Clásicos del cómic: Superman

Continuamos con el parón de Hey (ya está terminado, pero quiero pulir los últimos caps antes de colgarlos) para terminar una de las series de entradas que más he disfrutado escribiendo en los últimos meses: mi opinión de los cinco fascículos de "Clásicos del cómic" que adquirí a finales de verano. Hasta ahora he redactado los de BatmanHulk SpidermanDaredevil. Ahora llegó el momento de terminar con este pequeño recopilatorio. ¿Cumplirá este homenaje al hombre de acero las expectativas… o su compra será un sacrilegio al personaje?

Ante todo, diré lo mismo que en las otras entradas: la encuadernación es una putísima mierda. Las páginas se soltarán al mínimo movimiento que hagamos. Para leerlo hay que estar agarrando el cómic por la parte centrarl en todo momento. Vale que era un coleccionable que venía con el periódico As, pero aún así las cosas o se hacen bien o no se hacen…

Como supongo que todos le conoceréis, no me explayaré mucho en decir que Superman es un alien con apariencia humanoide que llegó a la tierra de bebé y que ya de adulto decidió defendernos del mal.  Para ello cuenta con toda clase de superpoderes: vuelo, superfuerza, invulnerabilidad a las balas, visión calorífica, aliento congelante… solo tiene una debilidad: un misterioso mineral llamado Kriptonita, el cual proviene de su planeta natal, Kripton.

La primera portada de Superman.

Esto lo conocemos gracias al avance de la trama, pues en el primer capítulo de Superman (el cual es con el que comienza este tomo) no sabemos la causa de sus poderes ni tampoco su límite. Aún así, Superman (así se llama su primer número) es una lectura curiosa, pues es a su vez el primer cómic de superhéroes de la historia. Es cierto, hoy en día la trama resulta más plana que el encefalograma de cualquier colaborador de Sálvame, mas no por ello deja de ser entretenido.

Afortunadamente, la segunda parte de este recopilatorio resulta ser uno de los capítulos más alabados del personaje:  Para el hombre que lo tiene todo. La historia comienza con el cumpleaños de Superman. Ante tal evento, Batman, Robin y Wonderwoman se dirigen a la fortaleza de la soledad (guarida de Superman en la Antartida) para darle unos cuantos regalos. Desafortunadamente, al llegar se encuentran al hombre de acero preso por una extraña planta, la cual (como podemos ver en la foto superior) se encuentra adherida a su pecho. Esto no sería un problema para el ser más poderoso de la Tierra de no ser por que la flor le induce en un estado mental en el cual se cumple su más anhelado deseo: tener una vida feliz en Kripton.

¿Y dónde está el problema? En que el que le envió esa flor es un villano cuyo objetivo es tener tranquilito a Superman para poder conquistar el planeta azul a su antojo. ¿Podrán Batman, Robin y Wonderwoman liberar a Superman a tiempo? La respuesta es obvia, aunque la importancia de ese cómic no está en ese lado de la situación sino en la mente de Superman: ¿Cómo habría sido su vida si Kripton no hubiera explotado?

Superman con gafas y sin superpoderes. 

Se trata de una historia altamente recomendable para todos los lectores fans del hombre de acero, además de que tiene un final muy emotivo (no solo lo digo por la parte del chico de los calzones por fuera, sino más bien por SPOILER otro personaje cuyo deseo más profundo también es cumplido… SPOILER).

Aún así, si creíamos que este era un buen cómic es que aún no vimos el siguiente… una de las historias de Superman más reconocidas de todos los tiempos es la tercera de este tomo: ¿Qué le pasó al hombre del mañana?, el cual también se podría llamar El fin de Superman.

¿Qué le pasó al hombre del mañana?

El cómic comienza dentro de 10 años en un futuro en el cual Superman ya no existe. Para conmemorar el décimo aniversario de la desaparición del héroe, un periodista le realiza una entrevista a Lois Lane, quien dice que contará exactamente lo que sucedió diez años atrás. Es entonces cuando retrocedemos en el tiempo. El mundo de Superman comienza a derribarse. Primero uno de sus enemigos más poderosos se vuelve loco y comienza a matar gente (Bizarro); dos enemigos del montón logran desvelar su identidad en directo y por último, dos de sus más peligrosos enemigos se fusionan fruto de un accidente (Brainiac y Luthor), naciendo así una de las mentes más poderosas del universo.

Además, por si esto no fuera suficientemente desalentador, Superman recibe una visita del futuro, el cual le da una estatua agradeciéndole lo mucho que hizo por la Tierra… lo cual lleva a Superman a una conclusión: una vez terminada la batalla, morirá. Por miedo a destruir la ciudad en la pelea, se refugia en la fortaleza de la soledad junto con algunos amigos… solo para comenzar así un asedio por parte de todos sus enemigos hacia su persona, los cuales también han recibido ayuda del futuro para asesinar al hombre del mañana. ¿Podrá Superman evitar su aciago destino… o la muerte es la única manera que tiene de conseguir la paz para la Tierra? 

El cómic está genial: un montón de combates, varios guionazos, un buen plantel de enemigos… y sobre todo un finalazo. Una forma genial de terminar la tercera parte de este recopilatorio… que deja en pañales a todo lo que nos queda por ver, pues el resto de historias no llegan a las suelas del zapato de esta ni de la anterior.

Mundos diferentes es una historia sin apenas gracia que nos cuenta una pequeña batalla de WonderWoman y Superman contra Darkseid. En fin, típica batalla de "Malo traza un plan, buenos caen en la trampa, escapan y vencen al malo". Simple y sin sorpresas.

Por otro lado, Relatos del mundo bizarro cuenta con una mejoría notable del dibujo… pero se nota que es un capítulo aislado de una saga mucho más grande, con lo cual no tiene casi sentido su inclusión aquí (es como si en el de Spiderman se hubiera puesto uno de los capítulos de Civil war…) y por último ¡Chico malo! es un one shoot en el cual Lois y Clark se van al parque con el perro de Superman cuando son atacados. Clark se pone su traje, vence a uno de los malos y todo perfecto… pero su perro (el cual está vitaminado con superpoderes) destroza a uno de los villanos, con lo cual Superman debe librarse de él. Vamos, una historia que intenta ser tierna pero que no logra causar la menor emoción en el lector.

En definitiva, Clásicos del cómic: Superman es un contraste continuo: pasamos de dos de las mejores historias del personaje a tres capítulos insulsos y del montón. Recomiendo su compra a cualquier fan del personaje que no haya visto las dos anteriormente citadas… aunque si ya las conoce que mejor se aleje de este recopilatorio. En su momento pagué por él 2€; hoy en día pagaría un máximo de 5 y sólo por Para el hombre que lo tiene todo y ¿Qué le ocurrió al hombre del mañana?