Las Mejores Revistas

     Leyendo una entrada reciente sobre una revista especializada de pc/videojuegos, hemos tenido un momento de esos de dulce melancolía, recordando los buenos momentos que nos han hecho pasar las que, para nosotros, son o han sido las mejores revistas del sector.

     Comenzamos con SuperJuegos, la primera, la original, aquella revista de tropecientas páginas que hablaba sobre el futuro de los videojuegos (y por aquel entonces también de pc) con el optimismo y la ilusión con la que un niño pequeño admira su objeto de deseo a través del escaparate de una tienda. Aún recuerda Abel cómo se le hacía la boca agua gastando con su mirada las fotos de aquellas extrañas y fascinantes aventuras gráficas.

     La revista tenía unas portadas muy atrayentes, unos redactores muy cachondos (que se pasaban la mayor parte del tiempo lanzándose disparates unos a otros), y una sección que nos encantaba, que dirigía un tal SuperGolfo (aunque ésto fue posterior) y que, en resumen, trataba de darse caña a saco con comentarios ingeniosos y algo escatológicos.

     Con los años fuimos perdiéndole la pista: el número de páginas totales disminuía con cada entrega (no así el precio), y finalmente caímos en las redes de la voraz Hobby Consolas, que triplicaba su tamaño, y olvidamos la SuperJuegos y su posterior conversión a Xtreme.

     Con la llegada de Nintendo 64, apareció una de las revistas que más nos han apasionado nunca: La N64 (lo que nos costaba pedirla en las tiendas… ¡nunca nos entendían!). Era una revista pequeña y muy monotemática, pero poseía un encanto especial, un carisma que no hemos vuelto a ver en ninguna otra.

(La N64 es la de la izquierda)

     Sus análisis eran espectaculares (no meras sinopsis del juego como pasa, por ejemplo, con la exitosa Hobby Consolas), llenos de detalles curiosos y siempre relacionados con el gameplay, con las experiencias que los redactores tenían con el mando de la consola en la mano. Era tal su cariz de jugadores y no de simples analistas que, en una de sus muchas secciones, se planteaban retos adicionales a los juegos (algo así como los actuales logros y trofeos), como por ejemplo cruzar Hyrule en X minutos a caballo, cazar un determinado número de enemigos, etc… y los lectores enviaban fotos con sus hazañas o su increíble puntuación.

     Era tal la fascinación que nos causaba aquella publicación que, mucho tiempo después de que se nos averiara la Nintendo 64, seguíamos comprando la revista (lástima que dejaran de venderla… snif…).

     Terminamos con la que nosotros consideramos que es la revista más madura del sector de los videojuegos: La revista EDGE (que parece ser que también ha expirado hace escasos meses). Nunca habíamos leído unos análisis tan profundos y detallados. En muchos casos parecían que sus redactores eran catedráticos, pues utilizaban un argot ciertamente rico y complejo, digno del análisis de una obra artística. Además, eran rigurosos y muy exigentes con los juegos. Raro era la vez que veías un 10 al final del texto.

     Los únicos defectos que tenían eran el típico recorte de páginas constante, que les llevó a parecer un folleto en sus últimos números, y un claro origen inglés (recordemos que la mayoría de los artículos eran traducciones literales de la EDGE inglesa), aunque ésto último fué perdiéndose paulatinamente, junto con una ligera bajada en la calidad y profundidad de los análisis.

     Actualmente era la única publicación que nos hacía acudir al quiosco mensualmente, pero un supuesto cambio de editorial ha provocado su repentina desaparición (aunque en su web afirman que todavía existen). Una pena.

     Bueno, hasta aquí el ejercicio de memoria. Ahora te toca a tí:

¿Cuál ha sido la mejor revista de videojuegos para tí?

¿Y la peor?