100 clásicos que deberías jugar (I): Dune II

 

 

A lo largo de la (corta) historia de los videojuegos han aparecidociertos ejemplares que, por una razón u otra, han permanecido comola referencia, el final que todo programador quiere para su obra. Sonjuegos que, más allá de sus ventas o fallos, han influenciado atodos aquellos que los han jugado hasta el punto de que desdeentonces, no ven al resto de juegos de la misma forma. La idea de la sección viene de Lester_Knight, al que le agradezco de nuevo su interés por mejorar el blog con tantas buenas ideas. En éstasección, hablaré de los 100 juegos de PC más influyentes de lahistoria (a mi parecer). Sólo aquellos que realmente merecen la penalas horas de juego, incluso escavar entre las antigüallas es unatarea gratificante si encontramos uno de éstos juegos. Aviso de queno están por orden, cosa imposible para mí: todos ellos son juegosa recordar, y ninguno es mejor que otro. El primer juego que quierocomentar es Dune II: The Building of a Dinasty (The Battle for Arrakis en Europa) (Westwood Studios,1992).

 


Portada de la edición europea.

 

Historia

Dune II pertenecía a una época en la que la cantidad de juegosbuenos basados en licencias de películas, libros y demás, era muyalta. A diferencia de ahora, entonces los juegos que usaban licenciaseran aquellos que eran buenos, pero a los que les costaba horroresllegar al gran público. Aprovechando las famosas novelas, CryoInteractive programó una aventura gráfica, la cual introducíaelementos de estrategia. Pese a que obtuvo buena acogida, no fuénada comparado con la siguiente entrega.

 

Portada del primer Dune para la consola MegaCD

 

La productora Virgin Entertaiment, que era la que tenía losderechos, se propuso un cambio de dirección, y encargó a WestwoodStudios la siguiente parte de la saga, aunque finalmente ambos juegosno tendrían nada que ver entre sí más allá de ambientarse en elmismo universo. Lo que Weswood acabó haciendo fue un juego de estrategia entiempo real. Ciertamente no era el primero que adoptaba éstesistema, pero sí fue el que impuso el estilo e interfaz propios, loscuales fueron copiados por gran cantidad de juegos posteriores.

 


Pantalla de introducción de Dune II

 

 


 

Jugabilidad

La historia contaba cómo tres Casas luchaban por el control delplaneta Arrakis, también conocido como Dune, alentados por el propioEmperador. Éstas Casas eran Atreides, Harkonnen, y Ordos, y seconvertirían en las facciones elegibles por el jugador. Gracias aque cada facción tenía su propios ideales, los principios y finalesde las campañas eran distintos, lo que aseguraba la rejugabilidad, ycon ello la duración.

 

Elección de Casa.

 

Jugablemente, Dune II tiene todo lo que un juego de estrategia entiempo real de hoy en día, pero que en su momento resultórevolucionario. Por ejemplo, permitía el control con ratón, en vezde sólo con teclado como hasta entonces. Gracias a ésto laspartidas podían ser más rápidas, ya que el jugador podía mover yatacar con las unidades rápidamente. Aún habría que perfeccionarmuchos detalles, pero la base estaba hecha. Tanto las unidades comolos  edificios respondían a un click de ratón. El menúderecho era contextual, de manera que según lo que seleccionásemosse nos mostraban unas órdenes u otras.  En las unidades comovehículos o tropas, podíamos moverlas, atacar, patrullar opermanecer en el lugar. En los edificios, podíamos ordenar laconstrucción de distintos tipos de estructuras, las cuales nospermitían acumular recursos (créditos) y contruir otras unidades.

 

Pantalla típica del juego.

 

Hablando de la construcción, un detalle destacable es que sólopodíamos realizar construcciones en terreno previamente preparado, yno todos podían ser acomodados para ese fin, lo que hacía que laconstrucción de nuestra base estuvise supeditada a la orografía delterreno.

 

 

Pese a la utilización del ratón, el juego no era más fácil, yaque la Inteligencia Artificial era rápida, y especializada enataques relámpago que podían echar por tierra nuestros primerospasos.

 

Podemos comprobar cómo de frenético era el juego en ocasiones.

 


Gráficos

En el apartado técnico, se imponía la vista cenital que usaríantodos los miembros del género posteriormente, mediante la cualpodíamos ver parte del campo de batalla. Como punto novedoso,teníamos un minimapa a la derecha que nos permitía seguir lasnovedades en aquellas tierras libres de la niebla de guerra.Igualmente destacable la secuencia introductoria, la cual nos poníaen posición de afrontar el liderazgo de alguna de las tres Casas.

 

La intro conseguía poner al tanto al jugador sobre la situación actual, mostrando buenos gráficos.

 Sonido

 

En el sonido, la música MIDI lograba dar una sensación detegnología superior, y destacaba el uso de voces reales en laintroducción.

 

 

Como vemos en la melodía de la pantalla de inicio, se mezclaban los elementos púramente atmosféricos (difíciles con MIDI) con melodías futuristas.

 

 

De igual manera, las melodía que sonaban durante el juego tenían un toque industrial y moderno, con varios efectos sobreponiéndose a las melodías. El encargado de la Banda Sonora fue Frank Klepacki, todo un especialista del género que espero tratar pronto en Sala de Música.


 Cómo jugar a Dune II

Dune II está considerado por sus creadores como Abandoware, por lo que es posible compartirlo y jugarlo de manera gratuita, así que no es difícil poder encontrarlo. Después de descargarlo, lo descomprimimos (si es el caso), y guardamos el contenido de la carpeta en un sitio que esté localizado. Dado que es un juego ya viejo, para poder jugar a Dune II necesitaremos de un emulador de DOS, en mi caso usaré DOSBox.

Para instalar DOSBox en Windows, nos bajamos el emulador desde la página oficial. Se trata de un .exe que podemos instalar fácilmente. Para hacer lo propio en Linux, podemos bajarnos los paquetes precompilados de la misma página oficial, o bien instalarlo a través de los repositorios. Dado que es Software Libre, DOSBox suele estar en todos los repositorios oficiales de todas las distribuciones.

 

Pantalla principal de DOSBOX

 

Una vez instalado el emulador, lo iniciamos, y nos aparecerá una pantalla igual a la del antiguo DOS. A continuación, debemos montar el directorio donde tenemos los archivos de Dune II. Por ejemplo, si tenemos los archivos en C:/juegos/dune2, debemos escribir:

Z:> mount c C:juegosdune2

O en el caso de que estemos usando Linux, por ejemplo:

Z:> mount c /home/usuario/dune2 

Ahora debemos cambiar a ese directorio con 

Z:> cd C:

Recapitulemos: lo que acabamos de hacer es decir que un directorio a partir de ahora será la unidad C:/ en DOS, de manera que al pasar a C:/ realmente estamos cambiando a  C:/juegos/dune2.

Una vez estemos en el directorio del juego, escribimos:

C:>setup.exe

 

 

Y nos aparecerá una pantalla en la que configuraremos el juego. En ésta primera pantalla debemos elegir el idioma de la configuración, pero no está el castellano entre ellos. Yo seguiré con inglés.

 

 

Pulsamos cualquier tecla menos escape para empezar.

 

 

Pulsamos "1" para empezar la configuración.

 

 

Pulsamos "3" para elegir la "Sound Blaster Pro" como tarjeta de sonido. Ésta es la que emula DOSBox, y la que mejores resultados nos dará.

 

 

Pulsamos "1" para afirmar que usaremos memoria extendida.

 

 

Pulsamos "1" para confirmar que usaremos el ratón en el juego. Al lado de la opción debería aparecer un asterisco "*", eso siginifica que el programa nos ha detectado automáticamente el ratón.

 

 

Por último, comprobamos que todo está correcto, debería quedaros como la captura. Aceptamos escribiendo "y" e "intro".

 

 

Se nos avisará de que todo ha ido bien, y pulsamos cualquier tecla.

 

 

Se nos devolverá a la pantalla típica de MS-DOS. Para iniciar el juego escribimos:

C:>dune2

Y ya debería iniciarse el juego. Después de una secuencia de introducción, podemos empezar una partida. 

 

 


Conclusiones.

Dune II no sólo es un clásico de la estrategia, sino que es el padre de los RTS (Real Time Strategy) tal y como los conocemos hoy en día. Su influencia se deja notar en muchos juegos, como Age Of Empires, o en la saga Command & Conquer, de sus mismos creadores. Como anécdota, comentar que el efecto de sonido al morir un soldado en Dune II, es exactamente el mismo que en el primer Command & Conquer, tal vez como homenaje al juego que inició a Westwood Studios en la cresta de la estrategia. Es recomendable jugar al menos alguna partida a éste clásico, una vez que se toman sus novedades en perspectiva, vemos que probablemente fue el juego que más hizo por el género desde Civilization.

 

 

Nos vemos en las dunas.


Página oficial del juego, con todo sobre las casas, unidades, estrategias para el juego, y más. Incluye la descarga del juego.

 

Página de la Wikipedia en Inglés.

Página oficial de DOSBox, incluye descarga del programa.