Final Fantasy – Parte II – «La etapa de Sony (PSX)»

Tras el éxito de los títulos en consolas Nintendo era de preveer que el séptimo capítulo de la saga viese la luz en la siguiente generación de consolas: la Nintendo 64. De hecho Square, para demostrar el potencial de la máquina, hizo unos modelos en 3D con personajes del "FFVI". Todo parecía ser muy prometedor pero ocurrió lo inesperado. Square aseguraba que "FFVII" estaba tomando un tamaño considerable de espacio y que sería imposible que el juego abarcase tan sólo un cartucho, formato que determinó Nintendo para la N64 pese a que las demás consolas de esa generación usaban el CD. Finalmente Square optó por programar su juego para la PlayStation de Sony y el juego salió finalmente en 3CDs intercambiables en medio del juego cuando fuera necesario.

También fue el primer título de la saga que llegó a tierras europeas con lo que la saga se consagró definitivamente en todo el mundo. El impacto que tuvo este juego en su tiempo fue tal que aún 10 años después de su lanzamiento se le sigue considerando uno de los mejores titulos RPG y, para muchos, el mejor capítulo de la saga.

Cabe decir que fue el primer título de la saga en 3D, tanto el mapamundi como los personajes, que aún manetenían el estilo SD clásico de la saga (excepto en los combates) y el primero en contar con escenas CGI para narrar los momentos más importantes del juego. Tanto por su historia, como por el carisma de sus protagonistas y su villano, el sistema de materias, la música, las sidequests, etc.ha sido uno de los capítulos que más hondo ha calado entre los usuarios.

A día de hoy se espera, no sin cierta impaciencia, que Square brinde a sus fans un remake del juego con gráficos de última generación.

La octava parte supuso un punto de inflexión para muchos. Algunos lo consideraron un buen juego, otros como el peor capítulo de la saga. El que aquí suscribe no lo considera ni mejor ni peor que "FFVII" sino un capítulo más con su propio estilo, diferente y que posee un encanto propio para mantener enganchado al jugador.

Si bien gráficamente presentaba un aspecto que dejó pasmados a muchos, puesto que los modelados SD dejaron paso a personajes definidos y con un aspecto más humano, se eliminaron algunos aspectos como los cofres, las armaduras y los accesorios (elementos clásicos de la saga) y tan sólo se podían mejorar las armas reuniendo ciertos elementos. Asimismo las magias debían obtenerse "robándolas" a los enemigos, algo un tanto tedioso , y las invocaciones jugaban un papel importante ya que se podían enlazar a los personajes y les conferían habilidades especiales y ayuda especial en los combates, aunque las apariciones en los mismos se antojaban repetitivas y cargantes.

Por otra parte fue el primer juego de la saga que contó con un tema musical cantado como tema principal, "Eyes on Me" de Faye Wong y fue el primer título en usar la traducción española que han seguido el resto de entregas.

El último capítulo de la saga en PSX se presentó en sociedad en 2001 en un video en el que también se vieron esbozos de lo que serían "FFX" y "FFXI Online".

Este capítulo decidió volver a contar con la ambientación medieval de los primeros juegos de la saga y también con el aspecto SD para los personajes, aunque contando con una magnífica factura técnica para los detalles de las caras mucho mejor que la del "FFVIII". Asimismo, se recuperaba el sistema de profesiones que designaba a cada personaje una labor específica como Ladrón, Caballero, Maga Blanca, etc. En este aspecto destacó mucho ya que en anteriores entregas las diferencias entre personajes eran mínimas. Finalmente también se recuperó el sistema de combate de 4 personajes (que no se usaba desde el "FFVI") y Yoshitaka Amano se encargó nuevamente del diseño de personajes (Tetsuya Nomura se hizo cargo de los diseños de personajes en el "VII" y el "VIII").

También suponía un homenaje a la saga puesto que había referencias a varios aspectos de la saga como personajes, lugares y nombres de localizaciones.