de veces empiezas a apreciar. Te llegas a percatar de su indudable calidad. Obra digna de admirar dentro de este buen álbum.
4 – Operation Ground and Pound 
Pues volvamos a la misma historia de siempre. Buena y potente introducción. Lo que hace un tanto distinta a esta canción es el juego de tonalidades de la voz de nuestro Theart, que nos muestra por vez mil su gran dominio. Como aparece en el videoclip, Pruzhanov toca la Keytar. ¿Pero que es la Keytar? Para los que desconocéis el instrumento, una keytar es simplemente un teclado o sintetizador relativamente ligero que se adapta a una correa alrededor del cuello y los hombros, de forma similar a una guitarra. La keytar permitirá a un teclista un mayor rango de movimiento en comparación con los teclados convencionales, que se tocan de pie en un sitio fijo. El instrumento tiene un teclado musical para producir las notas y los sonidos, controles para cambiar de tono, producir vibratto, un sintetizador… 
A lo que iba. Salimos de la introducción y nos encontramos con la gran voz y… nada más. O al menos nada más que nos sorprenda. Estamos retomando la estructura anteriormente mencionada. Aunque esta obra tiene un punto a su favor; Gracias a los juegos de voz, el estribillo se vuelve pegadizo y agradable. 
A partir del minuto 3:05 aparece el tan predecible solo, que aun así no nos deja apartar los oídos de nuestros altavoces, y que se alarga hasta el minuto 4:15. De aquí hasta el final se repite la melodía, pero de una forma tan enérgica, y en un momento tan crucial, en pleno éxtasis del solo, que nos hace medio olvidar la monotonía del inicio de la canción y nos hace creer que hemos escuchado un temazo. El final es espectacular, muy bueno. Siguiendo la línea de DragonForce.
Aquí puedo remarcar mi punto de vista acerca DragonForce, aunque creo que ya ha quedado bastante claro. El grupo es irreprimible, loca, extraordinaria, inimaginable, increíble, bizarramente bueno. Son portadores de una técnica descomunal, desbordadota. Pero sin duda son faltos de originalidad, como ya he dicho mil veces. Y aquí tenemos la muestra de ello.
5 – Body Breakdown
 
Uno de los grandes. Con un ritmo brutal, y una larga e intensa introducción, Body Breakdown se nos es presentado. Los diversos cambios de ritmo le dan una diversidad que no poseen sus compañeras, y crean una canción mucho más dinámica y amena. Pegadiza y con una bonita letra, no cabe duda que en estos momentos ya nos tendrá atrapados. El solo iniciado en el minuto 3:00 entrará sin brutalidad alguna, encajando perfectamente en la dinámica del momento, y este, sin ser especialmente espectacular, será de lo más original y diferencial a causa de sus combinaciones sonoras entre la guitarra y la keytar y su sintetizador. El nivel del solo irá aumentando progresivamente, y finalmente, en el minuto 5:40, retomaremos la melodía. A partir del minuto 6:25, la voz cesará y los sonidos se intensificarán, dando paso a una caída progresiva de los instrumentos y dejando a la guitarra brillar, para crear así otro de los fantásticos finales de obra de DragonForce.
6 –  Cry for Eternity 
Empezando fuerte, Cry for Eternity es, sin embargo, uno de esos temas que pasan desapercibidos, aunque no entiendo el por que. Poseedor de un inicio impresionante, con un solo con el cual Li i Totman nos deslumbrarán, y que durará hasta el minuto 1:10, en un principio nos da la sensación de que nos encontramos en frente de una obra original, que nos hará cambiar nuestra opinión acerca de la monotonía del disco. Pero realmente la obra posee sus idas y venidas…
La entrada vocal de este mismo minuto es realmente desastrosa, pero por suerte, como el vino, mejora con el paso del tiempo. En el minuto 1:40 se nos presenta el estribillo, y parece que el tema mejora por momentos… aunque no llega a lo que desearíamos. Parece que se queda un tanto corto. 
Pero entonces es cuando aparece el superhéroe que con todo puede, nuestro amigo el solo, y salva el tema en el minuto 2:15. ¿Que decir de este? Impresionante como siempre. 
En la reentrada del minuto 2:35 nos parece que el tema ha mejorado y escuchamos con entusiasmo el resto de la canción. El nuevo solo del minuto 3:35 nos volverá a absorber. Con él descubriremos un conjunto de sonidos nuevos, no escuchados con anterioridad en este álbum de DragonForce, característicos, sin duda alguna, del tema. Los cambios de ritmo harán de este fragmento una obra completa por si sola, y nunca más bien dicho.  
Por suerte, y a favor de tal canción, la entrada vocal del minuto 6:35 resultará de lo más adecuada y reparará el daño anteriormente causado. De aquí en adelante, la melodía se llevará a cabo sin grandes estragos, y con la ayuda de nuestros guitarristas se mantendrá en pie hasta tocar a su fin, que como siempre, nos encantará a todos.
7 – The Flame of Youth 
Esto ya está terminando Fakers, pero no os valláis aún, porque ante nosotros encontramos ahora al temazo de Li. Una canción particular, especial, diferente… que debe sin duda escucharse. Una de las más enérgicas, potentes…ideal para melodía de despertador de los más perezosos. El bajo otorga una base impenetrablemente sólida, y la melodía es de lo más pegadiza. Una de esas canciones que provocan que a los dos segundos estemos sacudiendo la cabeza y las piernas quieran moverse. El cambio melódico del minuto 4:10 nos pilla por sorpresa y nos embruja mediante sus embriagadores y únicos sonidos. Y el solo que sigue a este cambio no necesita ni ser comentado. Calidad es todo lo que envuelve a esta obra de arte. 
La vuelta a la melodía es emotiva y brillante, y el final de esta es uno de mis favoritos. Perfecto juego de ritmos y acertado uso del sintetizador. No me cabe la menor duda; A esta canción le correspondía concluir el álbum y dejarnos con ganas de más.
8 – Trail of Broken Hearts 
Y anunciando el final de tan agradable camino nos encontramos con la preciosa joya de DragonForce, brillante, emotiva, espectacularmente espectacular… Trail Of Broken Hearts. Con una letra que hasta el mismísimo Chuck lloraría, esta preciosa obra podría competir con muchas otras baladas del metal internacional. Rompiendo la dura tonalidad del disco, esta obra ejerce a la perfección su papel, dejándonos a todos deseosos de más. 
Desde el primer nanosegundo desprende el aura necesaria para erizar nuestro vello. No deja de lado, de todas formas, el solo que conlleva toda pieza del grupo, y con este culmina la creación de una obra equilibrada y perfecta. 
Gracias a la delicadeza de tal tesoro, se nos es permitido disfrutar como nunca de la voz de nuestro cantante, poseedor, no cabe duda, de una voz privilegiada.
Una de esas piezas que no deben dejarse perder. 
 
 

 
 
Special edition bonus track
9 – Lost Souls in Endless Time
Recobrando la fuerza de las primeras canciones del disco, Lost Souls In Endless Time pretende ser una exhibición de las grandes dotes de los integrantes de la banda. El solo introductorio, que finaliza en el minuto 0:55, es realmente impresionante, como todos los que posteriormente aparecerán. En la melodía aparecen sonidos de fondo nuevos. Pero por todo lo demás, tampoco encontramos rasgos significativos importantes de la obra, aparte del cambio de ritmo final que le da el toque de perfección que le faltaba. 
Conclusión: técnicamente perfecta, como toda la obra del grupo, pero carente de originalidad.

Puntuación del álbum… 9 
¿Por qué un 9?
Por su perfección técnica, increíbles solos, complementación extraordinaria entre sus componentes… en definitiva, por su calidad de 9,9 y porque a mí me da la gana, la banda merece la máxima puntuación.
Y entonces… ¿Por qué un 9?
Por su falta de originalidad EN CIERTAS OCASIONES, por esta razón se ve reducida su nota. Aunque, como he dicho, algunas de sus canciones no carecen de esta originalidad, y por esta razón no debe de dejarse de escuchar. 
Curiosidad:
El tema "Through the Fire and Flames" – DragonForce, es el más dificil de tocar en cualquiera de sus modalidades, en especial en modo experto. Un título confirmado por Guinness World Records. En un video promocional de Guitar Hero III: Legends of Rock, Herman Li jugó en nivel de dificultad difícil , pero solo completo el 2% de la canción antes de que perdiera. Cuando se pone la canción en el nivel experto (el nivel más alto en el juego), en la pantalla de las versiones de Wii y PlayStation 2 aparece el mensaje "Good Luck", en tanto que si se completa la canción en el nivel experto de Xbox 360 se obtiene el "The Inhuman Achievement", en referencia al album Inhuman Rampage de DragonForce de donde proviene la cancion. Tras la inclusión de "Through the Fire and Flames" en Guitar Hero III: Legends of Rock, las ventas de CDs de DragonForce aumentaron en una semana en un 126%.
Y si no que me digan a mí si realmente el tema es difícil o no. Cuando pase del nivel medio hago una entrada relatando mis vivencias y hago una fiesta con mucha maría y muchos pajilleitors.