The last express (Jordan Mechner, 1997)

 

Buenos días, tardes, noches.

Revisando la ficha de Paul Verhoeven en Filmaffinity, encontré que figuraba como proyecto de una furtura película, "The Last Express". Buscando, descubrí que se trataba de una aventura gráfica clásica, de 1997, diseñada por Jordan Mechner, el creador de Prince of Persia. El juego fue un éxito de crítica, pero un fracaso comercial.

Inmediatamente, busqué el juego, (En GOG está disponible), y, tras degustarlo por completo, pasa a engrosar la lista de mis juegos favoritos.

Entra si quieres averiguar porqué.

Historia:

24 de Julio de 1914. París. Tyler Whitney, un joven americano, espera en la estación a un amigo suyo, para tomar juntos el Orient Express con destino a Estambul (o Constantinopla). Al no aparecer, entra solo en el tren, justo cuando parte hacia su destino. Un poco más tarde, un motorista lleva a otro joven, Robert Cath, para subirse en marcha al tren. Cuando lo hace, y entra en el compartimento de su amigo Whitney, se encuentra con éste muerto en el suelo, con un maletín abierto y vacío al lado.

Así comienza esta historia detectivesca, al estilo de Agatha Christie, en la que nadie ni nada es lo que parece, en la que, como Robert Cath, tendremos que encontrar la causa de la muerte de Whitney y encontrar el misterioso objeto robado, a la vez que llegar con vida a Estambul.

Como compañeros de viaje tiene a gran cantidad de personajes.

August Schmidt: Un comerciante alemán, que tenía que culminar un trato con Whitney durante el transcurso del viaje.

Anna Wolf: Una violinista  austriaca, muy atractiva, y arrogante, siempre acompañada con un perro guardián.

George Abbot: Un simpático y parlanchín británico, que afirma ser trabajar para una empresa comercial.

Alexei Dolnikov: Un joven anarquista ruso, que podría estar en el tren con oscuras intenciones.

Vassily Oblensky y Tatiana Oblensky: Un anciano noble ruso, un poco demente, acompañado por su nieta Tatiana, amiga de la infancia de Alexei.

Kronos: Un Príncipe africano, millonario, coleccionista de arte.

Además, aparecen otros personajes, como un ingeniero francés y su familia, un par de escritoras, algo más que amigas, un grupo de serbios, un comerciante turco con su harén privado…

 

Jugabilidad:

Este juego se trata de una aventura gráfica en primera persona, al estilo de Myst (Pero sin sus imposibles puzzles), en la que hay que interactuar con el escenario y con los diferentes personajes que recorren los pasillos del tren.

Sin embargo, tiene una peculiaridad. Todo el juego es en riguroso tiempo real (Acelerado).

Cada segundo, son seis segundos en el juego. ¿Esto que quiere decir?, pues que según vas explorando los pasillos, los otros personajes tienen sus propios quehaceres. Mientras tu estás hablando con Herr Schmidt durante la cena, dos vagones más abajo, Mr Abbot o el ingeniero pueden estar hablando sobre el reciente asesinato del archiduque Francisco Fernando. Y Así constantemente. Es imposible abarcar todo lo que ocurre en el tren, y, de esta forma, cada partida es diferente a la anterior, y es necesario estar muy atento a lo que ocurre a tu alrededor. Si no, puede que en algún momento ocurra algún altercado, del que no conozcas ningún motivo por el que esté pasando, por que te lo has perdido.

Pero, si esto ocurre, no hay problema. En el menú del juego, dispones de un reloj, que puedes retrasar a tu antojo, para volver a buscar cosas que te hallas podido dejar. Y esto es muy frecuente, puedes encontrarte en callejones sin salida.

Un ejemplo. En un momento, Anna Wolf dará un concierto, acompañada por un pianista. Una vez allí, puedes disfrutar de la sonata para violín y piano en La Mayor de César Franck, entera (Unos 20 minutos), o, si te cansas, levantarte, y comenzar a investigar mientras todo el mundo está en el concierto. O, Si no, escuchas el concierto, y luego rebobinas, y exploras.

Sobre la dificultad del juego, no abundan los puzles, más bien se encuentra ésta en hacer cada cosa en su momento adecuado, aprovecharse de que X esté hablando con Y en el comedor, para entrar a su departamento, y, a partir de él, entrar al contiguo de Z para leer su diario, y registrar sus pertenencias, y así constantemente. Sin embargo, esta es elevada, habiendo momentos en los que nuestras acciones pueden acabar llevandonos a un callejón sin salida, o a la aparición de la policía, teniéndonos que esconder, o incluso a nuestra propia muerte.

Por último, a lo largo del juego, aparecen unos cuantos combates, que, pese a no ser aburridos, no son nada profundos, consistiendo simplemente en hacer click para escivar cuando el enemigo haga un movimiento brusco, y haciendo inmediatamente otro para atacar nosotros, constantemente.

 

Gráficos:

Pese a ser de 1997, no están nada mal, al contrario, sorprenden, debido a su estilo artístico. Los escenarios (quizás no suficientes) están renderizados, a partir de datos tomados de los convoyes originales, y de fotografías. Sin embargo, los personajes están tomados de actores reales. Pero no en el estilo de una cutre película interactiva, no. Se tomaron a los actores, se les digitaliza, y, posteriormente, mediante diversas técnicas y filtros, toman unas cuantas fotografías, a las que dan el aspecto de dibujos de la época, lo que da lugar a unas expresiones en los personajes memorables, y un apartado artístico impecable. Además, Salvando las escenas de acción, los personajes se mueven mediante uno o dos frames por segundo, lo que acentúa esa sensación de ser dibujos.

Sonido:

Empezaré hablando del doblaje.

El juego viene completamente doblado, en español, los personajes que hablan inglés. Sin embargo, ante ese crisol de nacionalidades que es el Orient Express, aparecen constantemente conversaciones en ruso, serbio, francés, alemán, árabe… Todo ello aumentando el realismo. Además, la actuación, salvo momentos puntuales es buena.

Los efectos de sonido son bastante buenos, teniendo los típicos ruidos de un tren, efectos atmosféricos, ladridos de perros… Nada destacable en particular.

Sobre la banda sonora, compuesta por Elia Cmiral, no es nada destacable, predominando los sintetizadores, apareciendo de vez en cuando un violín solo. Lo único destacable, es la anteriormente citada sonata para violín y piano de Franck.

 

Y Ahora llegan mis conclusiones:

Pese a que hacía mucho tiempo que no disfrutaba de una aventura gráfica, con esta lo he hecho enormemente. Tiene un grandísimo argumento, con implicaciones sobre el inicio de la primera guerra mundial, buenos personajes, y, por encima de todo, una muy buena jugabilidad, y, además una duración decente, sobre las 15-20 horas, según la experiencia.

Cosas buenas:

  • Genial argumento (800 páginas de guión)
  • Treinta finales, desde los típicos game-over, hasta cuatro mas buenos, siendo el original impresionante.
  • Original jugabilidad
  • Buenísimo apartado artístico
  • Buena duración
  • Rejugable

 

Cosas no tan buenas

  • Al principio, el sistema del reloj puede ser un poco lioso
  • A veces se superponen las voces de las diferentes conversaciones, haciéndose un lío
  • Quizás harían falta más puzzles
  • Los combates no están tan pulidos como debieran
  • Que el juego no vendiese demasiado, y que algunas cosas queden sin respuesta, por falta de una posible continuación.

Nota final: 9,5

En fin, esperemos que Verhoeven haga justicia a este juego con su película. Aunque habiendo hecho El Libro Negro, se le puede dar confianza.