analizando: world in conflict

¡Saludos!

Voy a dedicarle un análisis hoy a world in conflict, un rts que he podido jugar recientemente en formato reeditado al darle una nueva oportunidad, visto que en el momento de su lanzamiento su propuesta (la enésima recreación en un juego de estrategia de una hipotética tercera guerra mundial) por número de opciones y profundidad estratégica en un principio no me sedujo demasiado: craso error, para variar.

World in conflict es un videojuego para pc imprescindible; y punto. Brutal, visceral y directo (no hay más de lo que se ve): impecable en su ejecución y con un mimo y un trabajo detrás de cada pequeño detalle que hace que, casi cualquier juego de estrategia, se quede pequeño a su lado. ¿Exagerado?…

Amanecer rojo

World in conflict, como ya he mencionado, narra una posible tercera guerra mundial cuyas principales potencias opuestas son, como no podía ser de otra manera, EE.UU y Rusia. Ahora bien, world in conflict se desmarca en la puesta en escena; y lo hace de un modo tan ambiguo como revolucionario: donde otros juegos de estrategia dejan ver una medio trama con unos cuantos videos y dos líneas en las que nos cuentan lo buenos que son los americanos y como han vencido a las fuerzas del mal, la obra maestra de massive nos narra un culebrón filosófico-nuclear que se nos grabará irremediablemente en las retinas gracias a un despliegue de talento y medios que, en este genero, tienen muy pocos precedentes.

Concebido en un principio como juego y expansión autojugable para más tarde recopilarse en una edición que alterna una campaña y otra; los argumentos y motivaciones de los principales dirigentes de ambos bandos se van mostrando mediante unas cinemáticas de longitud considerable realizadas con el propio motor del juego: multitud de personajes principales y secundarios que no actúan como meros comparsas sino que muestran personalidades totalmente dispares.

Detalles como los gestos y la animación de cada personaje, su acento (el doblaje al castellano, específico para cada personaje, es sencillamente impecable) , los planos que impregnan cada escena, su excepcional banda sonora (con el mítico tema everybody wants to rule the world de teas for fears) …todo, absolutamente, genera una sensación de encontrarse ante una superproducción digna de hollywood, una inmersión, en definitiva, rara vez vista en un videojuego y ya no hablemos del genero al que pertenece, no caracterizado por su intensidad precisamente.

Cuando la acción salta, al fin, al campo de batalla, la cosa se vuelve en cierto modo más estándar: alternamos el control de una facción u otra y cumplimos los objetivos primarios y secundarios del campo de batalla; para ayudarnos disponemos de la posibilidad de solicitar diversos tipos de refuerzos (infantería, blindados…) y ataques especiales, a menudo venidos de las fuerzas aéreas pero que pueden llegar a derivar en verdaderas masacres nucleares; siempre que dispongamos de crédito suficiente que, como no, se adquiere con el paso del tiempo y con el cumplimiento de objetivos…Destacable es como, en una curva de dificultad ascendente y muy bien planificada, por medios y demás características, los refuerzos empiezan llegando muy deprisa en grandes cantidades pero tanto su velocidad como cantidad se va degradando con el paso del tiempo.

Su manejo es equiparable al de cualquier rts militar en 3d: disponemos de un zoom que nos permite acercarnos casi a la perspectiva de un fps y de un control total de 360· sobre la cámara para controlar con todo detalle lo que sucede a nuestro alrededor, y gracias a las teclas de acceso rápido resulta muy agradable al no dar la sensación de “desmadre” que se suele dar en algunos de estos títulos al no tener una vista periférica de todo lo que sucede: un clic y sabremos que pasa sin renunciar a toda la espectacularidad de las batallas.

Y es que es aquí donde brilla el apartado gráfico del juego con luz propia: con soporte tanto para dx9 como para dx10 las texturas y efectos de partículas generan tal sensación de caos y destrucción, que para vislumbrar algo remotamente similar, tenemos que irnos a fps y no simples precisamente, tipo modern warfare 2.

Veremos centenares de árboles, edificios y todo tipo de infraestructuras explotar, y de fondo; refuerzos descendiendo y multitud de elementos en pantalla: la distancia de visión es brutal, el detalle; abrumador, y el diseño de los escenarios (muy a lo 2012) simplemente desolador.

No es, con todo, un apartado exento de problemas: los requisitos de hardware son, en el mejor de los casos, desorbitados (juegos como crysis piden menos equipo); aunque por otra parte la cantidad de efectos visuales y de deformaciones escenográficas (que otorgan además, profundidad táctica aunque lejos de lo visto en juegos como company of heroes o, incluso, faces of war) lo hacen cuanto menos comprensible.

Además, dispone de un completo menú de configuración para adaptarlo a equipos más modestos.

La superposición de objetos, por otra parte, tampoco es algo de lo que se libra este world in conflict; y basta con forzar el zoom al máximo para comprobarlo: las unidades que controlamos si se aproximan a la cámara pasan a “flotar” de forma leve o a volverse en parte invisibles…detalles menores que en ningún caso afectan al que es uno de los juegos más espectaculares visualmente que se pueden ver a día de hoy; con unas texturas excelentes, una iluminación dinámica espectacular y unas animaciones sobresalientes ( acojonánte al tratarse de un juego en el que se supone, lo que más utilizamos, es la perspectiva cenital) y claro..los efectos especiales y de partículas que , simple y llanamente, son lo mejor que puedes encontrar hoy en videojuego alguno.

En el plano jugable, la i.a hace filigranas: se adapta de forma continua al entorno cuando no realiza acciones scripteadas pero siempre de múltiples formas y totalmente creíbles (como cargas masivas contra un punto de defensa) ; la posibilidad de mantener rutas de suministro y la cantidad de ordenes que pueden realizar nuestras unidades así como su numero y variedad están dentro de lo comprensible en este tipo de juegos (helicópteros, tanques, morteros, infanteria…), y en ningún momento defrauda en una campaña excepcionalmente llevada y que destaca por su enorme variedad que va desde aprovecharse del sigilo con cuatro o cinco soldados a guiar verdaderos ejércitos en algunos de los edificios más emblemáticos históricamente hablando, Una pasada, vaya.

Hubiera estado mejor, eso si, una campaña algo más larga (aún contando la expansión), ya que da la sensación de que con un sistema de juego tan pulido (¡¡ni un solo bug!!) se podría haber llegado aún más lejos si cabe, cosa que queda totalmente subsanada con su revolucionario modo multijugador, en el que cada usuario asume el rol de una unidad.

Puede parecer algo caótico en un principio pero basta con dar con un buen grupo para darse cuenta del mundo de posibilidades que algo así ofrece: tender emboscadas, utilizar cebos…por profundidad y diversión no hay multijugador rts igual en el mercado; merece vivirlo: Si, así es, porque world in conflict no se juega, se vive.

———–

gráficos: 9.5

sonido: 10

jugabilidad: 9

total: 9.5