Critica destructiva: Los Serrano

Desde la yalejana llegada de médico de familia (“¡Chechuuuuuuurl! ¡Pon la lavadora!”) granparte de las series españolas emitidas en las emisoras abiertas que todosconocemos se han caracterizado por profundizar en los más y los menos de unafamilia cualquiera de clase media. Que si al otro lo echan del trabajo portocarse mucho, que si la niña es una choni que le pica el sobaco porque tieneun golondrino con gonorrea…Una forma de llegar a un público por un terreno quese conocía (e identificaba) muy bien, que no era otro que el de su propia casa.

Así, salvandotemporadas que les da solo por aislar adolescentes medio en pelotas, ya sea eninternados o barcos, es uno de los recursos mayoritarios a la hora de hacercosas de estas.

Cambios deactores a mitad de serie, poca profundidad: No se pide la panacea. A fin decuentas están para entretener a la familia cuando no dan otra cosa. Es comidarápida en materia de series cosa que no ha de ser mala de por sí. Menos cuandotienes a los serrano, perdón…

LOS PUTOS SERRANO DE LOS COJONES

 

Mi odio haciaesta serie es descomunal: Es como si metieran a crepúsculo, Dora laexploradora, Justin Bieber y toda la puta plantilla de infinity güard (aka estalínea de código me la “güard” para el año que viene) en una batidora y alengendro avernal digno de una cuna negra, le saliera la cara de Carmen deMairena.

Y que ese serdigno de hacerte potar el bocadillo de lentejas del medio día procediera aaventurarse con tu cuerpo en una lujuriosa y putrefacta noche de pasión. Y sincondón.

Pero todo esteodio no es sin más, no viene de la noche a la mañana, no es como cuando un día te despiertas y tienes un granaco enla frente con tanta pus como para engrasar veinte motores, no, hay toneladas demotivos, de puñaladas, de sangre, de vísceras, DE MIERDA JODER, DE MIERDA PURA:

 

 

 

…Y si esto ya no es motivo pa’ hacérselo mirar yodejo el trabajo y los estudios, me voy a una isla desierta, me pongo a hablarcon cocos y dejo a medio logrear el gears of war 3…

Estos abortos de infraseresson santa justa clan (sfk), aka los canis de la serie. Por lo menos la chicadel grupo creció con los años, ejem, bien. Y es que no todo iba a ser lágrimasen el hospital.

 

 

Pos igual no estamos tan mal…

Que no ostia, queno: En “aquí no hay quien viva” (más que estupendo giro de tuerca a lafilosofía “13 rue del percebe”) se cambia de actores cada dos por tres y sesacan de la manga excusas a cual más chorra pero, carajo, el siguientepersonaje que sacan está tan bien resuelto, da para tanta coña, que te daigual: Casi mejora y todo.

Y en los Serrano(perdón , que siempre me olvido, PUTOS SERRANO DE LOS COJONES) en vez de eso,en lugar de caer en lo autoparódico o ofrecer lo de siempre, sufre sus propiaslimitaciones y nos escupe un ¿drama? AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ NO ME JODASXXXXDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD de dos niñatos en pleno pavo que son hermanos porley (no por sangre) y que se molan con, ¡oh!, tensión sesuar de por medio…

 

 

 

 

 

 

 

…te la follas y ya, ostia, que va a haber queexplicarlo todo…

 

 

Cutre divorcios,personajes sosainas, más enamoramientos, un prota que amenaza con la escobilladel váter y te hace gracia una vez (las siguientes te descojonas pero no porrisa) , ofrecer comedia para saltar al drama con resultados que no se toma enserio ni el tato y…OH, ESPERA QUE AQUÍ LA LIO Y PARDA…¡FRAN PEREA!AJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJA

 

 

 

¡Uno más uno son sieteeee! ¡quien me lo iba adesí! ¡que aprobá las mates no era para míiiiiiiiiiiiiiiiiiii! ¡piribipiribiiiiiii!

 

Vale, estopretendía ser una especie de salto de medios, de la serie a la canción,propulsando al moñas este a las listas de ventas como por ejemplo han hecho enotros programas como el club de la comedia.

Primer error:para eso necesitas una canción pegadiza: ¿1 más 1 son siete? : PERO QUE COJONESME ESTÁS CONTANDO HAMIJOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO XDDDDDDDDDDD

PERO SI LAESCUCHAS Y ME DAN GANAS DE ECHAR BILIS CALCINADA POR LA BOCA. DE ESTRANGULARGATITOS ….¡DIOS! ¡HASTA ME PONDRÍA A ESCUCHAR CUALQUIER REMIX DE DAVID GUETTAFEAT LADY GAGA FEAT JUSTIN BIEBER FEAT MOHOMBY EN SU QUAD CON LAS LUCES LARGASENCHEGADAS A CORO CON PITBULL CON TAL DE LIBERARME DE SEMEJANTE ATENTADO A LARAZA HUMANA!

A lo que vamos,que del tal Perea no se acuerdan ni en el comedor de su casa. Viniendo de untipo que parece un adn digievolución entre los de amo a laura pero esperaréhasta el matrimonio, pereza, un grunge y un pato como que ya es mucho y todo.

Bueno, puesresulta que esta serie fue líder y todo, cosa que por otro lado tampoco meextraña. La gente hace muchas cosas: hay guerras, dolor, hambre, dlc’s…

Y lo mejor, porfalta de presupuesto, actores o estómago, después de un porrón de capítulosllegaron a un final en el que….

 

¡TODO ERA UN PUTOSUEÑO DEL PROTA CALVO DE LA ESCOBILLA DEL VATER!

 

 

Ajajajajaj me parto, ajajajajajaj una escobilla,ajajajajajajaj te tragas la escobilla, ajajajajajj, vale, que tampoco es patanto…

Exacto, tenemospersonajes con historias a medio contar pero como la cosa ya no sale, pues a lamierda. Dios, son personajes de ficción pero…Que carajo, hasta el puto FranPerea se merece un final mejor. Yo que sé, que saque un remix de la escobilladel váter más uno son siete porque era más fácil ser feliz o algo…Que enrealidad todo sea una conspiración judeomasónica de santa justa clan paracontrolar el tráfico de droja en la puerta del insti…que el padre de luke seachewbacca…

En fín, que meextiendo, no acercarse a esta mierda ni con un palo. Es mejor eurovisión ytodo.

Y a esto que otraentrada de bulto…xD

Analizando: Gears of War 3 (Xbox 360)

Epic Games,especialistas en la casquería espacial multijugador, o lo que es lo mismo,Unreal tournament.

Durante estageneración en cambio serán recordados por, Cliffy B personajillo donde los hayaa la cabeza, dar un nuevo giro a la perspectiva de los juegos de acción entercera persona con los Gears of war (y venderle muchas, muchas Xbox 360 por elcamino a los de Microsoft)

Al margen de loque piensa gran parte del publico, estos juegos son excelentes pero norevolucionarios: Simplemente se han generado con la suficiente vista como paratirar de recursos poco explotados (pero que ahí estaban) impulsándolos con lacalidad técnica que proporciona el poderoso caballero Don Dinero a nuevoslímites de excelencia.

Ahí tienes el usode coberturas de disparo con pulsar solo un botón de Kill Switch, la saludregenerable de Halo o los bosses aplasta humanos de esa joya injustamentecomprendida llamada Doom 3.

Gears of War esacción postapocalíptica ultraviolenta; con motosierras, tacos, testosterona ytodos los tópicos de las pelis de acción ochenteras de Arnold y compañíahabidos y por haber. Todo ello explotando al máximo la tecnología gráfica delunreal engine 3 con unos resultados tan peliculeros que cuestan de creer fuerade compatibles.

Así, su tercera y(aparentemente) final entrega llega, y lo hace cargada de pocas novedades peropuliendo y refinando su sistema de juego tradicional hasta límitesinsospechados. Por lo que se vuelve una propuesta, ya sea habiendo o no jugadolos anteriores, altamente recomendable.

Para ello se tirade los dos conceptos de juego de las dos anteriores entregas aunándolos en unosolo: Exacto, gears of war 1 y 2 son dos juegos diferentes en ejecución (no enconcepto) , hasta el punto de estar en tablas en más de un punto y ser máscomplementarios que versiones con mejoras sucesivas. Y gears 3 trae las suyasnuevas regalándose con las anteriores más celebradas.

Dicho de otromodo aquí tendremos los bersekers del primero irrumpiendo a por nosotros o laspeleas con aquellos bichos salidos de parque jurásico conocidos por los hamijoscomo brumaks. Y a cosas de ese estilo le sumaremos la nueva cosecha en formade, por nombrar un caso rápido, infiernos andantes a lomos de un mecha.

A grandes rasgosesto supone la sucesión de scripts (o secuencias prefijadas) más espectacularque ha dado la actual generación de videojuegos, muy por encima de lo que susanteriores entregas, call of duty o cualquier otro puedan ofrecer.Definitivamente se logra sumergir en una experiencia cinematográfica 100%, cosaque muy pocos (ya ni hablemos al mismo nivel) logran.

Semejantedescarga de adrenalina se mantiene en un modo principal de unas 11/12 horas(extensibles a unas 13/14 en los modos de dificultad elevados) conrelativamente pocos altibajos y un diseño de escenarios excepcional. La trama,convencional (es gears of war, ¿Qué falta hace?) , funciona a la perfección dehilo conductor, con secuencias excelentemente realizadas y diálogosentretenidos. Y una conclusión ejemplar de regalo, a prueba de los que noquieran dejarse estafar por dlc’s.

Tan buena es esatrama que hay lugar para todo con su lógica detrás: huidas contrarreloj,búsquedas desesperadas o incluso pinceladas de survival horror.

Por otro ladosorprende el manejo extremadamente dinámico del juego cosa que favorece y muchola espectacularidad: Moverse de cobertura en cobertura, cambiar de arma, saltarun parapeto golpeando un enemigo, empalar con una bayoneta a un rival en elmodo online o incluso fijar un elemento para que lo localicen nuestroscompañeros de equipo es sumamente suave, intuitivo y gratificante.

Si a eso leunimos coberturas destructibles, una física realista y una i.a (tanto enemigacomo aliada) excelente que se encarga de flanquear y actuar con naturalidad loque nos queda es una jugabilidad brutal, a pruba de bombas y que pese a surelativa simplicidad (aka tira hacia adelante y destroza todo lo que no tengapinta de humano) no se llega a hacer pesada en ningún momento.

Técnicamente ypor si no se había dado por supuesto hay que dejarlo claro: Sus gráficos son de10, simple y llanamente. De otro modo no sería posible la experienciacinematográfica que nos propone gears of war 3: Todo tiene un nivel de detallesoberbio, variado y que respira vida, algo sorprendente hablando de un motortan antiguo como es el unreal engine 3.

Especial mencióna los efectos especiales: Ver como un monstruo estalla en pedazos y se dispersatoda la imulsión (un liquidillo chungo con mucha importancia en la trama) a lapantalla es impagable. Por no hablar de las deformaciones de las GIGANTESCASconstrucciones ante nuestros ojos: Lo dicho, violencia glorificada, si, perocomo ningún videojuego ha sido capaz de ofrecerte.

El sonidoigualmente raya a un nivel alto, pero menos: El volumen de los diálogos (que nodestaca por un doblaje excepcional precisamente, aunque diste de los peores) sesigue solapando con el de el resto de efectos de sonido. Estos, aunque notablesy capaces de ofrecer una atmosfera bélica convincente, distan de los mayoresreferentes del género.

Por otro lado labanda sonora es muy buena, dista de las dos anteriores (brillantes), pero contodo es capaz de otorgar momentos de dramatismo impagables. Mención especial ala versión de mad world de Gary Jules a piano, acojonantemente brutal.

Gears of war 3 noes, en absoluto, mera carnicería individual: El modo online es de lo mejor(sino lo mejor) que puedes catar en un videojuego de acción.

Su buscador departidas, los modos de juego (que van de manejar enemigos o aliados en losmodos clásicos a aguantar un punto –instalando mejoras- o intentar arruinarlo amodos en los que se pueden aplicar mejoras prácticas, bizarras o de ambostipos) , su intuitiva jugabilidad que ya se presta al espíritu competitivo olos inmensos rangos a los que se puede acceder son garantía de una vida casieterna. Hasta que Epic saque (si lo saca) otro gears of war, vaya.

Todo esto nosería posible, todo hay que decirlo, sin unos mapas de multijugador biendiseñados, y en esto gears 3 parte la pana, pero bien.

No me extiendomás: Como nota decir que junto al lancer ahora tienes el retrolancer, que tepermite pulsar la “b” y, con maniobrabilidad limitada, tirar millas avelocidades supersónicas para empalar al rival con la balloneta con toda lasangría correspondiente a todo lujo de detalles. Poesía joder, poesía.

Nota: 9,4

Analizando: Mafia 2 (xbox 360)

Hacía ya bastante tiempo que no realizaba un análisis “enprofundidad” sobre un juego, pero esta ocasión bien lo merece. El juego del quehablo hoy en mi humilde cuchitril no es otro que el que se ha convertido, bajomi juicio, en el mejor título de la presente generación.

Una verdadera obra maestra que debe ser jugada por lomenos una vez en la vida por todo aficionado que se precie.

 –

Mafia 2 no recibió en absoluto (salvo algunos mediosindependientes) el favor de la crítica especializada: Digna continuación de unjuego que se ganó a pulso aquello de “uno de los mejores de la historia”, supropio nombre ya supuso una fuente inagotable de expectativas y ovaciones mesesantes incluso de que el juego apareciera en las estanterías.

Todo ese hype previo no fue sino algo totalmentejustificable: Salvando un port a consolas totalmente limitado en el aspectotécnico, todo lo que llevara el nombre “mafia” (del bueno, del de pc) era clarosinónimo de obra maestra. Tal cual.

Lo que hizo ese juego en su día (2002) para mover a lasmasas como lo hizo fue remover los cimientos de la narrativa en videojuegos:Por primera vez nos encontrábamos ante un PELICULÓN de mafiosos en nuestroscompatibles. Una historia seria, madura, llena de matices y momentos repletosde carisma. Con sus planos, con su banda sonora, con su de todo.

 Un producto con sumemoria histórica, sus situaciones repletas de documentación y su gustoobsesivo por el detalle extremo.

Y por si fuera poco todo ello acompañado de un apartadotécnico propio de un benchmark de la época: No en vano el juego era el límite gráfico,sonoro, de i.a y demás parafernalia por aquellos días. Aunque a costa de unordenador (como buen adelantado a su tiempo) extremadamente potente, todo hayque decirlo.

Para presentar todo aquello el juego recurría a una perspectivacon un planteamiento de sobra conocido por todos pero cuya ejecución distaba(dista) muchísimo de todo lo visto: Una ciudad de colosales dimensiones con sutráfico, sus locales, edificios y población aguardaba al jugador paradesarrollar la historia a base de persecuciones, tiroteos, búsquedas, huidas ydiálogos.

 –

Lo que viene a ser un sandbox (no confundir donde meanlas mascotas) pero con la particularidad de que aquí no servía para explayarlas opciones de juego con, digamos, absurdas misiones secundarias de recaderopor recurrir a un habitual: Simplemente servía para desarrollar un mecanismo deprogresión 100% lineal y carente de libertad de forma muy realista.

Dicho de otro modo, si mirabas al horizonte no veías (ote costaba mucho) ver un muro de cartón piedra. Al contrario, tenías una ciudadcon una ambientación muy envolvente, transeúntes acojonados y policías que seunían a la fiesta tras alborotar el orden público en aquella escaramuza demafiosos que se había complicado más de la cuenta.

Mafia no era un gta. No es un gta. Y mafia 2, que siguela línea maestra a pies juntillas tampoco. Mafia 2 es un juego lineal y hay queir a por el como se iría a por un Max Payne, un Alan Wake o incluso un Gears ofWar. Y esto hay que tenerlo muy claro para no dejarse llevar por la impresióninicial. Cosa que por ejemplo no hizo gran parte de la prensa, ejem,especializada.

El juego te cuenta una historia. Perdón, una HISTORIA, lacual pienso desgranar lo justo para no reventar sorpresas a nadie por mínimasque sean. Simplemente sería un insulto, ya que nos encontramos posiblementeante el mejor argumento que se pueda presenciar en un videojuego, algo queejerce mucho más que de mero hilo conductor a una secuencia de pantallitas paratomar las riendas en la inmensa mayoría de ocasiones.

A base de planos, doblaje, animaciones faciales y líneas dediálogo inteligentes, aterradoras, graciosas o, simplemente, brillantes, nosdejan en bandeja una trama de mafiosos y gangsters antes, durante y tras lasegunda guerra mundial que bien podría llegar, de existir en celuloide, aaspirar a un Oscar. Algo que hay que ver para creer.

Bandas, jerga, ocio, orden y una serie de referencias culturalesde una fidelidad (o inspiración) realista total sirven de eje para un plantelde personajes sencillamente brutal en este drama humano donde hay buenos quehacen cosas malas, malos que hacen cosas buenas, tontos que tienen planesbrillantes y listos que cometen estupideces impensables.

 –

Para mostrar semejante descarga de talento el hiloconductor será la amistad entre el personaje que controlamos (Vito Scaletta) yJoe Barbaro. Personajes con un carisma como no habrás visto jamás, aunque paramemorables las situaciones en las que se verán sumergidos.

Y el final…Buff, que decir del final, posiblemente de losmejores de esta generación, y no tanto por lo que cuenta sino por lo quesimboliza.

Cuando entre secuencia y secuencia jugamos, lo que nosencontramos es el sistema de la primera entrega (aún hoy excelente) depurado,optimizado y adaptado a los tiempos que corren. Así el juego nos meterá enpeleas de puños, tiroteos con coberturas destructibles, fases de infiltración,persecuciones en vehículo o simplemente desplazamientos de una punta a otra delmapa.

Lo que podría resultar algo relativamente convencional enmafia 2 abruma por el exquisito cuidado puesto en cada pequeño detalle:

Las peleas a cara de perro son algo memorable gracias alos combos y el sonido de fondo (de la banda sonora hablaremos más adelante yaque es un apartado que merece ser tratado como se debe) , los tiroteos algo increíblegracias al espectáculo de ver todo reducido a escombros y lo espectacular delas animaciones, la infiltración nos ofrece una agradecida libertad demovimientos para abordar al enemigo, el realismo de la conducción, casi desimulador, es una experiencia fascinante…Así con todo, incluso ir de una puntaa otra del mapa a encontrarnos con un personaje determinado (algo que haremosde forma muy frecuente) es un placer gracias al detalle y la vida puestos entodos y cada uno de los elementos de Empire Bay (así se llama la ciudad en laque el juego transcurre)

Si con una palabra se pudiera sintetizar todo lo quesupone en sus 16 (si no nos entretenemos en exprimir al límite el juego) horasmafia 2 sería sin duda la de realismo.

Realismo en entrar a una casa, rebuscar en la nevera yencontrar alimento. En encender o apagar las luces y grifos, en gastar dineroen una cabina telefónica, en reparar el motor de un coche o tener que respetarel límite de velocidad o llegar incluso a limpiar en un autolavado las manchasde barro o de nieve.

Realismo en ir a un bar y ver que hay una cajaregistradora, una gramola con la que podemos interactuar o diferentes bebidascon diferentes precios que tomar.

Realismo en que, durante los años en los que pasa eljuego (debido a un elemento angustioso como pocos) la publicidad cambie, loscoches cambien, la gente, sus modales y su ropa cambien.

Realismo en que llueva, nieve, sea de día o de noche. Conniebla o con un sol radiante.

Realismo, en que destrocen la cobertura en la que tecubres. Realismo en ver tras una cristalera la luz distorsionada de ese guardiaque está a punto de pillarte si no arrastras el cadáver del otro vigilante a unpunto de visión muerto.

– 

Realismo en pagar una multa, ser detenidos o lograrsobornar a un agente. Realismo en cada jodida línea de diálogo.

Realismo en el plato de ese ciudadano del restaurante,realismo en el escaparate que mira esa otra señora. Realismo en cada efecto de partículas.

Realismo y quizá brillantez, puro talento, lo que sea…Soloasí se puede entender que casi al principio del juego, en el invierno más durode todos los tiempos, suene “let it snow” mientras nos reencontramos con viejosconocidos y nieva en un memorable espectáculo pseudo-navideño.

Solo así se entiende, que te expliquen los controlesmientras te llueven balazos nazis, y lo mejor, que te enteres.

Solo así se entiende cierta misión que transcurre en unedificio de negocios que desde ya debería formar parte de la historia de losvideojuegos.

Solo así se entiende que su banda sonora conjugue laorquesta de Praga con verdaderos TEMAZOS de las épocas del juego con tantabrillantez. Tararearás el boom boom de las narices, no lo dudes, como teconmoverás con la música del menú de la intro.

Solo así se entiende su dirección de arte: Cada piso,cada casa, ese observatorio, esa iglesia o esa valla publicitaria con la que tehas empanado y ya llevas medio minuto. Por no hablar de ese detalle gráfico,simple y llanamente, de matrícula.

Solo así se entiende que para sacar logrillos tengas quebuscar fotos de tías en bolas de playboy. Y si eso no es de genio que bajeChuck Norris y lo vea.

Mafia tiene bugs: a veces te persigue la poli y basta conir al punto de la misión para que se vayan. A veces puede que haya errores desuperposición que, incluso, te hagan cargar de nuevo la partida, cosa que jodemucho. Es verdad.

También es verdad que no es un juego para todos lospaladares y que quien busque acción intensa a veces se dará de bruces con tantopaseo por la ciudad por muy bonita que sea. Es verdad.

Y con todo eso y más, mucho más, solo puedo decir queeste juego es como las grandes colonias, mejor cuanto más cerca. Y que, palabrade xulogreñas, la historia de estos dos tipos que pasan de delincuentesjuveniles a narcos en toda regla se os quedará grabada…Para siempre.

 

Nota: 10

 

NOTA INFORMATIVA: No conviene dejarse llevar por lasimpresiones de la demo (desastrosa)…Ya que incluso yo estuve a punto de dejarde lado esta obra maestra por su culpa. Avisad@s andáis ^^