SONY o «Una serie de catastróficas desdichas»

   

     Quién le iba a decir a una compañía tan sumamente potente como Sony que se las vería en semejante encrucijada. Con más de 80 millones de PSX en el mercado y alrededor de 100 millones de Playstation 2 instaladas en los hogares de todo el mundo (y esa cifra continúa creciendo, sobretodo después de la última gran rebaja de la consola), no es de extrañar que un gurú del sector como Ken Kutaragi, “padre” de PS3, pensase que la batalla estaba ganada de antemano.

     La realidad hoy día se aleja mucho de esos presagios tan optimistas y, por vez primera en muchos años, Sony marcha en última posición en la carrera hacia la victoria, por detrás de una Nintendo que ha sabido resurgir de sus cenizas, cual ave fénix, tras la irregular y poco exitosa Gamecube, y la fuerza arrolladora de la nueva máquina de Microsoft, la Xbox 360.

     Pero nada se derrumba si hace gala de unos pilares firmes y consistentes, y es precisamente ahí donde Sony parece haber sucumbido. Como bien reza el título, la compañía de Kazuo Hirai, sucesor desde 2006 de Kutaragi, ha venido padeciendo una serie de catastróficas desdichas que la han colocado lejos, muy lejos de la vanguardia donde siempre había estado.

     En “Caín y Abel” creemos que esta serie de desdichas son fácilmente reconocibles, no obstante los usuarios de Sony han venido quejándose de la mayoría de ellas desde hace algún tiempo. Así pues, vamos a hacer un breve repaso de cuáles son estas sombras:

Precio inicial de Playstation 3

     Muchos señalan éste factor como la razón principal del lento avance de la consola de Sony en el mercado. Un precio de salida desorbitado, al que había que añadir que venía sin juegos (sumándoles pues el elevado precio del software) y una competencia que podía presumir de ser mucho más barata (recordemos que Xbox 360 salía casi a la mitad y Wii por muchísimo menos). Un duro golpe para la economía de los jugadores, que veían cómo la consola de sus sueños, aquella que continuaba con el legado de las anteriores, estaba fuera de su alcance.

     Ahora Sony anuncia la nueva PSPgo! A un precio bastante elevado, que le está suponiendo a la compañía un aluvión de criticas considerable. ¿Un nuevo error?

Sixasis

     Uno de los fallos más garrafales de Sony fue el de prescindir del efectivo Dualshock (parece que había algún tipo de litigio por cuestiones de derechos de autor). En cambio, se optó por un mando con un limitado sensor de movimiento (en comparación con el wiimando) al cual, a día de hoy, todavía no se le ha sabido dar partido (debido a su poco margen de movilidad y a su escasa precisión). Algunos títulos han intentado adaptar al Sixasis sus sistemas de juegos, pero la verdad es que no han tenido demasiada suerte (pobre Lair, cuánto prometía). Con la nueva política de Sony de rectificar constantemente, hace poco que salió a la venta el DualShock 3 a 59,90 euros. ¿Será demasiado tarde?

Dificultad a la hora de programar

     ¿Cuántas veces habremos oído decir ésto de una consola? Según las habladurías, Nintendo 64, Dreamcast, la primera Xbox y hasta la anterior Playstation 2 podrían haber acusado este problema. Parece que ahora se repite la misma historia y, sea cierto o no, dicha información está suponiendo un varapalo para la compañía nipona y un elemento más de agresión para la creciente ola de detractores de la consola. El tiempo nos traerá la verdad.

Desaparición de la Retrocompatibilidad

     Sony supo poner freno a las críticas vertidas contra Playstation 3 ofreciendo nuevos packs con más (o menos, según el modelo) GB y una variada oferta de juegos y/o películas en Blue Ray-Disc incluídas, pero el precio a pagar iba a ser muy caro, prescindiendo de uno de los mayores atractivos de la consola, la retrocompatibilidad con los soportes anteriores. Una difícil decisión que los usuarios todavía no han perdonado.

Pérdida de exclusividades

     Si le preguntásemos a cualquier jugador cuáles eran las grandes franquicias exclusivas de Sony, nos daríamos cuenta de que la mayoría de ellas ya se han soltado de la mano de la marca Playstation. Tekken, Final Fantasy, Metal Gear Solid, Grand Theft Auto… Mucho del poder de Sony residía en estos títulos, por tanto este factor explicaría la actual situación de la compañía.

Home

     Que una compañía anuncie un juego para aumentar las ventas de su consola y, de paso, para generar cierto hype, es totalmente lícito. Ahora bien, lo de Home ya tiene delito. Más de tres años mareando el tema, sin tener, a día de hoy, el proyecto finalizado (de hecho, cuando iniciamos sesión, podemos leer claramente HOME beta). Incluso un directivo de la compañía afirmó no hace mucho: "Es verdad que anunciamos Home demasiado pronto". Un nuevo error reconocido.

La competencia, por supuesto

     No es de justicia no reconocer el merito de la competencia. Wii y Nintendo DS, por una parte, ha sabido acoger en sus brazos a todo tipo de jugadores, sobretodo a aquellos que jamás se han atrevido a acercarse a un videojuego. Gracias a Nintendo, podemos encontrarnos a un abuelete jugando a Big Brain Academy, por ejemplo. Por otro lado, Microsoft a jugado muy bien la partida, creando nuevas franquicias (Halo, Gears of Wars, Fable…) y apoderándose de aquellas que hacían fuerte a su enemigo. Pese a la supuesta superioridad gráfica de PS3, no hay actualmente en el mercado un solo título que de credibilidad a esta afirmación.

Pérdida de carisma = bajada de pantalones

     Sony ya no es la marca más original, y prueba de ello es la tendencia a copiar logros de la competencia, como el sensor de movimiento de Wii (primero con el fallido Sixasis y luego con el nuevo aparato presentado en el E3 de este 2009) o la creación de Medallas y trofeos (genial invento de Xbox). Imitar a la competencia es reconocer su superioridad.

Rumorología

     Nadie se debería de echar las manos a la cabeza cuando afirmamos que Sony posee cientos de detractores que se vanagloriarían viendo cómo su nueva consola sucumbe a las críticas. Esta masa negativa (por llamarla de alguna manera) es proclive a la creación de rumores, normalmente perjudiciales para la compañía: Chips defectuosos en algunas consolas, una absorción de energía eléctrica escalofriante por parte de PS3, la susodicha dificultad en la programación, etc. No es de extrañar la nube tóxica que rodea la marca y que le ha hecho perder mucho de su antiguo prestigio.

 

     En resumidas cuentas, éstos son algunos de los factores que parecen haber supuesto la actual “derrota” de Sony frente a Microsoft y a Nintendo. Pero no todo está dicho, y Kazuo Hirai y todos los que seguimos confiando en la compañía, pensamos que ahora, a las puertas de una pronta bajada de precios (que de momento parece haberse retrasado hasta el Tokio Game Show de este año) es el momento en el que las cosas comenzarán a ir a mejor. Como citaban en una conocida película de Ridley Scott, “Cuando ya has tocado fondo, el único camino a seguir es hacia arriba”. Así pues, aguardamos con optimismo este esperado resurgimiento.