Grandes decepciones: «Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi»

"Dragon Ball". Sólo con ese nombre masas enhardecidad se mueven para clamar más contenidos e historias de uno de los personajes más carismáticos del anime japonés: Son Goku. Bandai, en su afán por sacar pelas de cualquier lado incluso sobreexplotando una serie que hace años que está acabada y finiquitada (más si cabe tras el varapalo que supuso el experimento de "Dragon Ball GT"), decidió sacar del olvido a la serie para lanzar una serie de juegos para PS2. Así fueron saliendo sucesivas entregas de la franquicia "Budokai" hasta llegar al cénit en la tercera entrega, destacando más en su versión Platinum al incluir las voces originales japonesas.

Era de esperar que saliera una cuarta entrega, sin embargo en 2005 hizo su aparición el primer "Budokai Tenkaichi" que supone un vuelco puesto que se pasa de un juego de lucha tradicional a poner al luchador en una perspectiva al estilo de lo visto en "Zone of the Enders". Muchas buenas críticas y alabanzas por lo que, por aquel entonces, se consideraba el juego que reflejaba más fielmente el universo de "Dragon Ball Z".

Desgraciadamente, para mí, este juego supuso una decepción enorme pues tras haber disfrutado de la versión Platinum del "Budokai 3". ¿Por qué? Ahora paso a explicarlo.

JUGABILIDAD UN TANTO EXTRAÑA

Si bien el plantel de este juego es extenso, es incomprensible que las transformaciones de algunos personajes se pongan como personajes independientes y más teniendo en cuenta que en el título anterior las transformaciones de diferentes niveles se conseguían mediante capsulas de equipamiento. No supone un punto muy importante pero desde luego te deja un poco descolocado.

La jugabilidad te deja un tanto frío puesto que, aunque hay un modo de entrenamiento que te permite conocer las maniobras y técnicas para darle a base de bien al rival, uno no llega a acostumbrarse del todo al nuevo tipo de jugabilidad. Si bien resulta impresionante ver como lanzar a tu rival y haces pedazos un edificio o una montaña, al final, cuando le has dedicado bastante tiempo, pierde su gracia, más aún cuando la libertad para moverse por el escenario llega al límite del mismo para ver que en realidad el combate se desarrolla en una especie de barrera que nos aisla del exterior. Cutre cuanto menos.

¿ES UN ANIME? NO, ES UN VIDEOJUEGO 

El aspecto gráfico se retocó muchísimo, aunque hay que tener en cuentaque el equipo de programaciónno es el mismo que el de los "Budokai".Ahora los personajes son mucho más estilizado, con menos "trazogrueso", y más cercanos al anime. Si bien la novedad se queda ahípuesto que la plantilla de luchadores, aunque con algunasincorporaciones nuevas (muchas de ellas  sin interés alguno), es lamisma que la de su predecesor.

Los ataques de energía…pues si, muy bonitos y tal pero en muchos casos tan sólo se quedan, como mucho, a dos por personaje y algunos incluyendo el ataque de combo de golpes, que también queda reservado para personajes sin poderes energéticos como Videl. 

Por cierto, destacar dos cosas. La intro del juego es pésima, para mi gusto. El estilo 3D no pega demasiado con el juego y más tras la fantástica intro de los anteriores "Budokai".  Además los personajes se muestran un tanto deformes muy musculosos pero feos y la música se la han cambiado (en la versión japonesa, "Sparking", si mal no recuerdo tenía como tema el famoso "Cha-la Head Cha-la", canción de opening de la serie). Por otro lado, la aparición del dragón Shen-ron tras reunir las 7 bolas mágicas en el juego deja mucho que desear puesto que en "Budokai 3" resultaba bastante espectacular e incluso más fiel a la serie de animación. 

MODOS DE JUEGO A TUTIPLEN

Los modos de juego están bastante bien aunque, a estas alturas, cansa ya tener que repetir una vez más la historia de Goku y compañía de principio a fin pasando por todas las sagas y teniendo que derrotar a todos los enemigos en combates teniendo que derrotarles, en algunos casos, de una manera específica. Lo único interesante es poder jugar también como los villanos del juego y ver una especie de "Y si…", aunque no tiene mayor interés que rellenar más el modo de juego.

De resto, pues muy normalito con los típicos modos de juego habituales como el "Torneo de Artes Marciales" puediendo elegir entre 3 niveles de dificultad y, como no, el "Torneo de Cell". Además está el modo "ranking" en el que elegimos a un luchador y tenemos que hacerle ascender del puesto 100 al número 1. Una tarea ardua, complicada y fatigosa puesto que llega un momento en que te dan ganas de tirar el juego por la ventana de lo aburrido que llega a ser.

VALORACIÓN PERSONAL 

En resumen, muchas alabanzas para un juego que ni despunta ni es lo mejor que se ha visto hasta la fecha basado en una serie caduca que aún da beneficios gracias a la hordas de fans que se comprarían cualquier cosa de esta serie. Desde luego muchas promesas, mucho tratar de capturar la esencia de la serie pero al final no hay suficientes alicientes como para mantener al jugador enganchado por mucho tiempo puesto que lo malo de este tipo de juegos no sólo es que te invitan a pasarte los diferentes modos para desbloquear personajes secretos sino conseguir nuevos objetos y optimizar a todos los luchadores.

Es increíble que para un juego como "Tenkaichi" tras haber avanzado tanto con la anterior saga de juegos se quede tan lejos de la última entrega. Por mucha mejora jugable y plantel de personajes que tenga, la verdad es que el resultado es un juego que sólo está dirigido para los fans más acérrimos. Si bien cabe decir que las dos entregas posteriores lo han superado ampliamente (al menos eso parece), aunque eso es algo que un servidor descubrirá cuando le conceda una nueva oportunidad a Goku…si es que se la doy.