analizando: world of goo

¿Qué entendemos por videojuego alternativo exactamente?

Es decir, ¿Qué ostias entendemos realmente?

¿Un videojuego realizado con pocos medios, un estudio pequeño?

¿Un videojuego con ideas innovadoras, o en su defecto, idas de olla como una catedral?…

 

Si, pero no (¡toma jeroma!): Dicen los que entienden que world of goo es uno de los máximos exponentes en videojuegos alternativos…Sigo sin poder hacer una definición en condiciones después de jugarlo, pero si algo queda claro es que, detrás de su aparente simplicidad (totalmente falsa), detrás del aparentemente sinsentido de su propuesta y desarrollo, se esconde un videojuego que; no se asienta en ningún referente para exponer sus virtudes, no se compara ni imita con ningún otro título…Sencillamente inventa sus propias reglas: jugar a World of goo es, en lo bueno y no tan bueno, una experiencia que no vivirás con ningún otro videojuego, sea mejor o peor.

 

 

 Anarquía videojueguil 

 

Detrás de todo videojuego como en cualquier producción hay una historia humana y a menudo más cercana de lo que pensamos: el problema con la mayoría de productos comerciales es que todo está tan guionizado, todo es un clon de otro clon del primo de otro clon, que esa humanidad se va perdiendo por el camino. Cuando vas a saco para desmarcarte e intentar sacar tajada para ganarte la vida por el camino esto no pasa, o al menos, no pasa en tal medida: y en world of goo esa historia impregna todo el juego, ES el juego, y eso es algo que no pasa todos los días.

 

 

 

Valga situarnos en antecedentes por eso: el juego, disponible en el bazar de wii con un éxito notable y masacrado por la piratería en pc, fue programado por tan solo dos personas que anteriormente trabajaban en una gran empresa de videojuegos y que acabaron como se suele decir, hasta las santas narices de presiones y recortes creativos a diestro y siniestro ; las voces y efectos de audio (con algunas de las composiciones más logradas del videojuego contemporáneo) fueron creados  por ellos mismos con métodos tan rudimentarios como la propia voz, un micrófono o una botella de vodka y se lanzó al mercado con tan solo 200 dólares en la cuenta corriente de estas personas. Y el juego sin ser un éxito rotundo y fuera del Vietnam que es el pc, tuvo una acogida decente. Fue una épica derrota a la gran empresa, un “zas en toda la boca” rotundo y sonoro…y lo mejor es que encima fue con cachondeo incluido, y eso es porque sus creadores te explican en cada pantalla que juegas lo odiosa que puede ser (o que es según ellos) una empresa que bien podría ser Microsoft, ea o nintendo.

 

 

 

Pero eso es algo que no se advierte en un principio: la idea de juego a priori parece una chorrada como una catedral y lo primero que se piensa es un “ehm; vale,… ¿y concretamente, que se ha fumado esta gente?”, pero repito, eso es solo en un principio.

 

El esquema de juego consiste básicamente en una pantalla 2d horizontal en la que, mediante un sistema físico impecable, debemos conducir los goos (unas bolitas con ojos y voz gutural de diferentes características y densidades) hacía la salida realizando construcciones entrelazando a los mismos y aprovechando diferentes puntos de apoyo y otros elementos del entorno: en una pantalla del principio, por ejemplo, hay que entrelazar los goos para hacer un puente y llegar a un punto determinado pero para ello hay que sostener el puente con algunos globos que establiizarán algo la estructura si los colocamos con vista.

El planteamiento es harto variado además, y en diversas pantallas se impondrán diversas normas como dejar libres por la estructura una cantidad determinada de goos por ejemplo, lo que unido al estupendo diseño de escenarios lo convierte en un juego de puzzles tremendamente complejo, de posibilidades casi infinitas y muy variado.

El sistema de físicas responde de manera espectacular y ningún reto (elementos cortantes contra las estructuras, pantallas que ocupan más que el monitor…) está puesto de más conformándo una experiencia de juego tremendamente sólida.

 

Pero a pesar de todo eso, de su divertida jugabilidad (la dificultad está muy bien impuesta además, con tutoriales y ayudas, y una curva ascendente muy trabajada) , dónde el juego destaca es en el plano artístico: los escenarios presentan un diseño tan variado, agradable visualmente y detallado que cuesta creer y demuestra que las 2d todavía no han muerto (y dudo mucho que lo hagan)…la calidad gráfica demuestra en lo artístico al menos, ser un verdadero referente, lo que unido a su brutal banda sonora genera una sensación de inmersión en su extraño mundo, repleto de monstruos y construcciones extrañas, simplemente indescriptible.

 

 

 

 

Y al final, al jugar el juego, te das cuenta de que has jugado una critica al sistema capitalista y no una paranoia brutal (aunque sus creadores hayan contestado una y otra vez que la idea principal no es más que una chorrada) , guiando unas bolitas extrañamente parecidas a mugre en estado puro por unos escenarios tan bellos como decadentes mostrando que no todo lo que reluce es oro.

 

O eso o que le hemos buscado tres gatos al pie…En todo caso, al final el juego ha resultado ser un gran juego y no el enésimo titulo que escondiéndose en el “todo lo indie se ha de justificar” ha sido lanzado con las mismas premisas e intenciones que cualquier clon de gears of war, que no tiene que ser ni mejor ni peor. En todo caso, world of goo ha conseguido un duro objetivo: ir a su bola (de mugre) y triunfar en el intento.

Muy recomendable.

 

 

 Gráficos: 8

Sonido: 10

Jugabilidad: 9 

Total: 9