Analizando: Alpha Protocol (Xbox 360)

 

“El derby deKentucky es decadente y depravado” de Hunter S. Thompson es un artículo deportivoen el que se describe el ambiente de las carreras más que otra cosaimprescindible para entender el periodismo tal y como lo conocemos. Empezarhablando de él y de como dotó de carácter lo que hoy entendemos por el “métodoGonzo” es indispensable para entender las bondades (las más) y porquerías (lasmismas) que Alpha Protocol, uno de los grandes olvidados de la presentegeneración es capaz de brindar a los usuarios. Y lo más importante de todo:Porqué siempre lo bueno pesa mucho más que lo malo a pesar de que la balanza nose inclina jamás en exceso hacia ningún extremo.

Los videojuegosno son arte, pero sí cultura: Tienen una personalidad propia. Aunque latemática no fuera la misma el Derby de Kentucky, que iba en principio camino denarrar cuatro resultados y acabó en todo lo contrario, hablaba justamente deeso. De subjetividad en estado puro: Ha ocurrido algo, pero si hay algo más importanteque lo vivido eso es COMO se ha vivido.

Sin subjetividad,sin reinterpretación inconsciente subjetiva de los hechos no se pueden entenderrealmente las cosas: Podría puntuar un plato como una absurda suma de infinitasvariables, pero posiblemente una persona experta en ese tipo de cocina, capazde apreciarla porque la disfruta, optaría por una opinión más simple,campechana, fiándose de su criterio e instinto pero para ello asentándose entoda la experiencia acumulada.

Domina todo loque hay que dominar sobre aliños, texturas y entiende de tal modo todo que casise podría decir que ha procesado su sabor incluso antes de dar el primerbocado: Es por ello que entiende la importancia de unos detalles sobre otros yaprende que la armonía no se encuentra en el equilibrio necesariamente sino enla capacidad de impactar, de trascender. El plato no tiene la presentaciónadecuada, pero el cuidado puesto en otros detalles hace que tenga un saborexcepcional. Ha encontrado el santo grial culinario y lo describirá como talsin dar importancia a la presentación: Estaba allí pero…¿sinceramente le haimportado a alguien? ¿realmente nos hemos enterado?

EfectivamenteAlpha Protocol es ese plato: visualmente mediocre (que no malo), con unainteligencia artificial pocha, unos mini juegos frustrantes y una dificultadmal calibrada. Y es una de las mejores experiencias jugables de la presentegeneración, víctima indiscriminada de los “gráficos+sonido+jugabilidad / 3” tanasquerosamente habituales del medio. Hijo bastardo de una industria cuyoprincipal problema es no tomarse en serio a sí misma. Y claro, luego llega elresto y se ríe. Como para no hacerlo.

Alpha Protocolnos pone en la piel del agente secreto Thorton trabajando para Alpha Protocol,una de esas agencias “que si algo sale mal no te conoce de nada” en misionessecretas por todo el globo y…lo cierto es que ya está, porque todo lo que hagaso dejes de hacer a partir de ahí es cosa tuya.

Combinandoconversaciones similares a las de rpg’s de acción como mass effect iremosabriendo nuestros caminos, estableciendo amigos o aliados y configurando anuestra manera la partida. Tranquilamente de una conversación pueden salirdecenas de repercusiones diferentes, todas en función de nuestra actitud. Y lomejor es que gracias a un argumento perfectamente hilado (todo un hito en loque a diseño se refiere) se haga lo que se haga, todo tiene su sentido y derivaen una partida satisfactoria. Es rejugabilidad y libertad en estado puro.

Así combinaremosdiplomacia, acción bestia, infiltración y uso de infinidad de gadgets como nosde la real gana. Nos convertiremos en alguien que antepone sus aliados (conocersus personalidades y leer sus informes será inevitable) a la misión o en un lobosolitario, un adicto a las metralletas o un preciso espía, un experto luchadorde artes marciales o un retorcido negociador…Todo ello mediante un sistema derol simple pero muy bien implementado que rápidamente nos hace especializarnosen algunas cosas dejando de lado otras y, en definitiva, creando nuestro únicoe irremplazable alter ego virtual.

Por otro lado nohay mapa abierto pero sí pisos francos muy bien ambientados en los que comprarayudas, enterarnos de la trama, mejorar nuestro personaje o interactuar, ejem,socialmente con depende que personajes: Son intervalos de calma muy bienpensados entre misión y misión que aportan el broche de oro a la sensación deser un espía de película. Grande Obsidian.

Nota: 9

TOP 5 Personal: Mis 5 canciones favoritas

Vamos al granoque tengo muchas gilipolleces que hacer: un top de canciones, perdonen, un topde CANCIONES DE LA OSTIA forjado en las minas de Moria durante montañas dehoras de seso, drojas y…si, lo adivinaron…. ¡ROCK!

 

5: FLOJOS DEPANTALÓN (Rosendo)

Si alguien piensaque la meto en la lista en un exceso de patriotismo torrentil que se de con uncanto en los dientes o se pille los cataplines con la puerta (aunque bien esverdad que es indudable que se trata de la mejor canción que ha dado el rockespañol…con distancia): El solo final es desgarrador, o puede que más, ¡jrande!

4: BIG SUR MOON(Buckethead)

Las cosas espesasy el chocolate claro: Buckethead está como una puta cabra. Pero como el toca laguitarra bien y nosotros somos unos inútiles nos callamos y dejamos que haga elgilipollas allá por donde pase con un cubilete del Kentucky fried chickenembutido a presión en la cocorota. Porque él lo vale.

Big sur moon debeser, sin exagerar, una de las canciones más cortas que existen. Y eso sitenemos por canciones los politonos del Nokia y los ruidos de las tragaperras,que sino igual nos quedamos solos. Pero es brutal, brillante y soberbia, talque si se hubiera tirado dos horas.

3: STAIRWAYTO HEAVEN (Led Zeppelin)

De esto ya se haescrito mucho.

2: BAKER STREET(Gerry Rafferty)

Las nuevasgeneraciones que tanto se identifican con el “yo soy cani-cani-cani-cani” igualhasta lo recuerdan por el capítulo aquel de los Simpson con Lisa y el saxofón.En todo caso para aquellas personas con más de dos dedos de frente hacen faltapocas presentaciones: Esta canción marcó época. Y si bien habrá quien la tildede poco compleja y todo, habrá demostrado más bien tener poca idea de lo que esla música en realidad. La música y el resto de cosas de la vida.

1: TIME (HansZimmer)

¡Toma jeromapastillas juanola!, me apuesto mi tercer riñón a que esta no la esperabais:Hans Zimmer se dedica a hacer bandas sonoras, de películas. Y es toda unaautoridad tan importante como un John Williams (o puede que más): A subrillante cocorota (en el plano literal y en el que no) le debemos trabajazoscomo los que suenan en el Rey León, Pearl Harbor o Madagascar, y en la menosnotable Inception también, que es la que nos toca.

Os invito a quesilenciéis la habitación y pulséis el play. De nada.