¡Un año olvidado en la ciudad! – Contenido lacrimógeno en el interior

 

 

Hoy hace exactamente un año, el que suscribe se disponía a pasar una tarde horrible en su hogar. Sin nada que hacer, desesperado por ocupar las horas que se le hacían eternas, pasó un rato navegando por los blogs de Gamefilia.

Como tantas otras veces, echó un ojo a los muchos blogs que aún hoy siguen brillando con luz propia en la comunidad. De pronto, una idea peregrina se le cruzó por ese amasijo de neuronas que hacía llamar cerebro.

¿Y si abro un blog de videojuegos independientes?

La idea no era mala, y en más de una ocasión la había comentado con sus amigos. Medio en broma medio en serio, solía decir,

…abriré un blog de juegos independientes. Se llamará País del Pelo.

Pero las cosas cambian y los sabios consejos de mis colegas impidieron que perpetrara semejante disparate. Bobobo me parecía una serie regulera, y mis experiencias anteriores en comunidades internáuticas no habían acabado demasiado bien. 

 

Artwork de Cave Story, uno de los juegos independientes más famosos de la red (y uno de los cuasantes de que exista este blog)

 

Sin embargo, la alternativa era consumir las horas en la inacción. Así que me persuadí y pulsé el botón de “Crea tu propio blog”, que en realidad tiene otro rótulo pero todos me entendéis perfectamente.

De esa forma vio la luz La Ciudad Olvidada, un blog que supuestamente iba a dedicarse a los videojuegos independientes y al abandonware.

Tratando de ser fiel a mis preferencias (algo que suena super trascendentaloide pero que no es más que una forma finolis de decir “voy a postear lo que me salga de los cojones”), me puse como meta escribir entradas única y exclusivamente de cosas que me gustaran.

Así nació la sección de citas, una antigua costumbre que resucité encantado; o las minicríticas de películas, el que antaño fuera mi gran vicio…

The Kid, protagonista de I Wanna Be The guy… y al principio, la pseudomascota del blog

Pero pasó aún más tiempo y mi fascinación por el desarrollo independiente creció exponencialmente.

De pronto, ya no tuve tiempo que dedicar al abandonware. Las entradas sobre literatura y mis paranoias mutaron en una pseudosección de crítica general, y las minicríticas cinéfilas crecieron hasta convertirse en voluminosos pestiños sin demasiado fundamento.

Así que, tras dos cambios de skin y una buena cantidad de entradas superfluas, La Ciudad se convirtió en lo que tenéis frente a vosotros: un pequeño espacio en el que dar a conocer grandes juegos que pasan desapercibidos; un lugar en el que despotricar sobre películas que en realidad adoro; un blog que en el fondo, no es más que un rinconcillo personal que trata de contagiar algunas de mis pasiones a gente que como yo, siente admiración por el mundo del ocio electrónico.

En definitiva, juegos independientes con muchos cereales 😉

 

Los secretos y curiosidades de La Ciudad Olvidada (y algunas confesiones de su autor)

 

Puede que muchos no lo sepan. De hecho, estoy seguro de que la mayoría asume que el nombre del blog hace referencia a los juegos independientes… pero nada más lejos de la realidad.

La idoneidad del nombre es pura casualidad. “La Ciudad Olvidada” es un lugar del mundo de Final Fantasy VII, el que todavía sigue siendo mi juego predilecto. Hasta que no pasó mucho tiempo no me di cuenta de que en realidad, el título del blog concordaba bastante con su temática.

La Ciudad Olvidada de Final Fantasy VII

Curiosamente (creo que por mis colaboraciones en otros blogs resulta obvio) siempre he sido un amante de los juegos de rol japoneses. Digo curiosamente porque es un género que no levanta pasiones entre el aficionado medio a los juegos independientes.

Y es que no son pocos los que asumen que tus gustos videojueguiles deben ser de determinada forma cuando navegas entre los desarrolladores independientes. Aunque la mayoría de los “indi devs” tiran hacia las viejas glorias, no todo es lo que parece.

En cuanto a mi nick, “Zerael”, es una mutación un tanto extraña entre mi anterior nick “Zero” y el nombre de uno de los ángeles de Evangelion “Zeruel” (Teruel según el word).

Zero, el robotajo; y Zeruel, el ángel
Aunque a este paso mucho me temo que terminaré llamando Cereal 😉

Como he dicho al principio, el blog tiene su origen en la necesidad de llenar el tiempo ^^ Por aquel entonces (y en los meses sucesivos), disponía de una gran cantidad de tiempo libre, y el ritmo de las primeras entradas así lo demuestra. ¡En mi primera etapa bloguera encadené 19 entradas seguidas…cada día! Algo que hoy por hoy me parece una locura, e incluso negativo para el propio blog.

De hecho, mi fiebre duró casi dos meses, en los que prácticamente consumí todos los juegos independientes que había acumulado a lo largo de dos años.

Creo que con el tiempo he ido mejorando a la hora de exponer mis opiniones (porque reconozcámoslo, soy bastante farragoso a la hora de escribir), y me siento especialmente orgulloso de algunos de mis textos –como el análisis de Persona 4, la crítica de The Path o mi crítica cinéfila de Lobezno–.

Una de las colaboraciones que más disfruté elaborando

En este sentido, os agradezco mucho las críticas y muestras de reconocimiento a los que comentáis; para alguien que como yo ha pasado gran parte de su vida queriendo ser escritor, son palabras muy significativas.

Una de las cosas más extrañas que le ha sucedido al blog (y a su autor, todo sea dicho), es albergar espacio para el concurso de relatos. Si alguno recuerda mi entrada de celebración de las 10 mil, dije que había dejado de lado mi afición por la escritura.

Escribir relatos para la comunidad y participar en certámenes es algo que jamás pensé que fuera a ocurrir. Volver a dedicar tiempo a la escritura ha sido toda una experiencia, y me ha hecho recordar los buenos momentos que pasé junto a algunos amigos, cuando soñábamos con ser escritores.

Pincha en la imagen para leer la cabecera de una de las entradas más polémicas del blog (creo que me gané la enemistad de mucha gente XD)

Pero como ese, ha habido otros muchos momentos memorables. El Rei_Vax superando la segunda parte de Punishment (aún me río pensando en lo que tuvo que sufrir), las navidades desarrollando el Casual Zombis y probando el JRPG de Franchuzas, los “betatesteos” para Erik y Ellolo, las colaboraciones recibidas y ofrecidas… pero por encima de todo, el apoyo de muchos lectores y compañeros de comunidad que en algún momento u otro, decidieron darle una oportunidad a este mundillo que en España sigue siendo tan desconocido.

Por supuesto, han existido ciertos momentos de tensión y roces… pero han sido los menos. De hecho han sido puramente circunstanciales –y la mayoría fruto de decepciones al ver lo que algunos colgados se dedican a hacer en su tiempo libre, que al parecer, es mucho–.

Aunque parezca mentira, Excel Saga tampoco me gusta demasiado XD

Desafortunadamente, no puedo decir que en lo personal (laboral, académico y demás pesca XD) haya sido un año muy brillante para mí. Aunque estoy seguro de que las cosas cambiarán en breve y ya no tendré motivos para quejarme 😉 . Es un tópico de topicazos, pero la crisis nos ha afectado a todos.

 

El futuro de La Ciudad Olvidada

Tras un año de experiencia, espero y deseo que el blog siga adelante por mucho tiempo. Nada me gustaría más que poder seguir escribiendo en él (aunque lo más probable es que el poco tiempo libre del que dispongo cada vez sea más y más escaso).

Muchas cosas sobre las que me gustaría escribir están todavía en el tintero… como un especial sobre la saga de Megaman X (aunque después del palizón que se está pegando Daman no sé si estaré a la altura), un repaso a la saga Fallout, las dos últimas entregas de “Juegos Olvidados” (y mi ansiado capítulo final dedicado a Alundra), un análisis a Seiken Densetsu 3, un artículo sobre juegos experimentales… en fin, un montón de ideas que siempre me rondan la cabeza pero que por una cuestión u otra nunca llegan a cristalizar.

Dicho esto, espero que sigáis pasándoos por esta Ciudad perdida de la mano de dios Excel y que mis desvaríos os sirvan para comprender en su justa medida un mundo tan denostado como el del desarrollo independiente.

Un saludete afectuoso ^^

P.D. – Logro desbloqueado… poner una foto propia en el blog.
LMAO