Kingdom Hearts II (PS2)

Creo que la mejor manera de comenzar este artículo, es tomar como punto de partida uno de los últimos comentarios publicados en el análisis de la primera entrega, ya que es un pensamiento que a muchos se nos ha pasado por la cabeza en algún momento. El comentario dictaminaba en esencia lo siguiente: Si hace unos 10 años le hubiésemos dicho a un seguidor de FF que los personajes de Disney y Final Fantasy iban a estar en un mismo juego  y que el protagonista iba a blandir una llave como arma; ¿qué habrían pensando de nosotros? Que estaríamos locos, así de simple. No obstante, ¿Qué os parece si le demostramos a estos fans que esta idea no era tan descabellada como aparentaba ser?

Allá por el año 2002, aterrizó en el mercado europeo un action RPG bastante innovador para la época; Kingdom Hearts. Como ya he dicho, se trataba de un juego que mezclaba lo mejor de ambos mundos, y el caso es que esta jugada les salió de maravilla a ambas compañías, tanto a nivel comercial como a nivel de críticas. Asimismo, el argumento, a priori infantil, resultaba ser a la larga muy oscuro, algo que en un principio, contrastaba con el aspecto desenfadado de los personajes. En esencia, el desarrollo se basaba en recorrer de cabo a rabo todos los mundos basados en el universo Disney combatiendo a unas temibles criaturas llamadas Sincorazón. Pero es eso, si nos parábamos a mirar con detenimiento el juego, descubriríamos que el título era mucho más que esta simple premisa.

Dado el éxito de este juego, ambas compañías no se lo pensaron dos veces y comenzaron con el desarrollo de nuevas entregas, más cuando el primer episodio dejaba la puerta abierta a una secuela. En primer lugar, se lanzó Chain of Memories, una entrega que serviría de puente para la segunda parte numérica. Este juego, lejos de ser solo un mejor capítulo de transición, se convertía en un título muy importante de cara a comprender mejor el argumento de la entrega original. Un año después, llega la continuación de esta gran franquicia largamente esperada por los usuarios. ¿Estará a la altura de las expectativas?

 

HISTORIA
¿Pero que …? ¡¡Este no es Sora!! Ya la han chingado estos de Square. ¡¡Sus vamos a matar por herejes!! Tranquilidad, que todo esto tiene una explicación. Aun así, nos guste o no, no comenzaremos llevando a Sora, sino a Roxas, un joven rebelde de un aspecto similar al héroe de las dos primeras entregas. El caso es que Roxas está disfrutando de los últimos días de vacaciones en Villa Crepúsculo junto a sus tres amigos; Hayner, Pence y Olette. Sin embargo, durante esos días están ocurriendo una serie de extraños sucesos a nuestro joven protagonista: aparecen unas criaturas blancas, el tiempo se paraliza, hombre vestidos de negro, algo de una llave espada, … Y por si fuera poco, Roxas tiene unos extraños sueños que parecen ser recuerdos de una persona que este no conoce; un tal Sora.

Tras unos días de confusión, la voz de un hombre vestido de rojo llama a Roxas y le dice que vaya a una mansión que se encuentra en las afueras de la Villa. Tras una serie de acontecimientos, Roxas llega a una habitación con una flor gigante justo en el centro de esta. Sora está durmiendo ahí. De eso se sigue una triste escena en la que Roxas desaparece y Sora despierta de su letargo. Una vez más y acompañado de Donald y Goofy, estos tratarán de descubrir quienes son esos hombre vestidos de negro y ya sea de paso, dar con el paradero de Kairi, Riku y el rey.

Todo cuanto he explicado vendría a ser las tres primeras horas de juego, y con diferencia, las que mejor sabor de boca nos dejan tras finalizar el juego. Y es una lástima porque tras este espectacular prólogo protagonizado por Roxas, lo que viene a continuación hace aguas por todos los lados. Entendedme; no es que Kingdom Hearts II tenga un mal argumento. De hecho, este es muy interesante y muchos de sus elementos argumentales nos hacían ver una secuela muy superior a la entrega original, pero al final solo se queda en una pretensión. El principal problema de Kingdom Hearts II es que el argumento está muy mal narrado. Así como en la primera entrega nos ofrecían información en cada mundo que visitábamos, en la presente entrega no sucede lo mismo. Aquí nos sueltan información al principio, de cara a la mitad de la aventura y al final del juego, con lo cual se consigue que el jugador se desentienda de este.
JUGABILIDAD

A nivel jugable, Kingdom Hearts II ha cambiado bastante respecto a la primera parte, para bien y para mal. Me explico. Mientras que la primera entrega podríamos catalogarla como un action RPG, los elementos propios de un RPG se han visto claramente reducidos en esta secuela a fin ofrecer una jugabilidad mucho más arcade y vistosa, muy al estilo de Devil May Cry. ¿Con esto que quiero decir? Pues que habilidades como el uso de las magias y las invocaciones se han convertido en un mero elemento de decoración (excepto la magia Cura), pues estas no producen apenas daño en los enemigos. De este modo, siempre nos veremos predispuestos a recurrir a los ataques físicos. Vamos; un machacabotones de toda la vida, pese a que, todo sea dicho, el juego no llega a aburrirnos y resulta ser muy divertido por momentos. Pese a todo; ¿tanto les costaba diseñar un sistema de batalla que ofreciese ese toque estratégico de KH I y la espectacularidad y dinamismo de la presente entrega? ¿Es mucho pedir acaso?

Para más inri, la dificultad del juego ha bajado muchos enteros, y es que pese a contar con un selector de tres niveles (Fácil, Normal y Experto), ni siquiera el último de estos supone un reto para el jugador. No sé si seré el único, pero la impresión que me da el juego es que Sora se ha convertido de la noche a la mañana, en un ser extremadamente poderoso capaz de vencer a 1000 Sincorazón por si solo (y no es broma) y que los enemigos son unos paquetes. En otras palabras. Así como Kingdom Hearts I era un título muy exigente por momentos, KH II es un paseo por el parque. Y que conste que el que escribe estas líneas se considera un jugador bastante torpe en esto de los videojuegos, pese a llevar muchos años jugando.

Por Frodo

Aún así, no todo son malas noticias. El sistema de cámara era uno de los elementos más engorrosos de la pasada entrega ya que esta se las apañaba, muy en a menudo, en mostrarnos el peor ángulo posible. Afortunadamente, ha habido una progresión palpable en KH II y es que salvo en muy contadas ocasiones, la cámaras siempre nos ofrecerá la mejor perspectiva posible.

Novedades
Como ya me he cebado bastante con el juego, y creedme, es algo que me duele en el alma, creo que es hora de hablar de las mejoras introducidas, y es que son estas implementaciones las que hacen de Kingdom Hearts II un juego tan vistoso y espectacular. Para empezar, se ha añadido un movimiento llamado límite que con el que con la ayuda de un compañero, podremos efectuar ataques que mermen considerablemente la vitalidad de los enemigos. Otro aspecto importante del combate es el comando fusión; una habilidad que como su propio nombre indica, nos permitirá unirnos con uno de nuestros compañeros (o los dos). Una vez fusionados, Sora no solo será capaz de efectuar ataques mucho más poderosos, sino que además adquirirá una segunda llave espada. Si ya con una sola, Sora ya se vale para acabar con centenares de enemigos, con dos ya es el acabose.

Super Saiyan Nivel 2

También se ha añadido el comando de reacción, una habilidad que se activa bajo unas condiciones especiales, que no son pocas precisamente, y que funciona con el botón triángulo. Es decir, cuando se den estas circunstancias, aparecerá justo encima de la barra de comandos dicha indicación que deberemos pulsar rápidamente. Vamos; es como si se tratase de un quick time event. Generalmente, este comando nos permitirá esquivar ataques que de otro modo no sería posible, o bien, ejecutar ataques espectaculares.

Navegación
Como ya ocurriese en la primera parte, para viajar de un mundo a otro, utilizaremos la nave Gumi, un utilísimo vehículo aeroespacial con el que iremos superando un obstáculo tras otro como si de un shoot’em up se tratase. En la entrega original, estas fases suponían todo un calvario para el jugador, no por su dificultad, sino porque carecían de emoción. Para alegría de muchos, este minijuego de naves ya no resulta tan monótono como antes y de hecho, se ha mejorado lo suficiente como para resultar atractivo. Y vaya si lo es. Lejos de volver a utilizar aquellos bloques feos y repetitivos de KH I, se ha decidido apostar por una presentación mucho más dinamista y espectacular. Asimismo, las mejoras para la nave siguen estando presentes, ofreciendo al usuario un alto número de configuraciones distintas. Pero es que además, dispondremos de unos planos con los que podremos construir una nave totalmente nueva automáticamente; una aplicación sumamente útil para los que nos queramos rebanarnos los sesos.

Minijuegos y Búsquedas opcionales
Si decidimos hacer un alto en el camino, ya sea porque queremos desentendernos de la historia, o bien por cualquier otro motivo, siempre podremos recurrir a los minijuegos y a la búsqueda de objetos especiales, siendo los primeros mucho más abundantes que en la entrega original. Bien; El Bosque de los Cien Acres, hogar de Winnie the Pooh y cía, sigue estando presente y una vez más, nuestra misión será recuperar las hojas arrancadas del libro que han ido a parar en distintos mundos, para ir superando uno a uno los mini juegos que nos vayan proponiendo (explotar globos, disputar carreras, …). El caso es que la misión de encontrar las hojas ya no es tan desafiante y emocionante como antaño. Así como en KH I debíamos visitar una y otra vez los mundos para dar con estas, en la presente entrega nos las van dando a medida que avanzamos, con lo cual, pierde mucho.
Una vez más, el mundo del Coliseo del Olimpo, no falta a la cita, aunque con un cambio de aires ya que Hades abre en el Inframundo el Infiernódromo, un lugar en el que nos desafiarán con una serie de copas que tendremos que ir ganando. Afortunadamente, estos desafíos siguen siendo casi tan difíciles como antaño. Tampoco falta Sephiroth, quien una vez más se trata del jefe más “difícil” del juego, aunque visto lo visto a lo largo del texto, ya habrás supuesto, querido lector, que este combate opcional no supone amenaza alguna si en su día conseguimos vencerle en la pasada entrega, y es que el Sephiroth de entonces deja en agua de borrajas al de KH II. Una auténtica pena.

GRÁFICOS Y SONIDO
Más allá de su apartado jugable, Kingdom Hearts II presenta un acabado gráfico muy superior al de la primera parte, aunque también es verdad que han pasado cuatro años desde el lanzamiento de esta, y en algo se debe de notar. No obstante, eso no quita que KH II sea todo un portento a nivel visual que nada tiene que envidiar a otras superproducciones de su generación como Final Fantasy XII, Metal Gear Solid 3 y God of War II (por poner algunos ejemplos). Y es que pese a utilizar el mismo motor gráfico que KH I, se han introducido una serie de mejoras que saltan a la vista. Por una parte, los personajes son los que han pegado un mayor salto cualitativo en el conjunto, y es que el trabajo de animación realizado (tanto a nivel facial como en los movimientos) es impresionante. No hay más que ver a Sora y a otros personajes de la factoría Disney (sobre todo estos últimos) para darse cuenta.
Por otra parte, tanto los mundos extraídos de las películas de Disney  como los que son enteramente originales, lucen realmente bien y ahora contienen un mayor número de elementos en pantalla. Asimismo, los chicos de Square han aplicado a estos una tonalidad más oscura si cabe que en las entregas respectivas. Si bien, Kingdom Hearts ya presentaba dichas características en algunos mundos como Bastión Hueco y Fin del Mundo, en KH II son mucho más abundantes.

Cambiando de tercio. Una de las mayores lacras que tenía KH a nivel visual, eran que las fases en las que utilizábamos la nave Gumi, presentaban un acabado gráfico bastante pobre. Afortunadamente, esto se ha arreglado en el juego aquí presente. Ahora, estas son mucho más realistas y cuentan con una amalgama de luces y explosiones impresionante. Así pues; ¿hay algo que se le pueda achacar a un apartado tan impecable? Puestos a criticar, diría que el mundo de Piratas del Caribe, no termina de casar con los restantes. Sí, ciertamente los personajes son realistas a más no poder (cuesta creer que eso lo pueda mover una consola como PS2) pero como ya he dicho, no logran integrarse con el resto de personajes de otros mundos, pues estos últimos muestran un aspecto de dibujo animado.

Respecto al apartado sonoro del juego, nos encontramos ante unas buenas melodías que acompañan muy bien con la ambientación de este, aunque huelga decir que muchas de estas ya han sido utilizadas en la entrega original, con lo cual, pierde parte del impacto que ocasionó esta. No obstante, las partituras que son enteramente originales son un goce para nuestros oídos. Algunas como el tema de Roxas y el tema principal del juego, Sanctuary, son los más destacados, pese a que esta última no sea tan impactante como Simple and Clean. En este sentido, KH I se muestra muy superior a la entrega aquí presente.
Sin embargo, el mejor aspecto del apartado sonoro (o peor; esto ya es cuestión de gustos), es la localización del juego al castellano. Sí; por primera vez y única hasta el momento, Square-Enix nos trajo un juego enteramente doblado a nuestro idioma, aunque en todo caso, dicho mérito se le debería atribuir a la distribuidora, Proein Games. Cabe decir que dicho doblaje provocó opiniones muy dispares: unos pocos piensan que está muy bien mientras que otros tantos reniegan de este. Gran culpa de estas segundas opiniones vienen dadas porque el protagonista principal del juego, Sora, está doblado por Adolfo Moreno; la voz de Ash Ketchum de la serie Pokemon (ciertamente, ignoro porque se le tiene tanto odio al chaval xD). De hecho y aunque parezca mentira, jamás me dio la sensación de que el protagonista fuese a soltar de repente “Pikachu, te elijo a ti” xD Respecto al resto de actores de doblaje, estos cumplen sobradamente con su cometido. Tiene sus defectos pero; ¿Qué doblaje no los tiene?
RESUMEN
Resumiendo que es gerundio. Ciertamente; todo cuanto he dicho puede significar que el juego de marras es una mediocridad, pero no es así. Kingdom Hearts II es un muy buen título, pero que sencillamente no ha sabido cumplir TODAS las expectativas depositadas en este. Y es que a costa de mejorar algunos aspectos jugables, se han descuidado otros tantos que no le hacían ningún mal a la entrega original. No obstante, KH II es un juego francamente espectacular por momentos (la batalla contra los 1000 Sincorazón y el combate contra el jefe final son momentos difícilmente olvidables) y muy divertido, pero que lamentándolo mucho, es bastante inferior a la primera entrega.
 
Nota: 6

 

¿Que os parece? ¿Veis bien que le haya puesto al final una nota numérica, o bien preferís que mis artículos continuen sin esta. Dejad vuestra opinión para saber como debo obrar.
 
Saludos ^^