El viento de amnesia, la película del fin de semana

No suelo ver muchas películas de animación japonesa porque el anime en general no me atrae demasiado, pero de vez en cuando encuentro algunas excepciones que me hacen replantearme la calidad general de este mundillo tan unido al de los videojuegos. Vaya por delante, pues, que no soy ningún experto en el tema y puedo meter la pata en más de una apreciación.
 
Mi "experiencia" con el anime se limita a Evangelion, Excel saga y Ergo proxy. He visto muchas más series, pero ninguna me ha gustado demasiado. Entre las películas de animación que más me han gustado se encuentra, sin embargo, The Girl Who Leapt Through Time , que tiene bastantes tópicos del género entremezclados en su metraje. Así que mis experiencias han sido muy dispares…no entiendo como Naruto puede ser una serie de culto…o Fullmetal Alchemist arrastrar a tantos incondicionales en nuestras fronteras. Sin entrar en detalles, diré que la razón fundamental por la que no me gustan es la naturalidad de sus tópicos (las mujeres cocinan, los hombres se enamoran de ellas porque les hacen el almuerzo, etc.) y la excesiva verborrea trascendentaloide -y muy, muy fatua- que adolece en sus guiones. Ninguna "creación" de anime que haya visto hasta ahora -salvo quizá, Excel Saga- se libra de estos tópicos. Dependiendo de su mayor o menor presencia -o quizá sólo de mi estado de ánimo- la película/serie tiene alguna posibilidad de gustarme.
 
El viento de amnesia, por lo que tengo entendido, llegó a Ejjpaña en pleno apogeo del anime, con Dragon Ball haciendo furor en el grueso de los infantes ibéricos. Desconozco si tuvo éxito, pero imagino que lo tuvo difícil teniendo en cuenta lo cerradicos de mente que somos por estos lares. En cualquier caso, yo descubrí su existencia hace una semana, gracias a Filmaffinity . Me llamó la atención por su sinopsis: el mundo está sumido en el caos absoluto por culpa de un viento que hizo olvidar todo a la humanidad -dejándolos en estado salvaje, guiados sólo por el instinto-. La película sigue las peripecias de un aventurero, que por razones en principio desconocidas, sí posee conocimientos y recuerdos suficientes como para comportarse como un ser humano "pre-apocalíptico". Un día, se encuentra con una mujer misteriosa que también puede hablar y parece tener ciertas claves sobre la catástrofe. A partir de ahí, iniciarán un viaje para tratar de devolver la "razón" a la humanidad.
 
Empecemos por lo bueno: su planteamiento es original, aunque un poco trillado -mundo sumido en el caos, ¡qué original!…pero…¿un viento que produce amnesia? ¡Eso sólo se le ocurre a los japoneses! Razz– y mezcla con bastante acierto su parte más fría -persecuciones, tecnología, acción- con cierto velo de misterio y romanticismo. Aunque no se tarda demasiado en desgranar sus secretos, la película mantiene la tensión durante el tiempo suficiente como para ser divertida. Algunas de las reflexiones que sugiere -directa e indirectamente- son interesantes, aunque, de nuevo, bastante tópicas: ¿no es más feliz el animal que el ser racional?, ¿existe realmente eso que llamamos "ser racional"?, ¿a qué precio pagarías la felicidad si pudieras identificarla? Todo esto viene de la mano de un personaje fascinante, Sofía, que va enseñando sus cartas poco a poco hasta descubrir su aténtica razón de ser. 
 
Lo malo…pues que más que una película parece una serie de 4 capítulos enlazados. Está tan deliberadamente compartimentadaque resulta ridículo. Cada ciudad que los protagonistas visitan es una pequeña historia que añade un granito de arena a la trama general. Con tan sólo utilizar y expandir una de esas historias, la película hubiera ganado muchos enteros. Por si no fuera suficiente, el protagonista masculino es más soso que Solid Snake en una fiesta de fin de carrera. Sin embargo, son fallos menores. En general, sus virtudes pesan más que sus defectos.
 
Si te gusta el cine de animación y no la conocías, te la recomiendo. Una buena forma de pasar un domingo aburrido Very Happy.