Con palomitas y a lo loco: Misión Imposible (1996)

Hacía tiempo que nole daba vidilla al blog, vamos a darle caña: ¿Saben aquell que diuque vas una tarde al cex con tu hermano y te encuentras un repack conlas tres primeras películas de Misión Imposible a un par de euros?

Pues bien, eso es loque me pasó, y servidor que es tirando a catalán y agarrao y asabiendas de que el cine está muy caro y que la última determinator se ve que total, para qué, si eso no es terminator ni esnada decidió dar una oportunidad a la saga y echar un fin de semanaen plan maratón de cine. Una bolsa de patatas, perlenbacher enristre, vamos allá siempre a tope que la noche es joven.

Una de las mejoresideas que he tenido: No tanto por las secuelas (un desfilar defantasmadas que entretienen y ya) sino por la primera, obra maestrade los pies a la cabeza, la cual sigo digiriendo y tocará verla lomenos un par de veces más. Y os aviso que si hablamos depelis/novelas de espionaje no soy un novato y llevo las de ganar yasolo por las horas de Tom Clancy que llevo metidas en el cuerpo.

Tom Cruise es Ethan Hunt, agente secreto que junto al resto de miembros de su agenciase dedica a evitar situaciones comprometidas de máximo riesgo yevitar terceras guerras mundiales a dos carrillos. Si le capturannegaremos su existencia y todo ese rollo, ya saben. La diferencia conésta película y el resto de imitadoras (y en el resto de imitadorasmeto también a sus secuelas) radica en la batuta de Brian de Palma(Scarface…) a la hora de generar un ambiente de espionaje ysuspense realmente tenso y convincente: La secuencia inicial, querelata como el equipo es emboscado en una operación en una reuniónentre gente rica, con saltos de personaje a personaje y secuenciasque pasan a una cámara en primera persona con filtros me hicieronmirar cuatro o cinco veces si realmente ésta película era del año96.

El ritmo simplementees prodigioso: Todas las operaciones (con traición final incluida)hacen que los noventa minutos se pasen volando al otorgarles unadimensión creíble que sus sucesoras (y más tarde fast &furious como herencia) se encargarían de dinamitar desde dentro sinmucho respeto. A ello ayuda una fotografía demoledora, ya solo porla emboscada en el restaurante marítimo (mi cabeza martilleaba lapalabra “bioshock” durante todo el rato, ya lo entenderánustedes cuando la vean) y la archiconocida parte del descenso encuerda imitada hasta la saciedad (el trozo ese “del tom crúsbajando en rápel a jaquear l’ordenador primoh”) , que lleva lapalabra “alien” tatuada en la frente por diseño visual y sonoro.

 

Todas lasinterpretaciones y localizaciones son magníficas, tanto que es mejordescubrirlas por uno mismo y la banda sonora de Danny Elfman (muysuperior a los trabajos posteriores para la saga de Hans Zimmer) leda el toque justo y necesario para marcar época. Al final terminé,como ya dije al principio del post, un poco loco ya que venía con laintención de desconectar un poco con cuatro explosiones yfantasmadas y terminé por encontrarme con verdadero cine de autor.

Obra maestra, vengalocos, hasta otra.

Nota: 10

EDIT: Pasad deadaptaciones fraudulentas de la saga a otros formatos y si os quedáiscon ganas de más, aparte de la serie echad un ojo a Alpha Protocol,la adaptación a videojuego “no oficial” más fiel que váis aencontrar jamás de la saga amén de una obra maestra de los juegosde rol como ya no quedan en la que cada decisión cuenta.