Análisis Dead Space

 

Al fondo a la derecha

     Cuando una empresa de videojuegos busca generar hype con su última creación, debe de cumplir uno de estos dos factores para conseguirlo: por un lado ofrecer un producto cuya calidad esté muy por encima de lo que existe actualmente (como es el caso de Heavy Rain, por ejemplo), o dos: presentar la continuación de una saga consagrada entre los aficionados (léase Final Fantasy XIII). Si se da uno de éstos dos factores (que también pueden darse ambos en un mismo título) la expectación creada será tal, que el juego habrá alcanzado el éxito mucho antes de ocupar un lugar en las estanterías de las tiendas.

     Por suerte o por desgracia, Dead Space no logró reunir ninguna de estas dos características y, como ya ocurriera con God of War, cuando el juego vio la luz se convirtió en una de esas agradables sorpresas que muy pocas veces suelen darse en el mundo de los videojuegos.

     Una vez que lo han jugado de principio a fin, Caín y Abel te traen su valoración. Aquí está:

 

Gráficos:

     ABEL: Cuando uno empieza una partida a Dead Space, lo primero que le llama poderosamente la atención son los increíbles efectos de luz. Comenzamos en la USG Kellion, una pequeña nave que acude en ayuda de la USG Ishimura, que se encuentra anclada al Planeta Aegis 7. Mientras nos acercamos a ella, la intensa luz de una estrella nos ciega por momentos, una luz que sale y se esconde por detrás de las rocas que viajan a la deriva por el espacio exterior. Es un efecto verdaderamente realista, pocas veces logrado en un videojuego, y que muestra, en tan sólo dos minutos, el enorme potencial del juego de EA.

     Existen muchos otros elementos durante la aventura que mantienen la calidad (el modelado de los personajes, la fría representación de la gravedad cero, el aspecto y el tamaño de los Final Bosses, etc), pero es la luz la que destaca por encima de todo (jugar con la luz apagada es una delicia).

     Pero lo importante en Dead Space no es el aspecto general, sino el crear una ambientación digna de un film de terror, y es ahí donde el título da la campanada: desde el momento en el que ponemos un pie (o una bota) en el largo pasillo del muelle de la Ishimura, todos los elementos se ponen en funcionamiento y convergen en un mismo punto para ofrecernos una de las experiencias más terroríficas y opresivas de los últimos años. En este sentido, el juego se acerca más a la claustrofóbica linealidad de Silent Hill, poniéndonos por delante pasillos oscuros, salas envueltas en llamas y habitaciones destrozadas (que sugieren más que enseñan)…

     En este apartado, el producto de EA raya a un muy alto nivel.

      CAÍN: Mi querido hermano, no engañes a los pobres jugadores. Es verdad que Dead Space posee detalles interesantes, pero te has olvidado de las sombras. Por que, como digo siempre, no es oro todo lo que reluce. A la ortopédica y limitada movilidad del protagonista (que parece que en éste, como en muchos otros aspectos, hereda directamente de la serie Resident Evil), hay que sumarle el pobre aspecto de algunos necromorfos, con texturas simples y un diseño bastante convencional. Por otro lado, tenemos una física algo sospechosa, que se pone en evidencia cuando pasamos por encima de los miembros de los cuerpos cercenados (¿quién no ha soltado una sonrisilla ante tan ridículo efecto?), o cuando nos acercamos a algún elemento "interactuable".

     En otro orden de cosas, los escenarios son poco, muy poco originales (de Alien pasamos a Horizonte Final y vuelta a Alien), y a partir de, aproximádamente, la mitad del juego se tornan repetitivos y carentes de una personalidad propia (en ocasiones parece que caminamos por los mismos habitáculos).

     Sería un loco si dijera que Dead Space no tiene virtudes en este apartado, pero tú, hermano mío, serías un necio si no reconocieras sus deficiencias.

 

     Sonido/Música:

     ABEL: Éste es, sin ningún tipo de duda, lo mejor del juego. Pocas veces el sonido había tenido tanta importancia en un videojuego, y ésto es debido a un uso maestro de los efectos. Más de una vez saltarás del sofá al escuchar cómo algo metálico (que no sabes de dónde procede) choca violentamente contra el suelo o cómo unas extrañas voces musitan una oración en un lenguaje incomprensible. No echarás de menos la música (que brilla por su ausencia).

     En este sentido, nuevamente nos retrotraemos a la solitaria Silent Hill, donde el terror psicológico prima sobre cualquier otra forma de miedo, gracias, en parte, a los ruídos y las voces. Y si a todo ésto se le une un excelente doblaje al castellano, nos quedamos sin palabras.

     CAÍN: Nada que añadir…

 

     Duración/Extras:

     ABEL: Tantos niveles como para sentir que hemos invertido bien nuestro dinero, posibilidad de rejugarlo para conseguir y perfeccionar todas las armas disponibles, tres modos de dificultad, el reto de obtener los trofeos… En fin, una título con una duración bastante decente (para pertenecer al género al que pertenece), que incluso se atreve a incluir minijuegos a lo largo de la odisea (el típico apunta y dispara a los objetivos móviles y un extraño basket espacial).

     CAÍN: ¿Cómo puede un juego tan corto hacerse repetitivo? Pues Dead Space lo consigue en muy pocas horas (una vez alcanzado el nivel seis, más o menos). Cuando descubramos que la mayoría de las armas son tan inútiles como derrochadoras, cuando comprobemos que los desarrolladores han volcado todas sus ideas en las fases iniciales, cuando nos demos cuenta de que este juego no merece una segunda vuelta, ya será demasiado tarde (el dinero ya no estará en nuestro bolsillo). Por que de la guía para tontos ni hablamos (sí, esa luz que sale del brazo de Issac y nos indica por dónde hemos de continuar).

     Los extras merecen una mención aparte: se está extendiendo la moda de incluir extras absurdos en los juegos (ilustraciones y arte conceptual) que, si bien no dudo que alguien le haya echado un ligero vistazo, sí que dudo que tengan algún tipo de interés o relevancia para cualquier jugador. ¿Por qué no incluir un Make in off en condiciones, por ejemplo?¿Por qué para ampliar la vida de Dead Space tenemos que pagar más dinero en la Playstation Store del network? ¿Algún día obtendré la deseada respuesta?

 

     Conclusión:

     ABEL: Como ya hemos comentado anteriormente, Dead Space es una de las sorpresas más gratas de los últimos tiempos. Con un argumento realmente interesante, un nivel gráfico a la altura de la nueva generación, una atmósfera inquietante y un sonido sobrecogedor, no creemos que nadie pueda hacerle ascos a la aventura del USG Ishimura.

     Según la crítica, muchos lo tachan de reciclar ideas usadas en otros juegos (se le compara constantemente con Resident Evil 4), pero este título también aporta cosas nuevas, como una forma de acabar con los enemigos nunca vista (y que hace que con cada aparición de los necromorfos las pulsaciones se nos disparen), o un uso inteligente del HUD (o las barras de vida y energía), que se situan en el traje del protagonista para que la inmersión sea total.

     En definitiva, la creación de EA logra sorprender y crearse una personalidad propia dentro del género del terror. Nadie se sentirá defraudado. Un juego sobresaliente.

9,5/10

     CAÍN: Pues sí Abel, Dead Space es una mezcla de muchas cosas, pero nunca algo único. La atmósfera viene directamente de las películas más famosa de la Ciencia Ficción y el Terror, con Aliens a la cabeza (el modo en el que los parásitos se introducen en los cadáveres para transformarlos en necromorfos recuerda bastante a la peli de Ridley Scott); la forma de disparar está copiada directamente de Resident Evil 4 (con la cámara al hombro y todo) y, si me apuras, el sistema de mejora de armas está inspirado en el tablero de esferas de FFX.

     El argumento es bastante simplón (la forma en la que Kendra nos va facilitando las misiones es de todo menos natural), y lo que tú, amado hermano mío, alabas como algo original (me refiero a los HUD) falla estrepitosamente en la implementación de los menús (quien diga que puede leer bien los archivos de texto miente como un bellaco).

     A grandes rasgos, el principal defecto de Dead Space es la falta de personalidad (ni siquiera podemos sentirnos identificados con un protagonista al cual ni se le ve el rostro ni se le oye). En EA afirman que este es el primero de una nueva franquicia (que ya contamina a otras consolas como Wii con "Extraction"), así que esperaremos a que la continuación ofrezca, por lo menos, una experiencia propia y no un collage de elementos reciclados.

     Que arda en el averno… (juar, juar, juar… )

3,5/10

PUNTUACIÓN MEDIA

6,5/10

(Opina sobre esta valoración: ¿estás o no de acuerdo? ¿Qué nota le pondrías tú?)