Grandes decepciones. «HALO»

Este fue el primer juego que me compré para la Xbox. Lo adquirí en base a la recomendación de un forero, además de por ser un título de calidad puesto que muchas de las personas que adquirieron la primera consola de Microsoft indudablemente adquirieron este título. Si bien en mi caso el título me ilusionó hasta el punto de estar deguro que este era un gran título, con el paso del tiempo de juego y los giros argumentales que daba el juego la partida pasó de ser una delicia a un bodrio en todos los aspectos.

COMIENZO PROMETEDOR

El argumento del juego es lo típico de estas epopeyas galácticas en el que la humanidad lucha contra una raza alienígena que, por una causa u otra, son agresivos y eliminan todo aquello que se les cruza en su camino. Como siempre destacar que, como no, los que quedan más a tiro son los humanos.El grupo de alienígenascontra los que lucharemos durante el juego se hacen llamar "El Pacto" (¿no había otro nombre más chulo?).

Los primeros minutos de juego parecen prometedores aprendiendo a manejar al Jefe Maestro,el último soldado SPARTAN-II creado con ingeniería genética que queda con vida y protagonista absoluto de la saga de juegos, y más tarde dando caña a los extraterrestres que han invadido la nave (era evidente que la nave no podía llegar sana y salva a cualquier planeta cercano). Si bien antes de huir, el capitán de la nave "Pillar of Autumn" nos entrega a la IA de la nave, Cortana, personaje que será no sólo nuestra acompañante sino la mejor aliada para poder avanzar en el juego.

Tras la huida de la nave, como no, llegamos a un planeta desconocido que está rodeado de un anillo (evidentemente es el HALO, de ahí el nombre del juego). Por desgracia, la cápsula de salvamento en la que van los marines y el Jefe Maestro se estrella y todos mueren excepto el tío de la armadura verde (lógico, porque sino se acabaría ahí el juego). Estando en perfecto estado,, pues lo que queda es buscar a los supervivientes de las demás cápsulas aunque, para mal de males, "El Pacto" les ha seguido y ha llegado dispuesto a acabar con los supervivientes.

He de decir que esta fase es, sin duda, la mejor fase de todo el juego no sólo por su acabado, sino por su intensidad. Casi podría decir que verdaderamente es esta fase la que mejor define la naturaleza del juego: el combate. Y es que así es la coletilla que lleva el juego en la carátula "El combate ha evolucionado". Ese aspecto podía haberse aprovechado hacer del planeta donde se encuentra "HALO" el campo de batalla perfecto para derrotar al "Pacto" y hacer una trama mucho más interesante, al menos desde mi punto de vista porque lo que derivó después…

A partir del término de esta fase es donde empieza la cuesta abajo del argumento del juego, puesto que pasa de ser una lucha contra "El Pacto" para pasar a ser una lucha por salvar el universo y la historia pasa a tener ciertos toques que le dan un aire a mezcla entre "Alien" y "Depredador".

 

ESTO…¿DÓNDE ESTOY?

Lo peor del juego es que en muchos momentos del juego te sientes perdido. No tienes un punto de referencia que te indique donde debes ir. Tan sólo que cuando llegas a un punto el juego llega a un punto que aegura la partida por si eres eliminado continuar ahí y hay una conversación con Cortana (comúnmente). Evidentemente esto es de gran ayuda, sino fuera porque tienes que estar media hora dando vueltas hasta que llegas a ese punto. ¿Tanto costaba poner un mini-mapa? Si, de acuerdo estamos en tierra desconocida pero también es verdad que la época en que se desarrolla es el siglo 26. ¿No habrán tenido tiempo de inventar un GPS o algo que reconozca las estructuras y haga un mapa por donde moverse?

Otro de los problemas del juego es que llegado un cierto punto entra una nueva raza alienígena mucho peor que "El Pacto". Más que alienígenas parecen parásitos que poseen el cuerpo de aquellos que tienen más cerca y los deforman hasta parecer algo similar a "La Masa" pero deforme. Cabe decir que estas "cosas" se multiplican tanto o más que los "Gremlins" y que llega un momento en que tienes dos posibilidades: gastarte toda la munición para aniquilarlos o salir por patas. Si bien en algunos momentos del juego contaremos con ayuda especial para eliminarles. Eso si, cuando menos lo esperemos tal vez aparezca alguno por la espalda de manera traicionera y nos deje KO.

¿Y HALO QUE PINTA EN TODO ESTO?

A todo esto, ¿qué pasa con HALO? Pues que a medida que vayamos avanzando en el juego descubriremos el verdadero propósito de este artefacto. Mucho más no hay que decir porque se hace evidente que no sirve para muy buenas intenciones.

Si bien es un poco contradictorio activar un artefacto que no sabes para que sirve (ni del que te has podido leer el manual de instrucciones) y de buenas a primeras tengas que destruirlo. En fin, ya se sabe como se las gastan los yankies con las epopeyas galácticas.

A todo esto la segunda mejor fase de todo el juego es la última, en la que hay que salir a toda prisa de los restos del "Pillar of Autumn" a bordo de un Warthog. Intensa, frenética y…muy chunga puesto que en muchos de los casos (como ya he dicho) te encuentras más perdido que una aguja en un pajar y en algunas ocasiones el vehículo volcará teniendo que perder unos valiosos segundos poniéndolo derecho. ¿He dicho que en esta última fase hay que escapar antes de que explote todo?

 

VALORACIÓN PERSONAL

Bueno, tal vez sea problema mío y de mis gustos pero, sinceramente, no veo la grandeza de "HALO" por ningún lado. Es más, el Jefe Maestro no muestra en ningún momento poseer carisma alguno tal como otros personajes del mundo de los videojuegos consiguen con demasiada facilidad.

Muchas fases tratando de relatar un argumento que comienza siendo algo de dimensiones épicas pero que se queda en algo sin sentido y que recoge algunos aspectos de películas de esteestilo como "Alien". Si se hubiera intensificado un poco más el combate como algo principal, incluso con ciertos toques tácticos podía haber salido un título mucho más sobresaliente, pero bueno al final Bungie lo hizo así.

IMPORTANTE: Todo lo que aquí se expresa no es más que la humilde opinión de quien redacta este artículo y no tiene porque ser foco de iras o mosqueos de quienes no opinan igual.