En Defensa: Transformers, La Era de la Extinción

Hola, mi nombre es Jorge. Heraldo de la justicia,flipao de los que ya no quedan, masacrador de gafapastas, desintegrador dehipsters. Imitador de Chiquito de laCalzada y Torrente amateur. Rubio con boina, gafas y coleta,y mi destino es defender a capa y espada aquellas películas que molan del azotemodernillo de Internet.

 //static.dnaindia.com/sites/default/files/2014/06/27/246493-transformers.jpg

No entiendo, NO LO HAGO, no sé que carajo espera la gente deuna película en la que sale en su cartel un ROBOT GIGANTE COMO LA VIDA, MARK WHALBERG CON UNLANZACOHETES, UNA RUBIA ESPECTACULAR Y UN MONTÓN DE LLAMAS: ¿UNA DE AMENABAR?¿UN DOCUMENTAL SOBRE LA REPRODUCCIÓNUNILATERAL DE LA AMEBA ANTROPOMORFAVIZCA DE SIBERIA DEL NORTE? ¡VAMOS HOMBRE! ¡ACOSTAROS YA!

 

 

¿Sabéis que ocurre?, Pacific Rim era igual de buena, iba delo mismo y obtuvo el prestigio que merecía porque venía firmada por Guillermodel Toro, pero aquí tenemos a Michael Bay y da igual lo que haga que la gentelo va a poner de bodrio palomitero para arriba. Veréis: No todos tenemos la¿suerte? De ser unos amargados gafapastas. Algunos hasta tenemos nuestrocriterio propio y me niego (en rotundo) a creer que ésta película sea una delas peores de la historia como ha dicho más de un exaltado por ahí. De hecho meparece una peli notable que ha terminado por ingresar en esa colección de cinetan pacifista (si es que soy un sentimental, huehuehue) que tengo en laestantería de la habitación.

 

Hablando con otra persona a la que también le gustó cosamala (para que vean que no estoy solo) me definió la película tan bien que yono lo habría hecho mejor en diez líneas tan mal redactadas como las suelohacer: Transformers 4 no es ni más ni menos que el videoclip más largo, caro yespectacular de la historia. Y tiene razón el condenao.

 

Hans Zimmer, Steve Jablowsky y Bryan Tyler dirigen lo que esuna de las orquestas más épicas que he visto acompañar jamás una película.Imagine Dragons y Linkin Park se marcan unos temazos comerciales para lasescenas sentimentales. Tenemos una pullita de Mc Hammer y Skrillex hace lossonidos a los robots en las peleas. Luego está Michael Bay peleando a losrobots de juguete más tremendos de la historia destrozando ciudades apoyándoseen los efectos especiales más espectaculares que tío Steven Spielberg puedeaconsejar.

 

Tenemos a los actores adolescentes de moda, coches derallys, un dinosaurio gigante y al tío que iba con Ted haciendo de ingeniero deTexas que pega tiros por aquello de identificarnos todos. También tenemos unmalo, pero no un malo random, UN MALO A LA ALTURA, UN MALO DE BIEN: Un bicho que la primeravez que aparece se carga a uno de los protagonistas de la saga y la segundacasi hace lo propio con el personaje principal. Tenemos la leyenda del Rey Arturoreadaptada, tenemos también como una decena de cameos impagables.

 

Pero sobretodo tenemos tres horas de espectáculo incesante,de peleas brutales, de efectos a cámara lenta y adrenalina por las nubes,simple y llanamente. Y lo da todo durante todo el rato, es espectacular.

 

Que sí, que Michael Bay no es Scorcesse y las escenas depelea marean a ratos. También la suele liar un poco con las escalas pero, ¡eh!,¡Habéis visto eso! ¡Optimus prime sobre un tiranosaurio que tira fuegosujetando Excalibur!

 

Ok, que pensaba que se os había pasado.

 

Nota: 8,5

Con palomitas y a lo loco: El Francotirador (American Sniper, 2014)

Emerson escribió que la guerra establecía lazos defraternidad y otorgaba una perspectiva madura y positiva sobre la vida, aunqueen realidad eso es retorcer un poco el asunto e hilar demasiado fino: La guerraes mala y si ustedes piensan lo contrario igual les convendría salir de lapista de Airsoft o apagar el Call of Duty, encender el telenoticias y entenderque aquí no vale eso de mezclar churros con meninas. Ok, eso es una cosa.

//www.imovilizate.com/wp-content/uploads/2014/10/american-sniper-poster-clint-eastwood.jpg

Honestamente me quedé muy loco cuando después de agenciarmeun poco a fe ciega el br del francotirador (American Sniper en guiri) poraquello de que el tío Clint Eastwood no me ha decepcionado jamás y todavíafalta el día, y verla un par de veces me metí en la red para ver lo que se decíasobre ésta película. Es lo que tiene Internet: Que no te hacen un test paradeterminar si estás un poco como atontao perdido (pero sin el como)

 

Que si panfleto publicitario, que si desmadre fascista, quesi volvemos a los cuarenta, todo muy loco. Todo muy de romper a lloros y tildara tío Clint de facha (ehm, un señor que dirigió una de las películas que hapuesto más en evidencia el espíritu patriota de Estados Unidos y es toda una críticaa la manipulación de medios llamada Banderas de Nuestros Padres pero ok jefes,que yo os creo y todo…): Total, que ahora resulta que todo lo que no sea unmegapanfleto pacifista, muy progre y con moraleja sobre lo malo que es elcapitalismo y la guerra se tiene que mirar con malos ojos. Pacifismo yprogresismo, eso sí, escrito desde teléfonos de 400 euros con tarifa plana concomponentes fabricados en países subdesarrollados.

 

Ya lo he dejado caer en el primer párrafo: No apoyo laguerra como vía de resolución de conflictos pero no soy imbécil y verán, soy derespetar el trabajo ajeno. Yo respeto el trabajo de un francotirador, untrabajo digno como el de un ingeniero, doctor o barrendero y que, si ustedessupieran o se documentaran más allá de tirar en la feria del pueblo un par decartuchazos, sabrían que es arriesgado, elaborado y que requiere de gran prácticay talento. Así que menos tocar las narices con pseudolloros y vayamos a lo queviene siendo la película.

American Sniper cuenta la historia (real) del francotirador NavySeal que, en cuatro despliegues, batió el mayor récord de bajas enemigas. Hizoun par de años éste hombre fue asesinado por un veterano al cuál llevaba apracticar tiro como método terapéutico en una asociación para rehabilitarveteranos traumatizados.

 

La película adapta sus memorias (escritas) y cuenta como, enun momento de su vida en el que estaba muy perdido, entró a formar parte del ejércitoal ver su país amenazado por el terrorismo poniendo al servicio de éste su granpuntería. Una vez allí no podía dejar a sus compañeros en la estacada, por loque iba una, otra y otra vez hasta que, con tal de recuperar su matrimonio,decidió dejar la guerra y ayudar de otra forma, a través del programa deveteranos. Y no busquen más, que aquí nadie es para criticar.

 

Las idas y vueltas del protagonista Eastwood las resuelve deforma espectacular con un duelo con un francotirador olímpico, las escenas deacción son crueles, contundentes, una pasada y la relación del protagonista ysu mujer está llevada estupendamente. El final, como no podía ser de otro modo,realmente impactante.

 

Como película bélica lo mejor que se le puede decir resideen su producción (salvo por una cantada un poco cachonda en una escena con unbebé de plástico XD) : El campo de batalla es espectacular y una cosa muy buenaque tiene es que en todo momento los tiroteos siguen un ritmo y una lógicavariada pero entendible en todo momento, un poco como en “Salvad al SoldadoRyan” aunque sin llegar al nivel del mismo. Sin trucos baratos ni chorradascomo zarandear la cámara de un lado a otro, ahí se nota la mano de tito Clint.

 

De notable alto en definitiva y muy recomendable paracualquier fan del cine bélico que se precie, sus dos horas y pico se pasan deuna sentada y es de esas películas que merece la pena conservar y no se hacenpesadas. Dentro de la filmografía de explosiones de tío Clint, un poco porencima de Banderas de Nuestros Padres aunque claramente por debajo de Cartasdesde Iwo Jima (aunque bueno, por debajo de esa está casi todo en ésta vida asíque no es un indicativo muy fiable…^^)

 

Nota: 8