Cine: Prometheus (OJO, SPOILERS!!!)

Puedes huir detodos: Puedes huir del cenobita. De aquel de las cuchillas y el sombrero.Puedes huir del que atropellaba con el camión. También puedes huir de cualquierasesino encapuchado venido a menos. Leches, por huir puedes hasta de losteleñecos.

Puedes huir detodos menos del que tiene dos bocas…Y reparte ácido y bocados más que unpitufo recurre al verbo pitufar. Hace años ya que Ridley Scott le dio forma conAlien a tus pesadillas, y ahora vuelve para darles sentido con Prometheus.

Hay que ser muyde tomar el pelo fácil para pensar que todo estaba planeado y formaba parte deun plan maestro, de un esquema ejemplarmente calculado: Esto no es así y sedescubre a los cinco minutos de metraje cuando Ridley Scott le da sentido a sumicrouniverso (uno de tantos) particular con una de las excusas más manidas dela última era como es el rollo del orden en el universo. Del origen de todo,los reapers de turno. Y se queda tan pancho.

Ahora bien, no esel que sino el como: Prometheus es CASI tan buena como el octavo pasajero. Esoera decir mucho hace veinte años. Tal y como entendemos hoy el sci-fi horror esun puñetero milagro.

Que todo encajees, simple y llanamente, una gozada. Pero no es una cuestión meramenteargumental: Prometheus es horror de ciencia ficción puramente ochentero, consus enemigos, sus motivaciones y sus inteligencias artificiales aterradoramentefuncionales. Puramente ochentera pero rodada con los medios actuales, explicadacon los recursos actuales. Es una contradicción brillante, el resurgir del mitoen las mejores condiciones posibles.

Si en el octavopasajero la trama era pretexto para la ambientación y la acción, aquí se cierrael ciclo con la inversa: la ambientación y la acción (menor) son el pretextopara la trama, para explicar el plan, EL PLANAZO. Y encima no te lo da mascadopara que al salir de la sala ejercites tu media neurona pero lo puedas atartodo. Te da que pensar y todo.

Siendo diferentecomo es y todo, para bien y para mal, están las líneas maestras: el fluirinevitable de las cosas, la madraza (o prota), el bailoteo sangriento final yla nave como telón de fondo para la sensación de que realmente, y por mucho quese comporte como un cafre asesino, lo que hay ahí fuera es un ser superior quemerece vivir más que tu.

Ridley Scott atacabos y lo hace por todo lo alto. Con efectacos especiales , bichos que entranpor la boca y cesáreas salvajes. Verla no es una opción sino una obligación.

Nota: 8,9

Analizando: Fallout New Vegas (xbox 360)

Nombre: Fallout new vegas

Género: Yo no voy a votar en las elecciones porque todos sonunos ladrones. Para acabar el pareado no se me ocurre nada, ¡cojones!

Plataformas: ps3, Xbox 360, pc

————————————————–

Hay dos cosas en esta vida que tengo bastante claras: Laprimera es que por norma no suele ser buena idea mezclar un supergato y untanque de propano. La segunda, y más ya del día a día (o no) de la gente es queel rol del bueno, el “rolazo”, no se basa tanto en la toma de infinitas decisionescomo si en el peso que acarrean, ni que sean menos.

Dicho esto el lector inteligente (es decir, el que no haasociado peso con el espacio en inventario de su muñequito en cualquiermachacabotones venido a menos) habrá pensado acertadamente en títulos comoalpha protocol o, en menor medida, mass effect, en los que las decisiones (moralesen su mayoría) tomadas por el jugador marcaban el rumbo de la historia.

Así, en función de nuestras actitudes que iban del paladínnoble que ayudaba a las ancianitas a cruzar la calle al joputa animal que lasrobaba y las atropellaba, empezaban a definirse variables que en función de lobueno que era el juego generaban una historia personalizada y convincente a lamedida de quien había tras el mando.

En obsidian llevan toda la vida haciendo eso, con el yamentado alpha protocol y otros muchos más, y para fallout new vegas partieronla pana: Bethesda les dejó tomar el relevo para que desarrollaran una expansiónpara el sobrevalorado mod de oblivion (o skyrim, que para lo que viene al caso…),fallout 3: Por el contrario obsidian optó por dejar su marca y desarrollar unasecuela con todo lo que la misma acarreaba, un fallout 4, aplicando su estilopropio que tanta personalidad destila. Ahí, con un par.

La interfaz y la mecánica base se heredan de la anteriorentrega:  Avanzamos por enormesextensiones de terreno haciendo misiones principales o decenas de “quests” derecadero optativas, subimos de nivel y nos especializamos en multitud de formasde superar los conflictos que van de pegar mamporros sin ton ni son a intentaroptar por la diplomacia en todo momento, pegamos muchos tiros o paramos eltiempo para fijar los objetivos de ataque con una interfaz más bonita queefectiva…En fín, nada nuevo bajo el sol.

Ahora bien, donde el resto pinchan este da el clavo delleno: Ya no solo por un esfuerzo de ambientación descomunal que mira de formanada disimulada a fuentes que van de Mad Max a Ocean’s Eleven pasando porWatchmen (el tebeo) para recrear un futuro post-apocalíptico con tintes dedrama nuclear sino por la trama para la que todo esto se pone a servicio.

En new vegas no se puede tener contento a todo el mundo: Y aveces hacer lo correcto no es necesariamente lo justo. Esto es una premisa queempieza a dibujarse ya desde los primeros minutos de juego y que acaba portomar las riendas en las cuatro o cinco horas finales hasta llegar a sieteconclusiones en función de nuestras acciones tan desconcertantes comobrillantes.

Hay consecuencias para todo lo que hagamos, y marcarnos unosobjetivos acaba por ser necesario aunque a veces para lograrlo tengamos que iren contra de nuestros principios. Yo mismo intenté ser un buen samaritano (ycreo haberlo conseguido tras setenta horas de juego y un final que invita aalgo que se parece un poco a la esperanza) y acabé por reventar toda unacolonia subterránea de gente. No es que fueran mejores o peores, es que directamenteno me habían hecho nada: Me abrieron las puertas de su bunker, algunos hicieronamistad conmigo y todo y yo, porque al tío que era capaz de hacer prosperar ala sociedad económicamente le caían mal, me colé en su base de datos e hice quevolaran por los aires. Toda una civilización a tomar por saco. Una civilizacióncon la que el juego había empleado muchos recursos para que te familiarizaras.

Hay cosas más graciosas: Empezar una partida y comportarsecomo un depravado caníbal que pretende asesinar a un tirano para ocupar suposición e iniciar un reinado de terror y acabar por ayudar a un pueblo aevitar una panda de abusones. Y lo mejor es que todo suele encajar a laperfección: Así se definen multitud de tramas y subtramas con un clarocomponente de crítica social y un cuidado por el detalle tan grande que asusta.

New vegas no debería de haberme entusiasmado y lo se:Utilizando como pretexto sus dimensiones obsidian trajo un producto a medio hacer,con unos gráficos prehistóricos y bugs por doquier, algunos de ellos capaces detirar por tierra horas y horas de juego. Pero solo por el principio y el finaldel juego, la radio del señor new vegas y su guiño a the warriors y ese cuidadotan compulsivo a las clásicas mazmorras de este tipo de juegos, que aquí yaparecen de todo menos mazmorras, voy a tener este juego a mano durante mucho,mucho tiempo.

Nota: 9,1