Opinión personal: lo politicamente correcto y la madre que los parió

La gente es asíun poco como gilipollas: Tu lo sabes, yo lo se, todos lo sabemos pero como setrata de convivir en sociedad pues tiramos para adelante un poco comobuenamente se puede. Eso no quita que en ocasiones y por aquello de revolcarnosen nuestras propias heces echemos un vistazo en plan retrospectiva y luegocomparemos con lo que tenemos. Se suele avanzar pero de todos modos de pocosirve. Da igual.

El problema, elverdadero y gran problema, es cuando en lugar de eso encima lo que se ha ido espara atrás. Y desgraciadamente pasa mucho.

 Esta vez voy a tratar el tema de la hipocresíade chichinabo que nos rodea en los (odio el palabro este, suena como a grupopasteloso de electrónica) mass media.

Se trata de uninvento relativamente reciente en forma de absurda corrección política con formade síndrome de Ned Flanders que se extiende como un cáncer por todas y cada unade las formas de expresión habidas y por haber aunque eso sí, de cara a lafachada solo:

Supongo que aquíquien más y quien menos, además de hacer el payaso con el spotify y demáschorrada, ha ido a buscar un video musical sin más complicaciones ni afáncoleccionista a los youtubes de marras: Ahí se habrá topado con el vevo, esegran desconocido.

Ejerciendo defiltro cada vez que en tu canción suene un “fuck” o un “bitch” el sonido seanulará. Es gracioso como si a estas alturas cualquier persona que escuche unacanción de limp bizkit por decir algo, sea de la edad que sea (y si no tiene laedad y madurez para ello que se ponga a ver los lunnis y deje al resto, no mejodas), se fuera a traumatizar o no diera por supuesto lo que se dice en eseintervalo mudo.

Bueno, lo puedoaceptar y hasta tiene un pase: Lo que no tiene perdón de dios es que cambienletras de canciones para hacerlas políticamente correctas a la que se huelenquejas. Todos escuchamos como el “fuck you” de Cee lo Green acabó porconvertirse en un “forget you” al poco de estar en la radio.  Salvando las obvias distancias es como si lehubieran colocado una banda negra a las zonas “sensibles” de la maja desnuda deGoya. Venga y iros a la mierda.

Un mundo gris,censurado, prohibitivo y aséptico como el mundo sin altercados de mirror’s edgees un mundo triste, pero es un mundo, y puede existir. Pero como en aquel mundode ficción la fachada de perfección (mentira) moral que encubría crimen ymanipulación aquí cualquiera puede entrar a ver videos que atentan contra losderechos humanos en internet, comete crímenes con responsabilidades penales queen demasiadas ocasiones son de chiste para el daño causado y, en general, hacerburradas pero no puede escuchar un “fuck” en una canción. Fuck significa joder,mira que grande lo escribo: J O D E R.

Antes la tele eramuy divertida: Salían las Mama Chicho enseñando carne y Emilio Aragón hacía elcani en una clase donde la profesora pegaba tiros al techo para que los alumnosse callaran. Pero ahora no: ahora lo primera atenta contra los derechos de lamujer y lo segundo es una muestra de abuso por parte del equipo docente y no séque ostias más. Sería casi impensable emitir algo de ese calibre.

Pero eso sí, lamierda esa del sálvame, en la que no dicen burradas, no que va, en horarioinfantil.

A pesar de todono desfallezcamos, de los errores otras veces se aprende, y si no vendrán deleste a enseñarnos…

Analizando: F.E.A.R (pc) by Stierkol 350 (exacto, ¡HA VUELTO!, y con el doble de cancamusa)

Hola, guenoshdiash, hoy me han soltado de la jaula para analisar el f.e.a.r, que se ve queva de pegar tiros y pashar sustos haciendo unas risas y todo esho. Strelok meha disho que no me acoshtumbre y que no ashushte a la gente. Pero no lo voy acumplir, como lo de permanecer limpio veinte minutos.

El f.e.a.r ese esun juego tó guapo ahí que pim que pam ,de los mejores que te puedes topar en pc, las cosas como son, yhay que hacer muxas cosas….¡A FULL QUE VA LA PEÑA!:

 –

Hay una misiónque tienesh que revisar ortodonciash. Eshte pavo, por ejemplo, se ha pasado dejándoselas cariesh así que ya sabéis jóvenes, ¡revisaros la salud dental y permanecedvirgenesh hasta el matrimonio!

Tienesh que ir deexscursión con tush colegash de las fuerzas especialesh que son muy enrollaos,lo malo que siempre pasa algo y se mueren nada más empezar…Yo no me hago muyamigo de ellos por eso.El casco ya avisa: es lo ke se conoce como el síndrome de los hermanos Carmine.

A la china estale molo. Si consigo que se ponga juguetona verá mi rollito de primavera.

 

Mientrash meconcentro en ligar con la china y revisar ortodonciash en sitios donde hacenexperimentos malos (oficinas y depuradoras, como no) esta niña se aparecepegando unos sustos del copón. Tiene una doble adulta y anoréxica obsesionadacon partirme en dos…Algo le habrán hecho.

 

Hay muxa salsa detomate. Orlando (que no Bloom, sino el tomate frito) se hizo de oro.Se rumorea que si donas para el f.e.a.r 4 te dan un bocata.

 

Hay que disparara muxos malos clonados que son muy listos con armas muy xulas. Lo mejor es queutilizan los mueblesh para cubrirse y son muy listos, con lo que todo el escenarioacaba reducido a escombrosh, como si fuera la decoración de un apartamento degafapastas.

 

 

…perdón, ahora.

 

 

 

A este lepregunté por el w.c y me señaló pero me dijo que no me podía acompañar, queestaba indispuesto.

Casi siempre pasaalguna cosa chula y nueva que te mantiene pegado al teclado.

———————-

 

Conclushion: Melo he pasado muy bien con el f.e.a.r y no quiero volver a la cárcel. Losfederales dicen que no, que las pruebas son clarash y que el rocket launcher seencontraba en el momento menos oportuno en el lugar menosh indicado…Pero la culpaesh de la sociedad en todo caso.

 

Nota: 9,7

Analizando: Red Dead Redemption (xbox 360)

Se nota a leguasque, conocedores de la enorme potencia que logra poner el motor euphoria (y nosolo en el plano más directamente estético) en movimiento de formaacojonantemente armónica, rockstars decidió por todos los medios dar unadimensión más madura, seria y realista a todos sus títulos aunque elloconllevara criticas acidas de sus seguidores más puristas, que pocos, lo que sedice pocos, como que no.

El experimento(¡redoble de tambores!) no funcionó porque, siendo sinceros, sus deliciosamentepolémicas propuestas van vinculadas, por narices, al concepto de sandbox cafreadolescente arcade. A atropellar abuelas porque sí. A cargarte la estética detu vehículo con infinidad de piezas absurdamente caras para estamparlo en laprimera curva y robar otro acto seguido. A saltar de un rascacielos equipadoscon un jet pack y armados con un bazooka, un bate de beisbol y mucho, muchoestrés acumulado.  A liarla señores, aliarla.

Prueba delfracaso lo tenemos en que gta 4, intentando trascender, queda en tierra denadie. Con su argumento serio que queda desprovisto de total atractivo encuanto nos da por saltárnoslo a la torera para pasar de ser un personaje consus problemas a un dios urbano de la destrucción porque sí. Con sus rollos deinternet que nadie mira y su descenso alarmante de opciones, de diversión,respecto a su predecesor. Por intentar trascender rompiendo con todo loanterior pero asentándose, para tal hito, en las bases de siempre: Gta 4 no esni más ni menos que una contradicción en si mismo.

Tras esto RedDead Redemption (rdr de aquí en adelante) es el siguiente paso, y además con lalección aprendida a pesar de lo que pueda inducir a pensar el hecho de haberrescatado para tal intento una saga condenada al ostracismo. Desprovisto de lascosas que no funcionan y con todas las cosas buenas potenciadas lo que nosencontramos es el primer sandbox realmente serio y realista de rockstars. Ypara que negarlo, la cosa está bastante bien.

Los méritosprincipales del juego son claramente narrativos: Rdr nos cuenta la historia delforajido John Marston y lo que en principio parece ser un desfile de todos lostopicazos del western empieza a adquirir por si mismo una entidad sorprendenteen forma de reflexión sobre como corrompe el poder, lucha de clases, de sexosy, como no podía ser de otro modo con ese título, lucha, venganza y redención.Y para ello utilizando de telón de fondo un oeste en el que todos sus valoresempiezan a desmoronarse con una inminente revolución tecnológica.

La historia derdr es compleja, madura y está repleta de matices. Su final es impactante ymerece ser saboreada con paciencia y atención en el mínimo detalle. Solo así sedisfruta como es debido. Sus personajes adquieren un carisma inusitado en elmedio y cada uno de ellos tiene su propia razón de ser, cosa a la que hay queunir la ya de por si cinematográfica puesta en escena del título.

Llegada la horade ponerse en faena llega la siguiente cara de rdr, muy buena aunque esta vezsi, con sus inconvenientes: Mediante la típica mecánica de sandbox con susmisiones principales, secundarias, optativas y demás parafernalia estúpida loprimero que nos sorprende es la increíble naturalidad con la que todo reaccionaa nuestra presencia.

El simple hechode desplazarnos por el escenario es sumamente gratificante : para correr hayque golpear constantemente un botón a modo que el cansancio de Marston seextiende a nuestros pulgares creando un sorprendente vinculo avatar-jugador ocomo prefiráis llamarlo.

No solo eso:Espolear el caballo hasta el límite a menudo implica su muerte, o que nos tire,pero más allá de lo aleatorio de este evento el simple hecho de que se agitemolesto o se golpee implicará un oportuno temblequeo del pad. Rdr quieremeterte en un mundo vivo, y por todos los demonios que a base de pequeñastriquiñuelas a menudo difíciles de ver (o percibir) que lo consigue.

Aunque quizás losbinomios causa-efecto que creemos a base de nuestra presencia sean lo de menosen este far west tan creíble que nos presentan: Lo realmente grande de verdad,lo que diferencia a rdr de otros burdos intentos, es sobre lo que no tenemoscontrol de ninguna de las maneras.

Rockstars se lasha ingeniado para crear un ecosistema autentico (algún bug tocapelotas aparte),y es la primera vez que puedo decir esto de un título.

Esto va más alláde meras disputas aleatorias en las que intervienen las fuerzas del orden: Cadaente (y hay unos cuantos, créeme) actúa respecto a su propia lógica. Y sulógica consigue ser totalmente diferente a la del resto con asombrosasconsecuencias cuando choca con otra. Algo que ni siquiera stalker, gta, far cryo cualquier otro ha logrado ofrecer.

Imagina quellevas atado a tu caballo un personaje inmovilizado que te ha atacado porque tule has atacado primero. Y que vas con el caballo a una zona nevada, montañosa,llena de osos pardos y prácticamente sin presencia humana. Allí el oso intentaatacar otra presa. De golpe apareces tu con tu caballo y tu rehén. Lo quesuceda en los próximos segundos dependerá de ti, del rehén, del caballo, deloso y la presa: así de apasionante e impredecible es rdr.

Lo que tenemosaparte de eso es pura fachada, pero de primera calidad: Un modo historia insultantementesencillo que consiste en corretear como un pollo sin cabeza en insípidos tiroteoscon autoapuntado pero cuyas secuencias mantienen el interés por las nubes, unabanda sonora brillante con temas de factura patria y un apartado gráficollamado a hacer historia siendo posiblemente uno de los dos o tres juegos multiplataformamás espectaculares de la generación y dando como recompensa impresionantesestampas con atardeceres, nevadas y todas esas cosas que distinguen a los juegazosde meros blockbusters de fácil logreo.

En definitiva…

Nota: 9,5

El videoclub vhs del xulogreñas v.2: Bitch Slap (perras furiosas)

Para ti que eres joven, de buena fe y ayudas a lasancianitas a cruzar la calle: Aquí llega la sección preferida de quienes, comotu, vais a misa todos los domingos y gustáis del cine que trasmite idealesnobles, cristianos y de buen hacer. Tu sección favorita del mundo mundial: con kétchup,bazookas, dolor de barriga, pterodáctilos y tangas de leopardo: ¡prepara la cajade cervezas y los doritos porque ha llegado de nuevo el videoclub vhs delxulogreñas!

——————————————————————————-

Uff Bitch Slap, como empezar a hablar de Bitch Slap…Bueno,basta con decir que desde el mismo momento en el que esta sección hizo suaparición en mi cutreblog esta cintita tenía su puesto reservado a sangre yfuego. Dicho de otro modo lo que tenemos es bizarrismo supremo en todo suesplendor, ¡BIBA BITCH SLAP, BIVA!

Apunta esto: tres buenorras psicóticas (Erin Cummings,America Olivo y Julia Voth) de ambigua, flexible, dudosa y liberal sexualidad llegana un desierto que bien podría pertenecer a un par de metros cuadrados de laparte trasera del jardín de tu casa. Allí además hay una autocaravana hechapolvo y todo (en la peli, no en tu casa melón)

En el desierto pretenden hacerle la faena a una organizaciónmafiosil del copón robándole un botín. Fin.

Ahora sí, el arte: Bitch Slap hace que algo tan simple comoque las tres protagonistas se pongan a cavar acabe en fiesta suprema.

Batallas surrealistas (perdón, SURREALISTAS) en las queintervienen katanas y ametralladoras de dimensiones abismales. Explosiones despectrum superpuestas con cuatro cuartos y que no encajan en absoluto en laimagen. Tiroteos que atentan contra las leyes de la probabilidad, la física yla especie humana. E incluso actores en horas bajas haciendo cameos yfracasando en absoluto al no ser reconocidos en pantalla.

Cubos de agua que aparecen de la nada y ángulos de cámara comprometidos(por si no había quedado claro de entrada esta es una peli para tíos Xdd) danpaso a improvisadas fiestas de miss camiseta mojada, por no hablar de roces queacaban en cariño. Monjas lesbianas. Asesinas chinas sadomasoquistas. Tacos porque sí y una banda sonora bestia.

Por si esto no fuera motivo suficiente para correr con almaque lleva el diablo a por la peliculilla de marras seré más explícito si cabe:Como este video de aquí abajo por docenas.

 

Nota: 8,9