¿Por qué motivo tenemos sed?

Esa es la pregunta. Probablemente la mayoría diréis "por que el cuerpo se seca (deshidrata) y la sed es un aviso para que lo hidratemos", lo cual no estaría mal peeeeero no indaga en el porqué. Otros contestaríais "porque tras perder agua sudando y orinando necesitamos recuperarla bebiendo". Esa respuesta también estaría bien, mas… si yo os dijera que además de esa existen dos tipos de sed que no todo el mundo conoce… ¿La cosa cambia? Seguramente no, pero tengo la esperanza de haber picado vuestra curiosidad lo suficiente como para que le deis a leer más.
SED VOLÉMICA
Empezamos por la más sencilla. Todos sabemos que el plasma sanguíneo está compuesto por, entre otras muchas cosas, agua. ¿Qué pasa cuando nos cortamos? Que entre la sangre perdemos agua. Puede sonar obvio, pero ese es el motivo por el que en la mayoría de los films de guerra vemos como los soldados heridos piden agua a sus compañeros ilesos: la falta de sangre le produce un aumento de la sed.
Pero… ¿Qué mecanismo decide si nuestro plasma anda escaso de agua o no? El órgano subfornical en el riñón (lugar donde actúa la hormona conocida como Angiotensina II para producirnos la sed volémica) y los barorreceptores vasculares del corazón. Ambos "miden" nuestra presión sanguínea y deciden si es demasiado baja (necesitamos aumentarla con agua) o suficiente. En caso de necesitar una nueva dosis de agua, activarán el núcleo preóptico mediano para despertar la sed.
SED OSMÓTICA
Bien, ahora atentos que viene un repaso de biología de 2º de Bachillerato. Sacado directamente de los apuntes, la sed osmótica es producida por "un aumento en la presión osmótica del fluido intersticial en relación al fluido intracelular produciendo, de este modo, deshidratación celular". Tranquilos, que ahora lo explico para los de otras ramas o para los que no os acordáis. 
Lo primero del todo: ¿Qué es eso de "presión osmótica"? Bien, para entender esto hay que saber qué es la ósmosis.  Recordemos: la solución líquida en la que se encuentran las células es isotónica, es decir, la concentración de soluto en el interior de las células debe ser igual que la que se da en el exterior. En caso de desigualdad, el agua, mediante el proceso de ósmosis, irá del lado con menos soluto (menor concentración) al de mayor soluto (mayor concentración). 
¿Qué importancia tiene ésto? Si la solución en la que se encuentran está demasiado cargada de soluto (o dicho de otro modo, sales) el agua del interior de las células pasará al exterior, teniendo como resultado deshidratación celular, lo cual es, obviamente, fatal para nuestro organismo.
Para evitar un destino horrible contamos con osmorreceptores (alojados en nuestro tercer ventrículo), los cuales miden la presión osmótica (lo cual, tras esta breve explicación, ya deberíais comprender) y en caso de tener una carga de soluto demasiado grande entre nuestras células (ya sea por que hemos comido alimentos salados o porque se ha evaporado demasiada de la agua que estaba situada ahí anteriormente) activarán también el núcleo preóptico mediano y comenzaremos a sentir la ya nombrada sed osmótica.
En resumen, el cuerpo humano cuenta con una sed producida por la falta de agua en el plasma (sed volémica) y otra por exceso de soluto entre nuestras células (sed osmótica). Espero que esta entrada os haya sido de utilidad o por lo menos os haya entretenido durante un rato. Sino… pues visitad mi entrada de Adolf, que es un manga que no debería perderse nadie.