Opinión personal: El saloon (como en el far west americano) del manga y la madre que lo parió muy fuerte.

 
Donde pongo del manga pongo del cómic, del tuning o cualquier otra cosaque implique paso por entrada y aglomeración masiva de gente en pseudomercatas de techo cubierto, donde los precios y la calidad de las cosas que te encuentras ahí han ido subiendo y bajando (respectivamente)con el paso de los años hasta perder toda su razón de ser. Y esto no espor la crisis ni leches, que ya venía de antes, a mí que no me vendan la moto (a no ser que sea una Harley).

Si nos situamos en 2003/2004 entrar al salón del manga implicaba algo: Una entrada casi el doble de cara. Sí, pero leches, bien a gusto que la pagabas: Más que nada porque podías salir de allí con una bolsa de esas grandes de plástico cargada a petar de tebeos, películas, juegos, pegatinas y demáscacharrería diversa sin GASTARTE UN PUÑETERO DURO.

Ya con la misma entrada te regalaban un tebeo, y nada de liquidaciones: Por ahí guardo un Mondo Pest/ Mondo Heat (de la saga Alien para quién no lo sepa, una colección de tebeos co-jo-nu-da que te cuenta las cacerías y encargos de Herk Mondo, el mejor exterminador de aliens del mundo y comose las ve con bichos de todo pelaje) que no tenía ni un año y ya te amortizaba todo el precio de la entrada. Y luego los stands rollo norma editorial / selecta visión donde te regalaban dvd’s con un capítulo de muestra de todas las series que iban a lanzar en dvd, adhesivos…Vamos,que no te ibas con las manos vacías.

Encima lo que podías comprar allí estaba bien, me explico: O bien eran cosas que no podías encontrar o bien tenían un precio reducido respecto a, yo que sé, lo quete podías encontrar en un fnac random de Barcelona, hablamos de una amortización (me mola usar las palabras que aprendo en la universidad) de un 20-30 % igual.

Además todo el ambiente era en general bastante didáctico: Tenías exposiciones grandes, proyecciones de reportajes y documentales y prácticamente podías abarcar casi cualquier tipo de ocio, siendo más una especie de fórum de medios que un salón de tebeos (occidentales u orientales) propiamente dicho.

¿Ahora qué leches pasa?, pues pasa que ya no hay nada de eso. Que todo es el triple de caro de lo que te puedes encontrar en las tiendas (el año pasado fue el cachondeo extremo cuando pasé de pillar un juego allí dentro porque en el centro comercial de las arenas me ahorraba 6 ñapos) ,que no te dan con la entrada ni los buenos días, que las exposiciones se reducen a dos paredes de cartón piedra con cuatro cuadros mal contados y que te proyectan un par de pelis de dibujines que se ha vistotodo quisqui. Y gente friki hoyga, gente friki disfrazada de mongolito pegando voceríos y obstaculizando el paso por todas partes hasta el punto de que no puedes ni respirar PORQUE AUNQUE LAS VISITAS SE CUADRIPLICAN AÑO TRAS AÑO EL AFORO SIGUE SIENDO EL MISMO. Desde todo el respeto hoygan, pero de mongolito profundo.

En general se tratade la novedad: Este tipo de ferias, si lo miran desde fuera, lo petan mucho en sus primeras ediciones pero a la que va popularizándose aquelloacaba siendo un sacacuartos malo.

Cuando tenía trece años mis padres me llevaron al maxi tuning show de Barcelona: Allí fui uno de losafortunados (de mi edad ya ni te cuento) que vieron a Nani Roma reventar a quemadas y derrapes un coche en una pista de dummys a MENOS DE DIEZ METROS, que cataron el need for speed underground 2 un par de meses antes de que saliera en unas pantallas y volantes que eran una utopía tenerlos en casa y que se subieron y sobetearon los mejores coches de importación maqueados antes de que “fast and furious” se pasara del tuning barriobajero a las hot import nights.
Y es posiblemente la mejor feria a la que he asistido en toda mi vida, fue una experiencia increíble que recuerdo con todo el cariño del mundo.

Ahora bien: Vete ahora a una feria de coches del palo. Lo que te encuentras son aparadores de compra venta y gente dando vueltas por aquello de “amortizar la entrada”. Una jodida pena.

Yo este añopaso de ir al salón del manga: Directamente lo veo un despropósito, tanto por su precio como por lo que tiene que ofrecer, y mira que me lo ha propuesto gente. Si quisiera aglomeraciones masivas me iría de botellón o a una manifestación, lo que me pille más cerca.

Crítica destructiva: Rage

P { margin-bottom: 0.21cm; }

No hace mucho el rompegomas (insertenaquí todo tipo de conjugados de motes sacados de un tebeo de cuandofranco era cabo tales como pinchauvas, caraestaca, carajaula,enredalambres o quemasartenes) de Miquiprince me recomendó el rage.Cito textualmente:

“Que sí sosio, que está to’ guapo,que te va a molar, que tiene un montón de cosas”

No encuentro el momento de patearle elestómago hasta que le salga bilis por las orejas al muy ceporro.¿Sabéis que tiene también un montón de cosas?, un lavado deestómago, y no por eso todos hacemos colas kilométricas cadadomingo atiborrados aposta a setas tóxicas sacadas de la parte másmusgosa de la montaña (de esa a la que de peque -o no tan peque-tirabas para ponerle hierba al belén) o de la encimera de PipiEstrada para que nos pasen la itv (king elephanthunter dixit)

Tu empiezas rage y lo empiezas por lacarátula: “galardonado con más de 30 premios del e3, juego delaño, juego del milenio, obra maestra aerospacial de la cancamusa conel principe de asturias, triple campeona de la wwe, la fifa, la uefay la pelota vasca”, muy jefe todo, te pone que es un juego que nosoltarás ni para ir al tigre, que es como una segunda vida pero sinpagar peaje cada vez que pillas la salida esa que no hay atascos (poreso no los hay, inteligente)

¡Que bien, dices!, ¡te vas a pegar laviciada padre, dices! JA JA JA JA JA JAAAAAAAAAAAA

En la carátula también dice quedespiertas en un páramo postapocalíptico y que una organizaciónmuy chunga quiere matarte. BIEN. Y digo BIEN porque eso ya es más delo que te cuenta el juego. Es más, la carátula “per sé” tienemás argumento que las trece horas que dura la cosa esta.Literalmente rage no te cuenta una puta mierda de lo que ocurre a tualrededor, así que simple y llanamente te las ves hiendo de un ladoa otro con tu coche a pegar tiros en edificios genéricos (y todosiguales, para más cachondeo, da igual que sea un refugio tribal queuna central eléctrica, es más, te enteras casi por el título delas pantallas de carga) a buscar cacharros que no sabes para quecarajo sirven que te los pide un señor con pronunciada alopecia paraluchar contra un régimen opresor que no has visto en tu puñeteravida, que no sabes exactamente como los oprime, ni porqué existe.

Lo dije al poner a caer de un burro lapeli de oblivion y lo vuelvo a decir aquí: Una cosa es mantener elsuspense en una historia de ciencia ficción y la otra es dejarlotodo a tu suerte y no decirte una leche de lo que se supone queocurre. Eso es de guionista vago y punto.

Además, la supuesta “espectacularambientación” no es más de una copiada cutre del borderlands quea su vez era una copiada de mad max: la tierra ha quedado reducida afabricuchas cochambrosas y desiertos y la gente pelea por elcombustible armada hasta los dientes o en carreras de coches. Alprincipio está hasta bien aunque lo tengas muy visto pero cuando vesque el juego se queda en eso y que además no se saca armasargumentales de la manga (si escribes todas las líneas de diálogoen una servilleta te sobra más de la mitad) pues a las dos horas haperdido todo su efecto.

Y del final mejor ni hablo (no sepreocupen que pueden vivir con el spoiler): Estás a mitad detiroteo, le das a un botón y…¡catapúm, los buenos ganan – o telo imaginas- y salen los créditos, PORQUE SÍ TODO) , es un “noshemos quedao sin presupuesto” en toda regla. Ni jefes finales, niarmas nuevas, ni una persecución, ni un escenario nuevo…Yo que sé,no te pido el big bang en directo ni que venga Ana de Armas adeleitarme con un baile pero por lo menos ACLÁRAME EN DOS FRASESPORQUÉ LLEVO TRECE HORAS PEGANDO TIROS EN POLIGONOS INDUSTRIALESPETADOS DE ARENA GENERICOS A SEÑORES DISFRAZADOS DE ROBOCOP SIN TONNI SON, JODER.

COMO SI ERA PARA HACER UN FONDO COMÚNDE COBRE PARA QUE LOS CHATARREROS Y EL RICHAL NOS SALVARAN DE LACRISIS. PERO DÍ ALGO.

El juego en sí consiste en avanzar ycubrirse y dar con puntería en las escenas de tiroteo o en dar a unbotón y echarse a dormir en las “ultraemocionantes” carreras,que encima son todas iguales. Pero eso sí, que te dan un logro siterminas las tropecientas que hay.

Yo se por donde se pueden meter los deid software el logro, y ustedes seguro que también.

Pero bueno, entrados en materia por lomenos la parte de acción convence: Los enemigos se apoyan en elescenario para ir a por nosotros (por ejemplo saltan de unabarandilla a otra en plan parkour para darnos caza), está todo muypredeterminado y siempre es igual, dicho de otro modo, no es porquesu inteligencia artificial se adapte a nosotros sino que se limitan aseguir un guión, pero por lo menos la primera vez que lo juegasimpresiona lo suyo. La segunda no, lógicamente la segunda tedescojonas en su cara, pero a su favor hay que decir que este no esni de coña el único juego en el que pasa eso.

El principal problema es que apenas hayvariedad, y el abanico de movimientos es muy limitado (nada dedeslizarse ni usar coberturas, aquí lo máximo que puedes hacer esagacharte o pegar un saltito en vertical), y si a ello le añadimosque el número y variedad de enemigos es ridículo (no creo que pasende los cinco y creo haber contado un par de jefes de final de fasesosos como ellos solos) a las cinco o seis horas se hace ya machacóny uno se lo pasa casi ya por amortizar lo que ha valido (ahí mesalvo, ya que fui lo suficientemente tonto como para agenciarlo perono como para no tirar de los puntos acumulados en game)

Por otro lado la gente pone sus gráficos en un pedestal: todo es muy fluido y los efectos especialesson una pasada. Vale, DE ACUERDO EN LO DE LOS EFECTOS, pero o aquíla gente está ciega o yo necesito graduarme la vista porque enrealidad el juego se ve feo de cojones cada vez que te acercas sobrealgo y lo miras con detalle. No hay texturas directamente y todo estáejecutado en baja resolución. Leches, claro que va rápido, como quesi te acercas a cualquier pared ves unos pegotes que ni el tetris. Almenos los personajes principales están bien detallados, si bien lasanimaciones (recicladas de 2004 del doom 3, ¡regreso al pasadososio!) dejan también que desear lo suyo.

Del sonido ya ni hablo porque llevomedia hora de domingo perdida aquí escribiendo y me da palo, pero eldoblaje de -soy un actor que le da voz a siete personajes condistinto tono y espero que no se note- es una cutrada de las gordas.Para eso prefiero voces originales.

Finalmente y sin que sirva deprecedente el juego tiene sus cosas decentillas: puedes fabricararmas (coches explosivos, bombas explosivas, y otra cosa explosivaque ni conozco ni me importa ya) con la porquería que te encuentrastirada por ahí y a veces hasta te sale bien, tiene un pantallapartida con un colega al estilo special ops del call of duty con unascuantas misiones chulas y algunos escenarios (como el de la torre delreloj) están muy bien hechos, lo que no quita que el juego searancio y del montón como el solo. Y si fuera un juego de cualquierotra casa le daría un 5 o un 6 sin comerme mucho la olla, peroviniendo de i.d, que son los padres del shooter moderno y que hanhecho cosas como quake o los 3 doom estas carajadas no se puedenperdonar. Leches, me pillé a la vez el duke nukem forever y contodas sus burradas (que las tiene) le da como cien mil patadas aeste. Mal id, MAL.

Ahora meto un video del kanye west y dela rihanna. Y espero que les mole.

Cine Chungo: R.I.P.D

  Déjenme aclarar un par de cosas antes de entrar en materia con la peli de marras: Hay dos clases de tipos. Los que disfrutamos con las buddy movies de los ochenta, las frases ingeniosas en el peor momento, los duetos absurdos que deben salvar el mundo de un ataque nuclear ruso o de las bombas que se desactivan con jarras de agua, las damas en apuros (y en camisón), los edificios situados en el centro de Los Angeles con muchas plantas y un malo al final que te ha secuestrado la familia y los rayos de protones que atrapan fantasmas.

Luego están los tristes.

Matizar esto no es gratuito: R.I.P.D tiene todo lo anterior y si no pertenecen al primer grupo se dormirán en la sala (o en el streaming, lo que su economía les permita)

En cambio, si son del segundo y entienden que van a pasar un buen rato y no a que les cambien la vida no se a qué leches están esperando, de veras: La estética "ciudad-ochentera/llena de muertos/gente friki" es innegablemente cojonuda y los diálogos subidos de tono una carcajada tremenda. En cuanto a los tiroteos (pocos), son un desmadre casi sacado directamente del cómic que de no ser por cosas como Sin City o Dredd sería para que salieran en los libros. Muy cachondo todo.

Aunque sin duda la clave está en un Jeff Bridges pasado de vueltas (todavía más roto de lo suyo si cabe) que hace que los noventa minutos se pasen volados: Un cowboy trasladado a swat espiritual que se pasa el día liándola parda y pegándo tiros, obsesionado con las caderas de su jefa y un coyote que violó su cabeza inerte el mismo día de su muerte. Para hacerle la ola directamente.

Mainstream del caro y del bueno. Para eso se hizo Hollywood.