Crash Bandicoot 2: Cortex Strikes Back

 

Introducción

Allá por el año 1996, un estudio estadounidense conocido como Naughty Dog, se atrevió a inmiscuirse en el reinado de Mario y Sonic, dos sagas que en su día presumían de ser los máximos exponentes del género plataformero, (aunque actualmente, el primero de estos puede seguir ostentando este privilegio). Así pues, y bajo el amparo de SONY, Naughty Dog sacó adelante un proyecto que sorprendió a más de uno. Crash Bandicoot supo combinar sabiamente las zonas plataformeras con altas dosis de acción y puzzles, así que un año después, y en vistas del éxito obtenido, ND sacó a la venta una secuela que trataría de mejorar las bases del original; Crash Bandicoot 2: Cortex Strikes Back.

 

Historia

Completamente ajeno a los descubrimientos de Cortex, Crash disfruta tomando el sol. Su jovencita hermana Coco, especialista en asaltar sistemas informáticos, teclea a toda velocidad en su ordenador portátil, tratando de terminar su programa antes de que la pila se le agote. Al observar espantada como la pantalla se ha vuelto negra, Coco lanza un grito y ruega a Crash que le consiga una pila nueva. De camino a casa para coger una pila, Crash es cegado de repente por una luz. Tras este incidente, ¡lo primero que ve es una proyección holográfica de Cortex hablándole desde su antigua sala de transporte!

Cortex pide a Crash que le ayude a encontrar los 25 cristales que necesita para impulsar el único modo de supervivencia que le queda a la Tierra: el nuevo torbellino Cortex. Le explica que las puertas de la sala de teletransporte proporcionan acceso inmediato a lugares de todo el mundo; ¡lugares que ocultan los codiciados cristales!

 

 

Una vez más, la historia pasa a un segundo plano a fin de potenciar el resto de apartados. En realidad, no es un apartado al que le debamos dar mucha importancia, ya que el género de los plataformas basa su atractivo en el componente jugable. Sin embargo, esta carencia la compensa con un elenco de villanos impresionante que nos deparará un sinfín de risas.

 

Jugabilidad

A nivel jugable, Crash Bandicoot mantiene las mismas bases establecidas respecto a la primera entrega, pero con novedades. Por una parte, el control de Crash es incluso más eficiente que en su anterior aventura gracias a la utilización del stick analógico, así que no tendremos problemas en manejar a nuestro marsupial. Por otra parte, podremos realizar nuevos movimientos como la habilidad de deslizarse (botones de dirección y X) y saltos a larga distancia, entre otras cosas.

De eso se sigue la permanencia de algunas de las habilidades que hicieron tan especial al primer Crash. En primer lugar, la máscara Aku-Aku, una de las señas de identidad de la saga, será nuevamente uno de los protagonistas, gracias a la que podremos protegernos de los ataques enemigos un número limitado de veces. Asimismo, seguiremos contando con la ayuda de un animal que en algún que otro momento nos hará más llevadero el desarrollo del mapeado.

En esta ocasión, el jabalí de la entrega original ha sido sustituido por una cría de oso polar que nos servirá como montura para recorrer las fases a mayor velocidad que si fuéramos a pie. Nuevamente, no tendremos control absoluto sobre el animal, puesto que solo nos limitaremos a moverlo de izquierda a derecha. Como novedad jugable y a nivel de desarrollo, se ha introducido en estas mismas secciones, fases en las que deberemos huir de la madre del oso. El procedimiento a seguir es el mismo en el caso en el que nos perseguía la clásica roca a lo Indiana Jones.

El marco de novedades lo cierran la inclusión de una mochila propulsora que nos permitirá elevarnos por los aires y una lancha motora.

Así como en el original, antes de enfrentarnos a un enemigo, tenemos que tener bien claro que tipo de ataques vamos a utilizar, puesto que algunos de estos son inmunes a ciertos ataques. Lo mismo se puede decir de los jefes finales, con quienes deberemos hacer uso de diferentes tretas durante las 2 o 3 fases que componen el enfrentamiento. Todas nuestras acciones deben de ser realizadas a la perfección si no queremos acabar en el otro barrio. Por cierto, en esto último que he comentado, se nos deleitará con muertes realmente divertidas que deberían de ser recordadas para la posterioridad (vídeo explicativo para más detalles).

 

 

 

La dificultad de esta nueva entrega ha decrecido respecto a la primera aventura de Crash. Bien es cierto que esta última poseía un alto nivel de exigencia desde un buen principio, convirtiéndose a posteriori en una experiencia solo apta para los más habilidosos. Así pues, nos encontramos ante un título mucho más accesible de cara a facilitar la vida a los nuevos jugadores. Eso sí, los últimos compases del juego pondrán a prueba nuestros reflejos, y mucho más si queremos encontrar la práctica totalidad de piedras preciosas (hay un total de 42) que nos permiten acceder a fases secretas.

 

Gráficos y Sonido

 

Si ya la primera parte presentaba un acabado gráfico notable, Crash Bandicoot 2 va un paso más allá. Para comenzar, los escenarios han ganado en detalle y variedad, puesto que ahora, el marsupial viajará por todo el mundo, más allá de recorrer las zonas selváticas y aldeas de la entrega original; elementos propios de una isla. Aquí tendrán cabida pasajes nevados, complejos subterráneos y así un largo etcétera.

Por otra parte, Crash y el resto de personajes, presentan un mejor aspecto. Estos cuentan con un mayor número de detalles a nivel de polígonos y unas animaciones recreadas a las mil maravillas. Para rematar este sub-apartado, solo me queda por comentar que se han cuidado aspectos que por aquel entonces quedaban a un segundo plano, ya sea las huellas que dejamos tras de sí, así como el reflejo de nuestro protagonista.

En lo que respecta al apartado sonoro, Crash Bandicoot 2 ha sido traducido y doblado a nuestro idioma (no así como su primera entrega, íntegramente en inglés). Huelga decir que el doblaje no está nada mal, destacando por encima de todo lo demás la voz del Doctor Neo Cortex con su risa maquiavélica. Por otra parte, Crash no tiene voz propia, aunque no es algo que se eche de menos, ya que sus gestos ya nos asegura más de una carcajada.

 

Resumen

Ya en su día, Naughty Dog nos obsequió con un título capaz de rivalizar con los mayores exponentes del género plataformero. Crash Bandicoot 2: Cortex Strikes Back no hace otra cosa que reivindicar todo cuanto he dicho, puesto que nos ofrece todo cuanto podíamos esperar de una segunda parte y mucho más. El argumento continúa pasando a un segundo plano; un elemento que deberíamos seguir pasando por alto a favor de otros apartados mucho más importantes en un título de estas características. Asimismo, como secuela que es, no se contenta con ofrecer más de lo mismo, sino que además, ofrece tareas tan surrealistas ya presentes en la primera entrega; como subirse a lomos de una cría de oso. Momentos impagables donde los haya.