Sección de Cine: «En el punto de mira» («Vantage Point»)

Aunque mi blog va dedicado casi exclusivamente a contenidos dedicados a videojuegos y anime, he decidio ampliarlo un poco más incluyendo una sección de entradas dedicadas a películas. Para inaugurar la sección he decidido dedicar la primera entrada a una película que pude ver ayer: "En el punto de mira" ("Vantage Point").

 

 

 Cartel de la película

 

 

Este film era uno de los que más tenía ganas de ver puesto que en los trailers que había visto hasta la fecha prometía ser apasionante y con una trama bien hilvanada y congruente. Sin embargo terminó por convertirse en otro film "pseudo-patriótico" donde los americanos siempre van un paso por delante de sus enemigos.

Para empezar tenemos que el presidente de los Estados Unidos (William Hurt) ha viajado hasta Salamanca para asistir una cumbre de países en la que se debatirán las cuestiones para luchar contra el terrorismo internacional. Al servicio de la protección del presidente están los agentes Thomas Barnes (Dennis Quaid) y Kent Taylor (Matthew Fox). Durante un discurso dado en la plaza mayor, se produce un atentando contra el presidente y a partir de ese momento se desata el caos. En la trama se verán envueltos Howard Lewis (Forest Whitaker), un turista americano que cree haber filmado al francotirador con su cámara de vídeo, y Rex Brooks (Sigourney Weaver), una productora de noticias que ha sido enviada para cubrir el evento.

La película empieza de buena manera puesto que te mantiene en vilo tratando de averiguar que es lo que va a ocurrir después. El problema es la continuidad puesto que llegado el punto culminante de la parte de uno de los personajes la trama retrocede hasta 23 minutos antes de los acontecimientos que desembocan el caos para verlo desde el punto de vista de otro personaje. Así hasta que, por fin, la trama se resuelve. Hasta ese momento el espectador tendrá que estar soportando las vueltas al pasado cual "día de la marmota". Aunque es una parte esencial para poder comprender y descubrir los acontecimientos que envuelven la trama, no está del todo bien desarrollado y termina por aburrir.

La resolución de la trama es otra de las cuestiones en que la película falla pues lo que se antojaba mucho más entramado se resuelve de una manera tan previsible que te deja la sensación de haber estado perdiendo el tiempo. Si a esto le añadimos que tras unos pocos minutos de haber empezado la película ya empiezas a vislumbrar el rol que va a tener cada personaje dentro de la trama, poco se puede esperar que te sorprenda.

Por último, creo que a día de hoy hay películas mucho mejores y con tramas mucho más desarrolladas. Podía haber salido algo interesante si la trama no fuera tan superflua y previsible, puesto que ya a la media hora de película sabes que es lo que va a pasar. Lástima que actores de la talla de Forest Whitaker ("El Cuarto Angel") o Sigourney Weaver ("Alien") hayan tenido que participar en semejante bodrio.