Dragon ball Z: The legacy of Goku II

Ah, la magia de los emuladores. Hace mucho, muuuuchos años, cuando todavía era hijo único (vale, no tantos, pero dudo que mi hermano tuviera de esa más de tres o cuatro años) yo tenía una recién estrenada Game boy advance. ¿Qué problema había? Que solo tenía dos juegos: el Sonic advance y el Mario kart. La verdad, si hoy en día me termino una media de dos juegos al mes teniendo novia y universidad, no os costará imaginarme con 10 años jugando a solamente dos juegos durante todo un año. Sí, los tenía ya aburridísimos de tanto pasármelos.
En aquella época se daban los primeros casos de "padres gilipollas" de mi generación. Yo no tenía ni idea de que esos mismos padres algún día serían los que le regalarían a su hijo (que en lugar de estar en primero de carrera está en primero de bachillerato) la PS3 por solamente haber suspendido 5 asignaturas; en aquella época yo simplemente observaba cómo a algunos de mis compañeros de clase les regalaban toda clase de cosas por aprobar mientras que yo, teniendo las mismas notas que ellos, no recibía más que la frase "Estudiar es el único trabajo que haces, no esperes que te de un regalo por ello".
Fue durante una de esas charlas (las cuales se repetían a menudo mientras íbamos por la calle) cuando mi padre vio un anuncio en una pared: "Se venden juegos". Resulta que a un chaval de mi pueblo le habían tocado varios juegos de la GBA en un concurso y no tenía la consola, así que los venía a 15€ la unidad. Tras mucho insistir, mi padre me cumplió el capricho, pudiendo escoger tres de ellos. Resulta que en aquella época tenía el gusto un poco en el culo, siendo mis elecciones dos juegos cuyo título ya ni recuerdo (solamente tengo en mente lo aburridos que eran) y este juego de mis dibujos favoritos: Dragon Ball.
Yo, que nada sabía en aquella época del bodrio que había resultado ser su primera parte, encontré en aquella adaptación del manga de Akira Toriyama uno de mis juegos favoritos… aunque al final, tal y como era tradición para mí en aquella época, no tardé en venderlo con el fin de obtener nuevos cartuchos para mi consola. Con el paso de los años fui olvidando el juego cada vez más y más… hasta hace relativamente poco. Como muchos recordaréis, mi interpretación de "piratería" no coincide con la de la industria del videojuego, por lo que tras verlo en la misma página que el Visual Boy Advance no tardé en hacerme con una "copia de seguridad" de este juego a la vez que me bajaba el emulador de marras. Tras haberme informado debidamente del susodicho juego, supuse que me encontraría con un juego mediocre, el cual habría sido pasto de la nostalgia y mejorado por el recuerdo (cosa que ya me pasó hace tiempo con el Starfox adventures [nota mental: corregir ese análisis]). ¿Qué pasó al final? Que me he llevado una muy grata sorpresa.
El juego es un Action-RPG en el que, controlando a 5 personajes, viviremos todos los acontecimientos que suceden a lo largo de la "saga de los androides" más algunas nuevas aventurillas que alargan sensiblemente la vida del título. Mediante un sistema de juego a priori simple (subida de niveles, recolección de objetos, solo dos botones de ataque) podremos llegar a realizar (pequeñas) estratagemas a la hora de enfrentarnos a nuestros rivales: paralizar al enemigo con un ataque y retirarnos para fundirlo a distancia; golpear sin parar combinando ataques simples con puñetanos energéticos; convertirnos en super saiyan para atacar con mayor eficacia durante un breve período de tiempo… La verdad, no recordaba nada de eso de mis primeras partidas, por lo que fue una sorpresa bastante dulce.
El apartado gráfico cumplía bastante bien su función. No puedo decir lo mismo del sonido, el cual pasa tan desapercibido que ni una sola canción del mismo soy capaz de recordar.
Tanto los nuevos añadidos (salvar un autobús lleno de niños, destruir los generadores del doctor Guero, hacer de recadero de Satán…) como las misiones que realmente están sacadas del manga (buscar las bolas de dragón, enfrentarnos a cierto ciborg icónico de la serie, enfrentarnos a Cooler…) encajan perfectamente en el argumento de los androides, no dándonos en ningún momento la sensación de "alargamiento absurdo"… lo cual sería ya para catalogar de delito, puesto que el juego apenas nos durará unas 5 o 7 horas según intentemos completar todas las misiones secundarias y búsquedas de objetos (además de conseguir el curioso final secreto) o no.
Y es que el juego en sí no es que sea lo que llamaría un "juego especialmente rejugable". Su elevada curva de dificultad (la cual no recordaba para nada, así que o me he vuelto malo con los años o la nostalgia me hizo olvidar que el juego en varios puntos es bastante durillo) y la falta de modos alternativos de juego no son tampoco una gran baza a favor de una segunda partida a corto plazo. Aún así, Dragon ball: the legacy of Goku II es un juego que encantará a los fans y a aquellos que busquen un Action RPG con el que pasar unas cuantas tardes pegados a su (consola u ordenador) portatil.
NOTA FINAL: 7