Soul Calibur IV: El final de una leyenda

Parece mentira que hayan pasado 10 años desde que encendí la PSX y me dispuse a probar por vez primera un juego de peleas con armas que, según los medios especializados, sería un digno contrincante y una alternativa interesante a la saga "Tekken". Su nombre era "Soul Blade". El juego se mostró muy variado y profundo y me picó a mi y a mis hermanas a jugar varias partidas tratando de conseguir los extras del juego.

Por desgracia, me llevé una tremenda decepción al ver que la secuela de la saga, "Soul Calibur", estaba de forma exclusiva para Dreamcast. Maxime teniendo en cuenta que la máquina de Sega tuvo unas ventas muy discretas y una nula aceptación, acrecentada luego por ser una máquina de coleccionistas, y que duró "lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks".

Pasarían unos cuantos años hasta que caería en mis manos "Soul Calibur II". Tal vez la mejor entrega de toda la saga pues ofrecía un plantel bastante completo y variado, con personajes exclusivos para la versión de cada consola. Me ofreció bastantes horas de diversión durante el tiempo que le dediqué…y le dedico…a veces.

La penúltima encarnación de la saga, "Soul Calibur III", fue la única entrega que, ante la expectación que tenía sobre el juego, decidí comprar de salida. Si bien su plantel era bastante completo y tenía un editor para poder crear cualquier personaje (aunque con bastantes limitaciones), el juego se mostraba demasiado diferente a sus predecesores. 

Con la compra de la 360 me aventuré a buscar una copia de la última encarnación de la saga en consolas. Cuando por fin lo tuve entre mis manos me embargo la emoción. Por fin tenía la saga completa. Tras unos primeros minutos expectantes me di cuenta que todo lo que había visto del juego se venía abajo y que con el tiempo se acentuaría mucho más.

 

Portada del juego (Xbox 360)

 

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

Los primeros minutos que estuve jugando a este título fueron de puro trámite. El apartado gráfico lucía un aspecto excelente, mucho más pulido y con unos personajes que se mostraban más humanos que nunca (y las féminas mucho más voluptuosas, dicho sea de paso). El juego en ese aspecto no tiene reproche, ni tampoco en la elección del elenco de personajes (con al salvedad de los del universo "Star Wars" que no pintan ni pegan nada dentro del ambiente del juego).

El problema principal viene por todo lo demás que rodea al juego tanto en su trama del modo historia como por los diferentes modos de juego adicionales, extras y demás parafernalia.

Llendo por partes. El modo historia no incluye nada interesante salvo los combates, alguna que otra secuencia CG previa al enfrentamiento con un boss y las frases previas al enfrentamiento contra el personaje de turno (puro trámite sin más). La cosa es que tras ver como trataron de darle un poco más de variedad al juego en su tercera entrega planteando un sistema de elecciones que te podía llevar a enfrentarte a un mid-boss o al boss de verdad del juego, que ahora todo se limite a 5 combates por trama para enfrentarte a Algol, Nightmare o Siegfried choca un poco. Eso sin mencionar lo brusco que parece que a cada personaje se le de un final definitivo e incluso que no incluyeran la posibilidad de uno adicional en base a pulsar un botón determinado (otro aspecto que estaba en el anterior juego y en el primero de PSX). Da la sensación que el equipo de programación estaba harto de seguir programando y no se les ocurrió otra manera que esta de cerrar la saga.

 


En cuanto a otros modos de juego…la cosa no mejora. El modo "Arcade" reta al jugador a tratar de conseguir una puntuación lo más alta posible para subir puestos en el escalafón online…si fuera posible. La cosa es que no habrá demasiadas dificultades para superar las primeras rondas, sino que es el penúltimo combate donde la cosa se pondrá feilla teniendo que derrotar al Aprendiz de Darth Vader. Y vamos que la cosa no es demasiado sencilla pues el chaval es lo bastante hábil para utilizar su "poder de la fuerza" para quitarte más de la mitad de la barra de energía en pocos segundos. Superado este escollo, espera Algol en su versión "ganaré-porque-yo-lo-valgo". No diré más .

El modo "Torre de Almas", por su parte, invita al jugador a superar los 60 pisos de una torre, en subida, y otros tantos en bajada, superando diferentes combates con diversas condiciones para conseguir tesoros. La idea no esta mal…pero se echa en falta un poco de variedad y comparado con los modos "Edge Master" (Soul Blade), "Maestro de Espadas" (Soul Calibur II) o "Crónicas de la Espada" (Soul Calibur III) es con diferencia el peor modo de juego que se le podía añadir a una entrega de la saga.

Los extras del juego…son insulsos comparados con otras entregas de la saga. Varios tipos de ilustraciones, videos promocionales, poder ver que logros hay desbloqueados (y lo que falta para conseguir alguno) y un cuadro con la relación de personajes y su papel en el juego. Nada más. Ni teatrillo de exhibición, ni poder ver los modelos de los personajes en su escenario y ver la historia/leyenda del mismo, ni nada de nada.

 

 

En cuanto al online, no está del todo mal, de hecho en todos los combates que he hecho han sido pocos, muy pocos, los que he sufrido de lag. Sin embargo podrían haber puesto un sistema para que pudieras luchar contra gente en función del nivel que tienes. Es un horror tratar de luchar con un nivel 7-8 a alguien con un nivel de más de 1000. Ya sería cuestión el aspecto de que hay cierta gente que no sabe luchar todo lo bien que debiera su personaje sino usa el mismo movimiento una y otra y otra vez para quitarte la barra de vida en pocos segundos. Las pocas veces que me he ecnontrado con gente de este tipo se hace insufrible porque es tal la velocidad que ejecutan sus comandos que no te da tiempo a usar otros ataques. Se que no es una "trampa" en si misma, pero yo que soy un novatillo en la lucha online puedo repartir algo de estopa manejando a Cassandra y unas cuantas variaciones de ataques.

Los únicos aspectos salvables del juego serían el editor, más completo y con bastantes complementos para poder crear a tu personaje con la mayor fiabilidad, y los ataques críticos finales que son bastante impactantes (aunque el de Cassandra es una delicia que ya me gustaría recibirlo de pleno ). Eso si, son un tanto dificilillos de ejecutar.

 

PERSONAJES

Como ya dije antes, los personajes del universo Star Wars sientan igual de bien al juego como Heihachi en la versión del "Soul Calibur II" de PS2 (o sea, nada). Jugablemente se pueden considerar aceptables, aunque Yoda tenga que ponerse a la altura de sus oponentes a base de saltos, pero no suponen ningún aliciente más que como mero reclamo para los fans de la franquicia de Jorge Lucas y engordar las ventas del juego por incluir a Yoda (X360) o Darth Vader (PS3) en la portada. Y esa es otra, tener que gastar 400 MSP por poder jugar con el personaje exclusivo de la versión de la otra consola.

 

El plantel del juego se extiende hasta un total de 34 personajes seleccionables (algunos ocultos y otros, Vader y Yoda respectivamente, desbloqueables mediante DLC) 

 

Con respecto a las nuevas incorporaciones al plantel, Hilde por un lado y Algol por otro, al menos para mi la princesa guerrera tiene cierto pase por utilizar un estilo de lucha completamente nuevo y diferente usando una lanza y una espada como arma pero Algol, como boss del juego, no tiene el nivel de sus predecesores (sobretodo Soul Edge), ni tiene coherencia dentro de la trama del juego ni carisma.

En cuanto a los personajes bonus, 5 en total (Scheherezade, Angol Fear, Kamikirimusi, Shura y Ashlotte), no son están mal pero se notan a la milla que son personajes que usan variaciones de movimientos de otros del plantel. Shura, por ejemplo, tiene el estilo de lucha de Cervantes e incluso tiene su misma pose de burla (curioso ver como dispara la katana). Tal es el nivel de dejadez que ni siquiera pudieron currarse una secuencia decente con el motor del juego para estos personajes, sino contar su final en base a imágenes estáticas. No esta mal, pero decepciona un poco este aspecto.

En cuanto a los habituales, algunos presentan un diseño nuevo para la ocasión, algunos para bien (los que más me gustan son los de Sophitia y Cassandra) y otros no tanto (Xianghua, Seung Mina, Yun Seong,…).

 

CONCLUSIONES

Pese a que he sido duro en mi crítica en muchos aspectos, aunque dejo lo del DLC descargable de piezas de vestuario o la posibilidad de bajar temas del "Soul Calibur" original porque es cuestión de cada uno el decidir si es algo por lo que merece la pena pagar (o no), me parece en muchos aspectos uno de los mejores juegos de lucha de esta generación, con sus virtudes y sus defectos incluidos.

Sólo espero que la saga no termine de esta "deshonrosa" manera y que el equipo de programación se decida a hacer un "Soul Calibur V" en el que mejoren muchos de los aspectos que aquí no se han pulido del todo.